Compartir
Publicidad
Por qué Dirty Dancing es una película que podemos ver una y otra vez (y ahora el musical llega a España)
Ocio

Por qué Dirty Dancing es una película que podemos ver una y otra vez (y ahora el musical llega a España)

Publicidad
Publicidad

Llevamos siglos oyendo los rumores de un remake que no llega nunca, con actores de la talla de Natalie Portman ofreciéndose voluntarios para protagonizar la nuevo versión.

Y mientras esperamos a que se haga realidad no podemos poner en duda que la historia de Baby y Johnny es ya un clásico de la historia del cine del que ya hemos hablado más de un aniversario. Y que podríamos ver una y otra vez, emocionándonos en el mismo momento, repitiendo en voz alta las mismas frases y quedándonos sin aliento en una de las más emocionantes escenas finales de todos los tiempos. Todas las veces.

Sí, no sabemos si volverán a rodarla, pero de momento el musical se estrena en breve en nuestro país y nosotros vamos calentando motores haciendo una lista de por qué no nos cansamos de ver esta película.

1.- Porque todas hemos querido ser alguna vez Baby (y podríamos)

Tumblr Nq5j10vndv1rjn473o4 250

Una protagonista femenina que no se parece para nada a las típicas protagonistas femeninas de las películas. Porque el papel que interpretó Jennifer Grey era real y creíble, porque Baby no era la chica guapísima de libro que nos esperábamos sino una chica normal y corriente, como cualquiera que nos podamos cruzar por la calle.

Porque su atractivo no residía en su físico sino en su personalidad y en sus ganas de cambiar el mundo. Qué pena que la propia actriz no confiase en su atractivo personal y acabara estropeándose la cara a base de cirugía.

2.- Porque tiene una de las mejores B.S.O. de la historia

La B.S.O. estaba compuesta por selección brutal de clásicos de los años 60 y cuatro títulos nuevos, (The Time of My Life*, She's Like the Wind, Hungry Eyes y Yes) y durante dieciocho semanas ocupó el puesto número uno de los más vendidos con más de cuatrocientos millones de copias en todo el mundo.

La selección de temas corrió a cuenta del supervisor musical Jimmy Ienner, que terminó recurriendo a la música que se utilizó durante los ensayos, parte de la colección personal de discos de la guionista y productora Eleanor Bergstein. Muchos de esos títulos volvieron a vivir una segunda oleada de éxito tras el estreno de la película en la década de los 80.

Podríamos bailar con esta B.S.O. una y otra vez.

Dirty Dancing 5

Además, (I've Had) The Time of My Life se ha convertido en una de las canciones Número Uno de todos los tiempos. Para empezar, está interpretada por dos grandes de la canción: Bill Medley, uno de los miembros del mítico grupo The Righteous Brothers ( sí, los responsables de algunos grandes hits en los sesenta como Unchained Melody, que también nos puso los pelos de punta en otra película) y Jennifer Warnes, ganadora de un Globo de Oro y de un premio Grammy con otra de las canciones míticas de B.S.O., Up Where We Belong de la película Oficial y Caballero.

Pero es que además, este single en el 1987 encabezó la lista Billboard Hot 100 y la Adult contemporary y se hizo con una ristra de premios impresionante: un premio Grammy a la Mejor Interpretación Pop por un Dúo o Grupo con Vocales, un Globo de Oro a Mejor Canción Original y, para terminar, el Óscar a la mejor canción original en 1987.

3.- Y puede que sus números de baile también sean de los más memorables de su género

Do Learn How Do Sexy Dip Like Because Whoa

Por un lado, un casting increíble de bailarines que desde el primer momento nos dejó sin aliento con la sensualidad de los bailes. Por el otro, la calidad como bailarina de Cynthia Rhodes, que interpreta a Penny, y a quien ya habíamos visto bailar en películas como Flashdance y Staying Alive. No podemos olvidar, por supuesto, el estilo de Patrick Swayze bailando o las coreografías de Kenny Ortega, que fue entrenado por Gene Kelly en persona.

Pero quizá el ingrediente fundamental que convierte este musical en una de las mejores películas de baile de todos los tiempos es ver cómo Baby pasa de bailar como un pato mareado y sin ningún estilo a convertirse en la prima donna del escenario. Y asistir a esas lecciones de baile, ver la evolución paso a paso, lo convierte en algo creíble, pero sobre todo, en algo que nos podría pasar a nosotros de verdad.

Curiosamente (y aunque no lo parezca), Jennifer Grey llevaba la danza en la sangre: su padre era el ganador del Oscar por la película Cabaret, Joel Grey. Además, ella había recibido clases de ballet desde pequeña y, desde luego, no era la niñita que aparentaba en la película: cuando se rodó Dirty Dancing, Jennifer tenía 26 años, casi diez más de los que se suponía que tenía Baby.

4.- Ah, y Patrick Swayze tiene todo lo que le podemos pedir a nuestro chico ideal

Bordó como nadie el papel de chico duro pero tierno en el fondo. Un hombre hecho a sí mismo, que lo ha pasado mal y tiene unos orígenes muy humildes, pero con una ética personal tremenda. Una persona respetada en su comunidad, sincera, trabajadora y leal. Vale, y muy guapo. Guapísimo. Pero eso no es lo más importante. Lo más importante y lo que le convierte en el chico ideal es ¡¡que sabía bailar como nadie!!

Do Accept Dance Invitations From Hot Strangers

Eleanor Bergstein, la guionista, se inspiró en un bailarín llamado Michael Terrace que conoció en Brooklyn para crear el personaje de Johnny: "Recuerdo que cuando estábamos rodando la película, yo quería practicar los pasos de baile con el director y el coreógrafo y ellos me dijeron 'Eleanor, quizá deberías conseguir que alguno de tus antiguos compañeros baile contigo' y yo les dije 'Mis antiguos compañeros de baile o están en la cárcel o están en libertad provisional. Era un vecindario realmente agitado'".

Otra curiosidad: Patrick Swayze no fue el actor elegido para interpretar a Johnny en un principio. No sólo tenía diez años más de lo que se suponía que tenía el personaje, tampoco respondía al papel de italo-americano que estaban buscando los productores de la película. De hecho, en la mente de todos estaba el nombre de Billy Zane. Pero fue la química tremenda que se produjo entre Jennifer Grey y él lo que convenció a todo el mundo para contratarle y que el papel fuera escrito de nuevo para que encajara con él.

5.- Porque la película tiene una temática social intensa

No nos dejemos distraer por la música o por los bailes, la diferencia de clases es uno de los temas principales de Dirty Dancing. No sólo la diferencia social entre los protagonistas y por la manera en la que el padre de Baby trata a Johny.

Robbiejpg

También la diferencia social entre Robbie, el chico rico y universitario que trabaja durante el verano, y Penny, la pobre profesora de baile a la que deja embarazada por accidente, y la manera de tratarla. "Algunas personas cuentan. Otras, no."

Dirtydancing 170pyxurz

Según contó en una entrevista realizada en el año 2005, Bergstein se basó en su propia infancia en Brooklyn y en sus vacaciones en un hotel en Catskills en los años 60 para escribir la película. Además, durante su época universitaria sobrevivió como profesora de baile en la escuela de Arthur Murray y fue en aquella época cuando descubrió lo que eran los "dirty steps". Cuando intentó introducir una escena de "dirty dancing" en la película It´s My Turn y terminó siendo cortada en el montaje final, decidió escribir una película entera dedicada al baile R&B.

6.- Un casting inmejorable, a todos los niveles

No sólo los actores para los papeles principales son todo un acierto. También los secundarios brillan en sus pequeños papeles. Desde Jerry Orbach, un conocido actor de Broadway, como doctor Houseman o el papel de Kelly Bishop como su mujer (papel que consiguió gracias a que la actriz elegida a priori, Lynne Lipton, se puso enferma y tuvo que dejar el rodaje al principio). Incluso Honi Coles, el carismático director de la orquesta del hotel, fue un legendario bailarín de claqué.

Dirty Dancing 68

7.- Por esta escena

Dirty Dancing 6

8.- Y esta otra

Dont Worry About Making Mistake Every Once While

9.- Por esta frase, que quedará grabada para siempre en nuestro corazón

10.- Y definitivamente, porque es una película con la que siempre puedes decir eso de I´ve had the time of my life

En Trendencias|15 razones para ver siempre La Princesa Prometida

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos