Compartir
Publicidad

Raquel Zimmermann, toda una número uno

Raquel Zimmermann, toda una número uno
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Raquel Zimmermann está considerada por muchos la número uno de la pasarela actual. Si bien tiene un rostro un tanto alargado, que a muchos no puede entusiasmar, lo que es indiscutible es que su cuerpo y sus piernas son de lo mejorcito que podemos ver hoy en día sobre una pasarela. Además, la carrera que lleva a sus espaldas y su consolidación en lo más alto, cogiendo el testigo de su compatriota Gisele Bundchen, son motivos más que suficientes para dedicarle nuestro espacio habitual en Trendencias.

Nacida en Brasil en 1983, a pesar de su juventud se puede decir que estamos ante una de las veteranas, ya que lleva más de diez años en el mundo de la moda. De aspecto frío y serio, su rostro denota fuerza y personalidad, con unos rasgos claramente germanos debido a la ascendencia alemana de sus padres.

Al contrario que muchas chicas que llegaron al mundo de la moda de rebote, Raquel Zimmermann era una apasionada de este mundo y tenía muy claro desde pequeña lo que quería ser, modelo.

escada2004.jpg

Y desde luego que lo consiguió, comenzando desde muy pequeñita, concretamente desde los 14 años. A esa edad se trasladaría a Sao Paulo para ingresar en una academia de modelos. En sus primeros años aprendió a desfilar, y asentar las bases que una gran modelo debe tener. Incluso consiguió ser portada de la revista para adolescentes Capricho. Pero Raquel era muy ambiciosa y no se conformaba. Se dió cuenta que la única manera de mejorar era saliendo de Brasil.

En 1999, con sólo 16 años, estuvo viviendo con su madre en Japón y París, buscando oportunidades que le pudieran catapultar al mundo de las pasarelas.

Y la oportunidad le llegó ese mismo año, con 16 añitos haciendo su debut en la pasarela de Milán, concretamente en los desfiles de otoño-invierno de Armani, Gianfranco Ferré y Krizia. Ese mismo año también desfilaría en París para Chanel o Valentino entre otros, aunque su presencia era casi testimonial.

animale064pr.jpg

Un año más tarde, en el 2000, llegaría el bautizo, o mejor dicho, la confirmación de Raquel Zimmermann. Primero como portada de un suplemento prêt-à-porter del Vogue francés y posteriormente protagonizando en septiembre del 2000 la portada y editorial del Vogue italiano con el fotógrafo Steven Meisel. Su nombre comenzaba a sonar cada vez con más fuerza y el número de diseñadores que solicitaban sus servicios empezaba a aumentar considerablemente. En el 2000 ya desfilaría para más de 40 diseñadores por temporada.

Un año más tarde, en el 2001, compagina sus innumerables desfiles con sus primeras campañas publicitarias como las de la colección de Valentino y la del perfume Woman de Versace.

En el 2002 sigue mostrando su 1,78, sus 86-60-86, y sus preciosos ojos azules sobre las pasarelas trabajando para los más grandes, desde Chanel hasta Christian Dior, pasando por D&G, Armani y por supuesto Valentino. El colofón a ese año lo pondría convirtiéndose en uno de los ángeles de Victoria’s Secrets junto a modelos de la talla de Gisele Bundchen, Naomi Campbell, Adriana Lima o Karolina Kurkova entre otras.

Pasaban los años y Raquel Zimmermann, seguía demostrando su profesionalidad y lo mucho que le gustaba este mundo. Con la vida prácticamente resuelta, en vez de ir disminuyendo su carga de trabajo tras pegar el pelotazo, como ocurre con las mayoría de modelos actuales, ella quería acaparar aún más portadas y aceptaba todas las ofertas para desfilar que le llegaban. En los años venideros tendría un ritmo de más de más de 50 desfiles por temporada, un ritmo espectacular que conseguiría mantener durante 5 años consecutivos hasta el 2007, algo sólo al alcance de las número uno.

raquelfendi.jpg

Durante esos 5 años, rara era la campaña o publicación en la que no apareciese esta brasileña. Sería imagen, entre otros, de Prada, Versace, Escada, Hugo Boss, Gucci, Balenciaga, Dior, D&G, Chanel, Fendi,Louis Vuitton e incluso tomaría el relevo de Daria Werbowy como imagen de H&M.

Llegamos al 2008, un año en que Raquel ha bajado su ritmo de trabajo prácticamente a la mitad, ya que ahora “sólo” hace unos 25 desfiles por temporada. Y no es por falta de trabajo, sino que ahora ya puede permitirse el lujo de desfilar para unos pocos. Precisamente hace tan sólo unas semanas la hemos podido ver para Karl Lagerfeld, Dior o Louis Vuitton, en la pasarela de París. Uno de sus últimos trabajos ha sido este anuncio del perfume Palazzio de Fendi, un spot dirigido por el mismo Karl Lagerfeld y que a mí, personalmente, me encanta.

Esta casada con el fotógrafo chileno Ruy Sanchez Blanco y desde hace 7 años, están viviendo juntos en Nueva York. En su tiempo libre Raquel confiesa que le encanta tocar la guitarra y sobre todo canciones de Pink Floyd y Metallica. Si lo hace tan bien como desfila, tenemos sucesora de David Gilmour.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos