Compartir
Publicidad
Esto es lo que necesitas saber si tu pareja tiene depresión
Psicología

Esto es lo que necesitas saber si tu pareja tiene depresión

Publicidad
Publicidad

Hay pocas experiencias vitales que sean más complicadas y más duras que pasar por una enfermedad como la depresión. Sobrellevar este tipo de trastorno suele requerir de tiempo, trabajo personal, paciencia y apoyo. Sin embargo, se trata de una enfermedad que no solo afecta a la persona que la sufre, sino a muchas de las personas que los rodean.

Familiares, amigos y pareja pueden encontrarse en la difícil situación de ver sufrir a su ser querido sin saber cómo ayudarle a sentirse mejor. La impotencia se une con la impaciencia, y en ocasiones sufren tanto o más como la persona afectada por la enfermedad. Por ello hay una serie de cosas que pueden tener en cuenta cuando se encuentran ante esta situación.

No tiene nada que ver contigo

Una de las preocupaciones más habituales entre los seres queridos y las parejas de las personas que padecen depresión es que tenga algo que ver con ellos, o tengan parte de culpa en cómo se siente la otra persona. Para la pareja puede ser muy duro ver cómo a pesar de quererse la otra persona no es feliz, y es difícil entender que, en realidad, no tiene nada que ver con la calidad de vuestra relación.

Pero esa es la realidad: esta enfermedad no es, en ningún caso, un reflejo de vuestra relación o de ti como pareja. No solo eso, sino que tu pareja no ha elegido tener esta enfermedad y, aunque a veces sea inevitable, no ayuda a nadie enfadarnos con nuestra pareja por sufrir una enfermedad que no ha elegido.

Pide ayuda

Quieres a tu pareja y, probablemente, sientas que es responsabilidad tuya cuidar de ella y ocuparte de todo lo que esté relacionado con su enfermedad. Sin embargo, es muy difícil lidiar con este tipo de enfermedad en soledad y las personas cuidadoras también necesitan ayuda y apoyo.

Puede ser buena idea buscar y solicitar ayuda en otras personas de vuestro entorno, como amigos y familiares, para que te apoyen y que te faciliten el poder tomarte tiempo para ti misma, salir de casa, divertirte y poder distanciarte de vez en cuando de la situación.

Cuídate a ti misma

depresión_pareja

En ocasiones, cuando somos cuidadoras, nos podemos olvidar de cuidarnos a nosotras mismas. Las enfermedades como la depresión pueden acabar causando una carga mental muy pesada para las personas que cuidan y rodean a la persona enferma. Por ello, es recomendable que te dediques cierto tiempo a ti misma sin sentir culpa.

Solo si tú estás bien vas a poder ayudar a tu pareja. Por supuesto, si la persona que padece la enfermedad experimenta algunos síntomas o comportamientos que te hacen daño, como ser violento o agresivo contigo, faltarte al respeto, no valorarte o abusar de alcohol y drogas, estás en todo tu derecho de mirar por ti misma y alejarte. Cuidar de la otra persona no debe implicar, en ninguno de los casos, que te pongas en peligro a ti misma o permitas que no te traten con respecto.

Tu pareja necesita seguir un tratamiento adecuado

El paso más importante para la recuperación de una persona con depresión es el de buscar ayuda médica y profesional que le imponga un tratamiento adecuado para su situación particular. En ocasiones, las personas que sufren esta enfermedad pueden ser reticentes a buscar ayudar por sí mismas - por vergüenza, por miedo, o por el desinterés y desanimo propios de la enfermedad -.

depresión_pareja

Animar a nuestras parejas a solicitar ayuda y a entender que necesitar tratamiento y apoyo profesional no es de personas débiles, sino todo lo contrario: atrevernos a pedir ayuda es de valientes. Es muy complicado que la persona enferma consiga superar esta enfermedad por sí misma, por ello, cuánto antes comience a seguir un tratamiento adecuado, más controlable será la enfermedad.

Requiere de mucha paciencia

Es muy posible que una persona con depresión tenga épocas malas, pero sea capaz de sobrellevarlas y tener una vida lo más normal y libre de depresión posible. Sin embargo, en otros casos, los periodos graves pueden durar incluso años y se convierten en momentos muy retadores para las personas afectadas, pero también para sus parejas. Intentar mantenernos realistas y aceptar que puede ser un proceso muy largo es importante. Tomemos la decisión que tomemos, que tengamos toda la información y una visión realista de la situación puede ayudarnos.

Imágenes | Revolutionary Road, The Hours, Helen

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio