Compartir
Publicidad
39 películas del Hollywood clásico perfectas para una tarde de nostalgia
Ocio

39 películas del Hollywood clásico perfectas para una tarde de nostalgia

Publicidad
Publicidad

Pocas cosas pueden producirnos más nostalgia que los grandes clásicos del cine antiguo. Que esas películas que hemos visto decenas de veces, de las que nos sabemos los diálogos de memoria y que siempre saben arrancarnos una sonrisa o algunas lágrimas. Hasta puede que exista alguna que no hayamos descubierto todavía, así que nos hemos propuesto recopilar nuestras 39 películas favoritas del cine clásico de Hollywood. Para que nadie diga que se ha quedado sin ideas cinéfilas para una tarde (nostálgica) de verano.

El bazar de las sorpresas

Seguro que el argumento de El bazar de las sorpresas nos suena como base de una comedia romántica, ya que en ella se basa Tienes un e-mail, la archiconocida comedia posterior, protagonizada por Meg Ryan y Tom Hanks. Casualidades, amor por correspondencia y ese amor dulce del cine clásico.

Pijama para dos

Una de las parejas más deliciosas del cine de comedia romántica del Hollywood clásico fue la formada por Rock Hudson y Doris Day. Pijama para dos es una de las tres que interpretaron juntos, con el equívoco de identidad como hilo conductor de la historia.

Tú y yo

Posiblemente la película con la que empezó el tópico del cine romántico del encuentro final en el Empire State de Nueva York. Estrenada en 1939, cuenta la historia de un pintor francés y una cantante estadounidense que se enamoran a bordo de un trasatlántico. En 1957, el mismo director dirigió un remake protagonizado por Cary Grant y Deborah Kerr.

Qué bello es vivir

El clásico navideño por excelencia. James Stewart, su ángel de la guarda, una Nochebuena muy especial, cinco nominaciones a los premios Oscar y uno de los mejores guiones de la historia del cine son los ingredientes que la han grabado a fuego en nuestras memorias.

La fiera de mi niña

Un rotundo fracaso de taquilla en el momento de su estreno, allá por 1938, La fiera de mi niña ha envejecido bien. Muy bien. Tanto que la historia de amor de Cary Grant y Katharine Hepburn se ha convertido en una de las películas mejor consideradas de la historia, especialmente dentro del género de la comedia.

Desayuno con diamantes

Basada en la mítica novela de Truman Capote, Desayuno con diamantes se ha convertido en una de las películas favoritas de varias generaciones, con su narración de la vida de una Holly Golightly que siempre será en nuestras cabezas Audrey Hepburn y que siempre desayunará con un magnífico Givenchy delante del escaparate de Tiffany's.

Gigante

La fama mítica de James Dean se cimenta en las tres únicas grandes producciones que protagonizó, y una de ellas es Gigante, en la que comparte cartel con Rock Hudson y Elizabeth Taylor, un triángulo amoroso inolvidable con el tema del racismo y la discriminación en el Sur profundo de Estados Unidos como telón de fondo.

Casablanca

El reencuentro de Ilsa y Rick en Casablanca en el contexto de la Segunda Guerra Mundial es el hilo conductor de una historia de resistencia, nazis, corrupción, héroes y un amor que se convierte en eterno a través del sacrificio, con Sam tocando de fondo As Time Goes By. Una imprescindible del cine clásico.

Vacaciones en Roma

La película con la que empezó la leyenda de Audrey Hepburn, y con la que consiguió, en 1953, su único premio Oscar de interpretación. La historia de la princesa Anna, de incógnito en Roma, y su fugaz enamoramiento de Joe Bradley (Gregory Peck) ha hecho que varias generaciones pasaran un buen rato y, sobre todo, que deseáramos recorrer la capital italiana a bordo de una Vespa.

El hombre tranquilo

El hombre tranquilo, estrenada en 1952, representa la contraposición de la realidad con las imágenes mentales que tenemos de ella. Es lo que le ocurre a Sean Thornton cuando regresa a su Irlanda natal y descubre que nada es como él esperaba. Sin embargo, las enemistades acaban convertidas en amistades y el amor pone el punto definitivo para que la suya sea una historia feliz.

La gata sobre el tejado de zinc

Paul Newman y Elizabeth Taylor llevando al cine un impecable libreto teatral de Tennessee Williams no podía ser sinónimo de otra cosa que de éxito seguro. Un matrimonio en horas bajas, la hipocresía familiar, el amor o el alcoholismo son algunos de los temas que toca esta película en la que Liz Taylor consigue eclipsarlo todo con su magistral interpretación.

Doctor Zhivago

Considerada aún hoy en día entre las diez películas más taquilleras de todos los tiempos, el drama épico que recoge Doctor Zhivago ha pasado a la historia por sus diez nominaciones a los Oscar (de las que obtuvo cinco), el inolvidable papel de Omar Sharif como Yuri Zhivago y por el tumultuoso periodo de la historia rusa en el que se engloba la trama.

Lo que el viento se llevó

Una tarde de nostalgia es precisamente lo que nos puede proporcionar Lo que el viento se llevó. Una tarde entera. Porque en sus cuatro horas nos encontraremos una historia épica de la Guerra de Secesión americana, con Escarlata O'Hara erigida en una protagonista inolvidable sobre la tierra roja de Tara.

Cantando bajo la lluvia

Uno de los musicales más reconocidos de la historia, estrenado en 1952 con el protagonismo indiscutible de Gene Kelly y su inolvidable escena cantando, precisamente, bajo la lluvia. Una melodía, ese Singin' in the Rain, que todos hemos tarareado en algún momento de nuestra vida.

Matar a un ruiseñor

Basada en la mítica novela homónima de Harper Lee, Matar a un ruiseñor elevó a la categoría de héroe americano a su protagonista, Atticus Finch, y a Gregory Peck, el actor que lo interpretó, lo consagró en el Olimpo de Hollywood. El racismo en la Alabama de los años 30, reflejado en una película de 1962, cuando Estados Unidos empezaba a cambiar su mentalidad con respecto a la población afroamericana.

Historias de Philadelphia

Otra comedia romántica interpretada por Katharine Hepburn y Cary Grant. En esta ocasión, narra las peripecias de Tracy y Dexter, un matrimonio de la alta sociedad de Philadelphia felizmente divorciado, con una trama muy centrada en el difícil carácter de la protagonista (según los cánones de la época, claro).

Encadenados

De nuevo nos encontramos con Cary Grant, aunque en esta ocasión protagonizando una película de suspense dirigida por Alfred Hitchcock. En las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial (se estrenó en 1946), Encadenados narra una historia de espionaje alrededor de un grupo que trata de reunificar el movimiento nazi en Río de Janeiro.

La ventana indiscreta

De nuevo Hitchcock, aunque en esta ocasión con James Stewart como protagonista y Grace Kelly en uno de sus últimos papeles antes de convertirse en princesa de Mónaco. Cuenta la historia de un fotógrafo que, al verse postrado en casa tras un accidente, empieza a espiar a su vecino de enfrente por la ventana, con la ayuda de unos prismáticos.

Charada

De nuevo Cary Grant y de nuevo Audrey Hepburn, con París de fondo y música de Henry Mancini como banda sonora. A medio camino entre comedia romántica y suspense, Charada se ha convertido en una de las películas más recordadas de la década de los sesenta.

Arsénico por compasión

Arsénico por compasión es una de las comedias clásicas del Hollywood dorado, estrenada en 1944 y dirigida por Frank Capra. Se puede considerar la precursora por excelencia de la comedia de enredo.

Mogambo

Clark Gable, Ava Gardner y Grace Kelly en pantalla son garantía de éxito seguro, y eso es lo que fue Mogambo, adaptación de una película anterior dirigida por Victor Fleming y protagonizada por el propio Gable. La infidelidad con el trasfondo del exotismo de África es el tema principal de la cinta.

Confidencias a medianoche

Como Pijama para dos, Confidencias a medianoche está protagonizada por la clásica pareja formada por Rock Hudson y Doris Day. Con la premisa de dos desconocidos que comparten línea telefónica y los enredos que ello conlleva, la película destaca por su guión (ganador del Oscar).

Con faldas y a lo loco

Probablemente, la comedia más venerada del Hollywood dorado, protagonizada por Jack Lemmon, Tony Curtis y Marilyn Monroe, bajo la genial dirección de Billy Wilder. Dos testigos de una masacre perpetrada por la mafia deben huir y deciden hacerlo disfrazados de mujer, en plenos años veinte del siglo pasado.

My Fair Lady

Inolvidable Audrey Hepburn en el papel principal de My Fair Lady, la adaptación al cine de 1964 de la obra clásica Pigmalión de George Bernard Shaw. Ganó ocho premios Oscar, entre ellos el de mejor película y mejor director para George Cukor, por un musical romántico inolvidable.

El guateque

Una de las comedias más divertidas del cine clásico, con Peter Sellers a la cabeza de una fiesta a la que llega por error y en la que no pueden ocurrir más cosas, que llevan casi cincuenta años arrancando las carcajadas del público.

La tentación vive arriba

Marilyn Monroe dirigida por Billy Wilder es sinónimo de película mítica de la historia del cine. Y si por algo ha pasado La tentación vive arriba al imaginario colectivo es por esa escena en la que la actriz pasa sobre unas rejillas de ventilación de la calle y su vestido blanco echa a volar. Un escándalo en 1955 y una imagen para la leyenda.

De aquí a la eternidad

Y si recordamos La tentación vive arriba por la escena de Marilyn sobre la rejilla con su vestido blanco, De aquí a la eternidad nos trae el beso (quizá) más famoso de la historia del cine, con Deborah Kerr y Burt Lancaster desatando su pasión sobre la arena, con el mar bañando la escena.

Tuyos, míos, nuestros

Un oficial de la Marina viudo con diez hijos y una enfermera viuda con ocho hijos parecen un buen punto de partida para una comedia romántica, y Tuyos, míos, nuestros (1968) es el mejor ejemplo de ello. Pese a que los protagonistas quieren huir en principio de una situación familiar tan complicada, al final, el amor les hace replantearse el futuro.

Apartamento para tres

De nuevo Cary Grant haciéndonos reír en una comedia clásica, Apartamento para tres, cuya trama gira alrededor de una mujer y dos hombres compartiendo apartamento en el contexto de los Juegos Olímpicos de Tokio, con todos sus avatares amorosos y escenas que parecen precursoras de la comedia de situación actual.

El profesor chiflado

Y si hablamos de comedias clásicas, no podíamos olvidarnos de Jerry Lewis, claro. Director, guionista y protagonista de esta película en la que un acomplejado profesor de Química decide inventar un brebaje que lo convierta en un triunfador.

Sabrina

Audrey Hepburn, Humphrey Bogart y William Holden bajo la dirección magistral de Billy Wilder son la fórmula de éxito de un drama amoroso con un triángulo entre Sabrina y los dos hermanos Larrabee, con la sofisticación de una Audrey Hepburn a la que podemos considerar la principal responsable del Oscar al mejor vestuario que obtuvo la cinta.

Un gángster para un milagro

Otra comedia romántica dirigida por Frank Capra, con Bette Davis en el estelar papel de Apple Annie, una mujer pobre y alcoholizada cuyo mejor cliente es un gángster, Dave (Glenn Ford), en plena época de la Ley Seca. La vida de Annie se complicará cuando su hija, que tiene una idea muy equivocada sobre cuál es la situación de su madre, decida visitarla y Annie tenga que recurrir a Dave.

La costilla de Adán

Katharine Hepburn y Spencer Tracy fueron una de las parejas más inusuales, dentro y fuera de la pantalla, del Hollywood clásico. Con Hepburn encarnando el ideal de la mujer moderna de la época, en La costilla de Adán los vemos dando vida a la abogada y el fiscal de un caso de intento de asesinato.

Un día en Nueva York

Un día en Nueva York es la adaptación de una de las grandes obras de Broadway, y supone la tercera arista del triángulo de grandes musicales del Hollywood clásico, junto a Cantando bajo la lluvia y Un americano en París. Gene Kelly, de nuevo, inolvidable, junto a Frank Sinatra y Jules Munshin, como tres marineros que pasan un emocionante día en la ciudad que nunca duerme.

Descalzos por el parque

Descalzos por el parque es una preciosa comedia romántica que nos cuenta el amor entre una apasionada Jane Fonda y un pausado Robert Redford, de cuyos encuentros y desencuentros seremos testigos en primera persona. Un excéntrico vecino y una autoritaria suegra serán los secundarios perfectos para la historia.

El próximo año a la misma hora

Estrenada en 1978, El próximo año a la misma hora narra el encuentro casual de un hombre y una mujer entre los que, pese a estar casados, surge una relación basada en quedar cada año en ese mismo lugar a esa misma hora.

Tal como éramos

Barbra Streisand y Robert Redford son los protagonistas de una historia que nos lleva desde los años veinte a través de tres décadas de idas y venidas en su relación. Una protagonista atípica y fuerte, y un amor inusual que alcanza su culmen en una última escena, al ritmo de la inolvidable The Way We Were, que nos deja con el nudo en la garganta independientemente de cuántas veces la hayamos visto.

Los Blanding ya tienen casa

La precursora clásica, de 1948, de Esta casa es una ruina, Los Blanding ya tienen casa cuenta las vicisitudes de una pareja que, harta de Manhattan, decide mudarse al campo, a una casa que, desde el principio, se convertirá en un enorme dolor de cabeza.

La leyenda del indomable

Y no podíamos cerrar una recopilación de películas clásicas sin Paul Newman. En La leyenda del indomable lo vemos metido en la piel de un presidiario, duro y convertido en el líder de la penitenciaría. Inolvidable la escena de los huevos duros o las de los trabajos forzados de los prisioneros con Joy Harmon lavando su coche en los alrededores.

Imágenes | Casablanca.

En Trendencias | Festival de Cannes 2017: 9 películas con mujeres de bandera que queremos ver

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos