Publicidad

¿Por qué las modelos negras siguen sin tener sus portadas de moda?
Modelos

¿Por qué las modelos negras siguen sin tener sus portadas de moda?

Publicidad

Publicidad

La sorpresa se mantiene, aún en 2015, en un sector donde se apoya a la diversidad, pero en muchas ocasiones desde un sesgo cercano al oportunismo. Cuando una modelo negra llega a una portada de primer nivel aparecen las estadísticas y con ellas la evidencia de que la realidad sigue sin cambiar. ¿Por qué las modelos negras siguen sin tener su protagonismo en el campo editorial? El porcentaje de la población negra en los principales países de la industria (aun siendo global) y el perfil del comprador medio suelen ser dos de los motivos esgrimidos de forma habitual para justificar esta diferencia.

Una ausencia de 12 años

Jourdan Dunn ha logrado convertirse en la modelo negra más importante de los últimos años en Gran Bretaña. La londinense cuenta con apenas 24 años, pero ya ha trabajado a las órdenes de los más grandes: de Dior a Burberry, de Lanvin a Oscar de la Renta, entre otros muchos. Imagen de Burberry, H&M, Calvin Klein, Tommy Hilfiger o Maybelline. Un rostro que ha saltado a un público más amplio fuera del ámbito cerrado de la moda y que la juventud británica reconoce, como ejemplo de las campañas que ha protagonizado entre las firmas británica del low cost, como Topshop o River Island.

Naomi Campbell Vogue Uk

Pese a todos los éxitos, a Jourdan Dunn se le siguen resistiendo la primera línea de las grandes revistas de su país. Han tenido que pasar doce años para que ella tuviese el honor de ser quien tomase el testigo a Naomi Campbell en una portada en solitario para el Vogue británico. Patrick Demarchelier fue el fotógrafo elegido en un momento de cambio de temporada que casualmente coincidía con el auge de la nueva campaña primavera-verano 2015 de Burberry, en la cual Christopher Bailey volvía a demostrar su inteligencia al escoger a Jourdan Dunn y Naomi Campbell como imagen y desmarcarse así de cualquier posible crítica.

"Después de Naomi Campbell tampoco ha habido muchas más modelos negras conocidas. Ha estado Liya Kebede, pero no era inglesa"

La falta de un relevo generacional podría ser uno de los motivos para no tener más portadas así en Gran Bretaña. Según Raquel Gatell, directora de la agencia de modelos Traffic en España: “Después de Naomi Campbell tampoco ha habido muchas más modelos negras conocidas. Ha estado Liya Kebede, pero no era inglesa”. Fernando Merino, director de la agencia Uno Models en Madrid, cree que detrás de las pocas portadas para modelos negras se encuentra otro motivo: “quizá no sea una población consumista”.

Dunn y Campbell son algo más que dos top internacionales. Ambas se han alzado como protagonistas a la hora de reclamar un mayor sitio para las modelos de otras razas dentro de la industria de la moda. La propia Jourdan Dunn aprovecha las páginas del Vogue británico del pasado febrero para declarar:

Ser modelo es duro, a pesar de todo, y más ser una modelo negra. He llegado a escuchar: ‘Oh, no hemos mostrado a ninguna modelo negra esta temporada’. Es un tema que no preocupa demasiado… Está hecho un desastre.

A través de The Diversity Coalition muchas modelos representativas han alzado su voz contra esta situación. A Campbell y Dunn se les sumó la mítica Iman para realizar una campaña contra la escasa presencia de las modelos de color en la pasarela, mandando una carta a cada organismo representativo de las principales semanas de la moda con datos que evidenciaban esta situación de desigualdad. En 2013 un 82,7% de modelos fueron blancas, un 9,1% de modelos asiáticas, un 6% de modelos negras, un 2% de latinas y un 0,3% de otras razas. En 30 desfiles solo desfilaron modelos blancas. En 2014 comentaron que habían mejorado un poco, pero aún quedaba mucho por hacer, pasando de 8 a 37 modelos de color en Nueva York.

Naomi Jourdan Dunn Burberry

La propia Jourdan Dunn, que tuvo el honor de convertirse en la primera modelo británica negra en entrar en la lista de las modelos más ricas de Forbes ­—la lista se creó en 2006, después de los años dorados de Naomi Campbell—, declaraba a Fashionista en 2013:

Hubo una temporada donde las modelos étnicas tenían una buena representación y después se volvió a la misma rutina de solo usar a una o ninguna. Parece como si [las modelos que no son blancas] solo tuviesen una opción cuando están de moda para una temporada y todo el mundo se sube al carro.

Naomi Campbell reivindicaba lo siguiente en declaraciones a Telegraph:

Yo digo que el acto de no escoger a modelos de color es racista, nosotros no estamos llamando al resto racistas, decimos que el acto en sí es racista.
Una vez fui a Australia, el editor jefe de la revista me comentó que fue despedido por ponerme en la portada de una revista. Recuerdo ir allí y decir: ‘¿Dónde está el modelo aborigen? Debe haber una. Son mujeres hermosas’.

Hay menos trabajos para las modelos negras que para las modelos blancas”, señala Raquel Gatell. “Es una tendencia que siempre ha sido así, no es algo novedoso”. La modelo Chanel Iman comentaba a The Times que algunos diseñadores le habían dicho: “Ya encontramos a nuestra chica negra. No necesitamos a ninguna más”.

"El acto de no escoger a modelos de color es racista, nosotros no estamos llamando al resto racistas, decimos que el acto en sí es racista"

Puede que el cambio de estética dominante esté afectando a esta selección. El editor de la revista W, Edward Enninful, también negro y profesional reconocido dentro de la industria, daba su opinión a New York Times: “Lo que está ocurriendo ahora en las pasarelas es el resultado de una estética muy eurocéntrica que lleva presente en los últimos 10 años y que ha excluido a las otras razas”.

Este canon es cambiante y evoluciona con el tiempo. “Los cánones de belleza van por modas”, según Raquel Gatell. “Ahora mismo hay una moda más europea. Hay muchas modelos holandesas y alemanas. Antes hubo la moda de las modelos brasileñas, las rusas… Va cambiando. Al final son los fabricantes los que deciden qué mujer vende más. Por parte de las agencias de modelos no tenemos nada que ver. El cliente o la revista nos pide las modelos, nosotros no decidimos qué tipo de modelos tienen que escoger para las portadas. Habrán hecho sus estudios de mercado y les saldrá que venden más las modelos blancas de las modelos de otro color”.

¿Las modelos negras no interesan a muchas portadas?

Liya Kebede Vogue Paris

El caso de Jourdan Dunn no es una excepción. La edición parisina de Vogue ha tenido que esperar cinco años para encontrar el relevo a la modelo Rose Cordero, la última modelo negra que tuvo una portada en solitario hasta que este mayo Liya Kebede fue elegida. La modelo etíope se convirtió a principios de la década del 2000 en uno de los rostros principales de la nueva generación de modelos negras. Ella logró entrar en el competitivo mundo de la cosmética y ser la primera modelo negra para Estée Lauder; ahora es imagen de L’Oréal Paris. Una excepción que cumple la regla.

El porcentaje de la población de raza negra es otro un condicionante a tener en cuenta. En Estados Unidos había más de 45 millones de negros según el censo del gobierno de 2013, alrededor de un 13,86%. Mientras que en Gran Bretaña sólo llegaban al 3% según datos de 2011, 1,9 millones de personas.

Entre las modelos “hay muchas más blancas”, comenta Raquel Gatell. “Si coges el número de modelos que se dedican al mundo de la moda, pongamos que haya un millón, el 80% son blancas. Es normal que luego veamos más portadas de chicas blancas que de negras”.

De 611 portadas en 2014, 567 fueron para modelos blancas, mientras que 119 fueron para modelos de color.

Si vemos los datos obtenidos de un análisis de The Fashion Spot, que revisaron 44 principales cabeceras de todo el mundo en 2014, de 611 portadas 567 fueron para modelos blancas, mientras que 119 fueron para modelos de color, entre las cuales destacan las negras, con 60 apariciones y las asiáticas, con 53. Un 19,47% de las portadas fueron para modelos de color.

Ivan Bart, el vicepresidente de una de las agencias de modelos más importantes a nivel mundial, IMG, declaraba a The Guardian: “Las reglas se han vuelto más estrictas. Cuando yo empecé en el negocio una modelo guapa podía estar en la portada sin importar el color”.

Vogue Donyale Luna

Los datos recogidos por Complex en 2012 reflejaban que en el pasado la situación incluso fue peor. De 1.416 portadas de Vogue sólo 14 habían sido para otras minorías, menos de un 1% en 118 años desde la creación de la revista en 1892. En 1966, la modelo Donyale Luna, de Detroit, se convertía en la primera modelo negra en tener su propia portada de Vogue, mientras se tapaba gran parte del rostro con su mano en la fotografía de David Bailey.

"Las personas que controlan la industria dicen que si tú pones un rostro negro en la portada no venderá, pero no hay una evidencia real de eso"

¿Es la raza un condicionante a la hora de vender más o menos revistas? Jourdan Dunn reflejaba en The Guardian una postura que se había encontrado dentro de la moda: “Las personas que controlan la industria dicen que si tú pones un rostro negro en la portada no venderá, pero no hay una evidencia real de eso”.

“En según qué mercados las modelos negras no venden”, comenta Raquel Gatell. “Como en España, donde la raza predominante es blanca, se utilizan muy pocas chicas negras para portadas de revistas o campañas de moda”.

“En España los clientes casi nunca nos piden modelos de color, hay pocas marcas que pidan modelos negras”, añade Gatell. “Me imagino que como las revistas quieren vender ejemplares y en España las modelos negras no tienen mucho tirón estas no las escogen. Aunque sí que ha habido ejemplos recientes como El País o S Moda. La población negra en España es poca, por lo que me imagino que los medios prefieren poner un perfil de modelo con el que la gente pueda sentirse más identificada. Si ponen a una modelo negra supuestamente venderán menos. El porqué de esto último no te lo sé decir”.

Vogue Portadas Negras

Identificación con el consumidor, cambios en el canon estético… Los motivos son tan variados como podamos imaginar, aunque al final, según Fernando Merino: “La modelo es un expositor de la moda y productos, no creo que haya que identificarse, es una cuestión de estética sin más”.

"La moda no tiene que ser de un color determinado"

La raza no tendría porqué evitar que nos sintamos identificados o que nos guste ver según qué portadas con distintas modelos, por más que sea una diferencia visual lógica. En un mercado tan global y rico en cultura, tradiciones y referentes si nos quedamos estancados en este punto estamos haciendo algo mal. Como comenta Raquel Gatell: “La moda no tiene que ser de un color determinado”. Misma idea que plantea Fernando Merino: “La belleza es belleza y para mí diferenciar colores de piel como se hace no me parece adecuado”.

El rostro negro de las famosas sí vende

A la hora de asegurarse las ventas de una portada muchas de las revistas han desplazado a las mejores modelos para cubrir su sitio con las celebrities de moda. Si hay que buscar popularidad y reconocimiento estas últimas lo aseguran por completo. Portadas amables, al igual que en la entrevista personal en el interior, y un nombre que si es el de Sarah Jessica Parker o el de Jennifer Aniston entonces genera altas expectativas.

Sarah Jessica Parker Harpers Bazaar 2014

Con las famosas copando los primeros puestos, las modelos lo tienen complicado, por lo que las modelos negras aún tendrán menos sitio. Según la editora jefe del Vogue británico, Alexandra Shulman, en declaraciones a Daily Mail: “En una sociedad donde la masa de los consumidores es blanca y en la que, en general, las ideas más mediáticas son las que venden, es poco probable que haya un gran aumento de las principales modelos negras. Si tú miras quiénes son los personajes que venden revistas como Grazia y Heat verás que son Jennifer Aniston, Cheryl Cole y Catherine Middleton”.

¿Quién se atreve a afirmar ante Rihanna, Obama o Beyoncé que un rostro negro no vende revistas?

Las modelos negras no venden millones de discos o singles, tampoco millones de entradas con la película más taquillera. Por mucho que gracias a las redes sociales las modelos hayan ganado en notoriedad y en voz, convirtiéndose en más protagonistas que antes, siguen lejos de alcanzar otros públicos.

Pasa lo mismo con las modelos negras, que según Raquel Gatell “hay muy pocas conocidas. Las publicaciones, según sea su tipo de medio, suelen escoger a las modelos más conocidas. Si las negras son muy pocas, evidentemente tendrán menos posibilidades que el resto”.

Rihanna Vogue Us

La realidad se impone, y si de por sí estas modelos ya tienen pocas oportunidades al cerrarse el embudo irán quedando menos, porque desde un principio no han podido crecer, darse a conocer y ponerse al nivel de sus compañeras con más tirón mediático, por mucho que estén asentadas como Joan Smalls o sean jóvenes talentos como Binx Walton.

Por su parte, las famosas negras sí están logrando romper esa barrera, que ya en el pasado modelos como Naomi Campbell o Iman tiraron abajo, como recuerda Fernando Merino, gracias a nombres como Rihanna, Beyoncé, Michelle Obama o Lupita Nyong’o. Cuatro talentos indiscutibles en sus sectores y que se han convertido en iconos de forma fulgurante. A ver quién se atreve a afirmar ante ellas que un rostro negro no vende revistas. Por el momento Rihanna y Beyoncé ya llevan cuatro apariciones en el Vogue estadounidense, Michelle Obama dos y Lupita Nyong’o una.

Halle Berry Vogue Us

El premio especial lo logró Halle Berry cuando en septiembre del 2010 apareció protagonizando en exclusiva el número más importante del año de Vogue. Ella fue la primera famosa negra en lograrlo. Desde 1989 no había una mujer negra en dicho número, cuando apareció Naomi Campbell. Una oportunidad que Halle Berry no pudo rechazar según contó: “Lo que esto significa para una mujer de color, para el mundo de la moda y la cultura pop, no había manera de que pudiese decir: ‘No, no voy a estar en el número más grande del año’”.

Beyoncé y Rihanna son sus sucesoras, con sus september issues en Harper's Bazaar (2011) y CR Fashion Book (2014) por parte de Knowles, y en Glamour (2011) y W (2014) para la de Barbados. Mientras, Lupita Nyong'o viene con fuerza, al convertirse en la segunda mujer africana en salir en la portada del Vogue estadounidense —la primera fue Liya Kebede—, y en Gran Bretaña ya ha tenido su especial de septiembre con Marie Claire (2014).

En Trendencias | Ha llegado la generación que destronará a las top models de los 90. Bye, bye Schiffer, Naomi y Crawford

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir