Publicidad

Siete cambios en nuestra comunicación laboral que nos hacen más asertivas y nos dan confianza
Psicología

Siete cambios en nuestra comunicación laboral que nos hacen más asertivas y nos dan confianza

Publicidad

Publicidad

El trabajo es uno de los aspectos de nuestra vida al que más tiempo dedicamos. No solo estamos más allí, a veces, que con nuestra propia familia, sino que puede ser fuente de satisfacciones, seguridad personal y sensación de logro.

Sin embargo, también puede resultar todo lo contrario. No es raro que nos podamos sentir inseguras en nuestros puestos de trabajo, o que surjan problemas de comunicación con nuestros superiores o, incluso, nuestros compañeros.

Cuando eso ocurre, aprender técnicas de comunicación asertivas que nos ayuden no solo en la relación con los demás, si no en el valor que nos demos a nosotras mismas, puede ser la clave.

Cambios en nuestra asertividad para comunicarnos mejor en el trabajo

Anotacion 2020 05 25 140043

Reconoce y acepta la valía de las personas (y la tuya) también por sus diferencias

Si hay algo que suele paralizarnos en el trabajo es la comparación que hacemos de nosotros mismos con los demás. Tendemos a evaluar cómo somos poniendo de medida cómo son los demás. Cuando no somos igual que ellos nos podemos sentir inferiores o viceversa.

Por ello, es importante que intentemos empezar a reconocer nuestro valor personal como trabajador y las de nuestros compañeros como seres individuales. De hecho, en muchos casos, son nuestras diferencias con los demás las que nos hacen valiosos. Si todos fuéramos iguales y tuviéramos las mismas fortalezas, aportaríamos exactamente lo mismo a nuestro trabajo, en vez de complementarlos.

En el momento en que aceptemos nuestra valía personal y la de los demás, así como lo que aportamos, tendremos menos dificultades para expresar nuestra opinión así como para reconocer la de los demás sin sentirnos atacados o ponernos a la defensiva.

Descubre qué es lo que quieres y cuáles son tus límites

A veces creemos que ser asertivo significa empezar a decir que no a absolutamente todo. La realidad es que esa no es la cuestión, sino ser capaz de hacerlo cuando realmente sea importante para nosotros. Por ello, evaluar y pensar bien cuáles son nuestros límites, qué es lo que queremos conseguir, por qué hay cosas que no queremos hacer, etc., será la primera clave.

The Morning Show Mimi Leder Jennifer Aniston

Solo de esta manera podremos también conocer nuestros derechos y saber qué es lo que significan exactamente. Una vez que sabemos qué es lo que queremos, por qué, cuáles son nuestros límites, etc., podremos defender lo que realmente es importante para nosotros.

Los demás también tienen opiniones y derechos y no siempre ganamos

Defender nuestros derechos de manera asertiva no implica imponernos sobre los demás y sus deseos. Al contrario, la idea es exponer nuestra opinión, pero siempre dejando espacio para reconocer las opiniones y sentimientos de los demás.

La idea es encontrar un equilibrio y esto implicará que no siempre "ganaremos", pero al menos habremos expuesto nuestro punto de vista y escuchado el de los demás, para poder llegar a una solución y un equilibrio. Ni perder siempre, ni ganar siempre.

trabajo

Trabaja la escucha activa

Precisamente por eso, es importante que trabajemos la escucha activa, ya que sin ella no hay asertividad posible. Esto pasa por oír no solo con las orejas, sino escuchar todo lo que la otra persona tiene que decir, con todos nuestros sentidos: prestar atención al mensaje hablado, pero también a la comunicación no verbal y a la emocional.

La escucha activa pasa, también, por no interrumpir, dejar a la otra persona que exprese todo lo que tiene que expresar e intentar entender lo que nos quieren decir. Una vez que hayan acabado, es importante reconocer ante esa persona que hemos entendido lo que nos quiere decir - antes incluso de expresar nuestra opinión - y permitirle que nos corrija si no ha sido así. Una vez hagamos este reconocimiento podremos expresar nuestra opinión, sin intentar convencer a la otra persona de que está equivocada o tú tienes razón.

Intenta no dar rodeos y ser claro

A veces por querer ser delicados dando nuestra opinión damos muchas vueltas y rodeos y acabamos por no expresar lo que realmente queremos. Si no lo decimos las otras personas no van a entender nunca lo que nos ocurre. Ser claros no significa ser agresivos.

Podemos expresar lo que queremos, necesitamos o sentimos de manera clara sin ser agresivos. Por ello, usar la primera persona, hablar de nuestro punto de vista y reconocer el punto de vista de la otra persona nos ayudará mucho. Pero no te vayas sintiendo que, al final, no has dicho nada.

Trabajo

No te inflavalores ni quites importancia a lo que sientes

¿Alguna vez te has encontrado intentando dar tu opinión, pero empezando con frases como "igual me equivoco, pero..."; "no sé si esto será una tontería...", etc.? Si es nuestra opinión, es importante. Porque, además, si estamos en ese puesto de trabajo es porque lo merecemos.

Iniciar un mensaje así da la sensación a la otra persona de que lo que vamos a decir no es importante. Es más, si nosotros nos confiamos en lo que pensamos, es difícil que los demás vayan a hacerlo.

Aprende a manejar los nervios o la ansiedad

En ocasiones, el primer freno que tenemos para poder comunicarnos de manera más asertiva y saludable en el trabajo son los nervios o la ansiedad. Por ello, es más que probable que necesitemos aprender a manejar nuestros niveles de ansiedad para poder comunicarnos de manera adecuada.

Si cuando tienes que defender nuestra postura o cuando necesitas dar una opinión te pones tan nervioso que te cuesta hablar será importante que aprendas técnicas de relajación que puedas poner en marcha. La respiración es una de las mejores herramientas que tenemos: aprender respiración diafragmática y entrenarla bien nos puede ayudar para conseguir calmarnos cuando más lo necesitamos.

Imágenes | El Diablo Viste de Prada, The Intern, The Morning Show

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios