Compartir
Publicidad
Publicidad
El increíble arte de decir no a todo el mundo sin importar las consecuencias
Psicología

El increíble arte de decir no a todo el mundo sin importar las consecuencias

Publicidad
Publicidad

Qué difícil es decir no. A ese colega de trabajo que tiene a su madre enferma y necesita que hagas su presentación, a tu amiga que necesita que la acompañes a una cita con un desconocido que ha encontrado en Tinder, a esa invitación a una boda a la que sabes que irá la Tuna, etc.

Y sin embargo, negarse es mucho más fácil de lo que nos imaginamos y sin tener que sufrir consecuencias. Sólo tienes que seguir las pautas que nos dan los expertos que hemos consultado.

Es una de las palabras que primero aprendemos a decir cuando somos pequeños y precisamente por eso parece mentira que a mucha gente le cueste decir que no puede hacer algo. O se sienten obligados cada vez que alguien les pide un favor. O, peor aún, presionados cuando es la autoridad la que se lo está pidiendo. Y por supuesto, hay veces que decir NO es una necesidad, aunque puede generar montañas de ansiedad.

Para César Piqueras, escritor, conferenciante que trabaja con las principales empresas en el desarrollo directivo y comercial, formador online y autor de títulos como Evitando el autosabotaje (entre otros) tenemos ansiedad a decir "no" "porque nos enfrenta con uno de nuestros principales miedos, el miedo al rechazo. El ser humano es gregario por naturaleza, y cada vez que tiene que decir que “no”, de alguna forma siente que está traicionando a la tribu. Muchas personas viven toda su vida sin decir “no”, y aunque inicialmente no parece que eso cause ningún problema, realmente les provoca una gran infelicidad a la larga".

Giphy 1

No es sólo asertividad

“Tienes que ser más asertivo”, te dicen. Sí, la asertividad es la clave para dar el primer paso en el camino hacia el NO. ¿Pero qué es la asertividad, aparte de una palabra que usa mucho tu jefe en las reuniones sin venir a cuento (y sin seguramente saber qué significa realmente)?

Para Beatriz Gómez Alsar, Psicólogo de Encuentro Psicoterapia, la asertividad es la capacidad de autoafirmar los derechos de uno mismo, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás: "un estilo relacional de comunicación interpersonal", nos explica. Pero también es el término medio entre los estilos Pasivo y Agresivo. "Ni machacar al otro, exigir y ponerle en el compromiso, ni dejarse pisar y no ser capaz de resistirse a las peticiones, exigencias o comentarios de los demás. Tampoco usar el chantaje emocional para culpabilizar."

Los primeros en dar con este modelo fueron Joseph Wolpe y Richard Lazarus en el año 1958, ya aclarando que todo el mundo podía ser asertivo en unas situaciones y en otras no. La definición de Lazarus del año 1970 explica que se trata de “defender los derechos personales y expresar los pensamientos, emociones y creencias de manera directa, honesta y apropiada sin violar los derechos de otras personas”.

En el año 2004, los investigadores Flores y Díez determinaron que la asertividad depende de la cultura contextual, de la situación y de la psicología.

Giphy

Una definición más moderna es la del investigador Güell del 2005: “la asertividad es la expresión de los propios intereses, creencias, opiniones y deseos de manera honrada, tranquila, sin sentimiento de culpa y sin perjudicar ni agredir los deseos, intereses o los derechos de los otros.”

Efectivamente, la asertividad, expresar los propios intereses y defenderlos frente a los de los demás, es el primer paso. Pero algunos expertos consideran que la asertividad tiene sus limitaciones.

En muchas situaciones funciona, ¿pero qué pasa cuándo hay un abuso, estás en una situación de desventaja te atacan? César Piqueras nos explica que la asertividad no es suficiente solo "cuando nuestra integridad física corre peligro o la de otras personas. El resto del tiempo la asertividad debería ser suficiente. La asertividad es la forma de poder decir “no” sin dejarnos llevar por la emoción del momento, sin responder a lo que nos dicta nuestro instinto: ataca o huye."

Al ser asertivos, nos explica César, conseguimos decir no sin tener luego que pedir perdón, porque hemos sido capaces de decirlo de forma correcta, firme y clara, pero correcta. "Sin embargo", añade, "en ocasiones puede que sea necesario pasar a un modo más agresivo, esto ocurre cuando se hiere física y manifiestamente a otras personas o a uno mismo, la asertividad no es suficiente seguramente. En esos momentos nuestros instintos pueden salvar nuestra vida o la de los demás, aunque sea dando un empujón a la otra persona, un comportamiento agresivo y poco asertivo, pero acertado."

Tenor

Cómo decir no

Si quieres decir No y lo quieres decir ya, le hemos preguntado a estos dos expertos las claves para que mejores tu técnica de asertividad, lo combines con las emociones adecuadas y te salgas con la tuya.

Beatriz Gómez Alsar nos explica que para saber decir NO, tenemos que tener claro lo siguiente:

1) Lo que queremos. Lo que necesitamos. Lo que deseamos. Y lo que el otro quiere, necesita y desea.

2) Cómo ponernos en el lugar del otro para expresar la negativa sin ser violento, cortante o desagradable, simplemente siendo capaz de defender lo que queremos y argumentarlo desde el respeto: “entiendo lo que me planteas/pides/necesitas, pero no puedo hacerte ese favor/prestarte mi coche/hacerte el turno de trabajo, lo siento”, aclara. "No hace falta justificarse constantemente, ni entrar en falsos argumentos, sólo tener claro lo que cada uno necesita, quiere o puede hacer por el otro".

3) Repetírtelo a ti mismo hasta que te lo creas. Y repertírselo al otro sin elevar el tono, ni malas palabras.

4) Que defendiendo tus derechos y respetándote, estás respetando al otro.

Tina Fey College Admissions 6001

César Piqueras nos da unas pautas para mejorar nuestra habilidad diciendo no:

1.- Decir “no” a secas. Cuando alguien te pida algo, puedes contestar directamente así, sin explicación. Al principio cuesta, pero es cuestión de ir practicando: "el otro día por ejemplo un camarero me dijo “puedo retirarle el plato” (todavía quedaban un par de patatas fritas) y le dije “no”. Es una situación cotidiana que no cuesta nada, pero con la que aprenderás a decir no más a menudo", nos explica.

2.- Decir “no, pero”. Aquí ofrecemos una alternativa a la otra persona, le decimos que “no”, pero le ofrecemos una solución. Por ejemplo si alguien nos pregunta sobre ir a una fiesta a la que no nos apetece le podemos decir. “No, pero estaré encantado de participar en una de esas comidas que hacéis de vez en cuando”.

3.- Decir “Déjame que lo mire y te digo algo”. Esta es muy útil porque nos da tiempo a procesar internamente si queremos decir Sí o No. Posteriormente podremos enviar un email, mensaje o llamada de teléfono para decir “Lamento decirte que no asistiré” (no hace falta dar explicaciones).

4.- Otra técnica que nos sugiere César es hacer un silencio incómodo. "¡Esto suele ser incómodo para ambas partes! Pero funciona realmente bien. Imagina de nuevo el ejemplo de la fiesta a la que te invitan, muchas veces las otra persona dice “Vale, a lo mejor no te viene bien este fin de semana”. Y ella misma descarta su propuesta."

Además, y como nos recuerda Beatriz, aprender a decir NO se puede entrenar, no es necesario obligarse a hacerlo de un día para otro. "Y como en algunos deportes, cada vez te sentirás mejor, más fuerte, más seguro de ti mismo. Hay que probar poco a poco y hay muchas situaciones cotidianas donde se puede poner en práctica:la señora que se te cuela en el súper porque total ella lleva cuatro cositas, el grupo de amigas donde siempre te toca adelantar el dinero para regalos, cafés, etc… son pequeñas cosas, algunas seguro que incluso no te importan, pero a veces no nos pilla en un buen momento, o simplemente no queremos y no nos atrevemos. ¡Inténtalo, entrena el decir NO. Sienta de lujo!.

Liz Lemon 30 Rock Tina Fey Desk E1377713340888

Anímate a decir NO si es lo que necesitas. Y no pasará NADA, el mundo seguirá girando, nadie te dejará de hablar ni de querer, al contrario, según te respetes más a ti mismo, más te valorarán los demás.

Fotos| 30 Rock

En Trendencias|Si haces deporte ¿tienes más posibilidades de encontrar el trabajo de tus sueños?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos