Compartir
Publicidad

Capítulo 2: La top model española. Esa rara avis

Capítulo 2: La top model española. Esa rara avis
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los conceptos más manoseados y usados a la ligera en el mundo de la moda es el de “top model”, y son muchas las que reciben ese calificativo sin merecerlo. Pero también hay muchas que mereciendolo de sobra son absolutas desconocidas o su categoría profesional no ha sido lo suficientemente reivindicada. Por eso es de justicia hacer un repaso a cinco modelos españolas que sí se lo han ganado y porqué.

Naty Abascal

naty.jpg

A mediados de los años 60 era bastante habitual que las chicas de “buenas familias” y buena planta hiciesen el favor de desfilar para los modistos de los que eran clientas. Y eso hicieron en 1964 las hermanas Ana María y Natividad Abascal para Elio Berhanyer. Pocos meses después Richard Avedon las fotografió para Harper’s Bazaar en un editorial mítico, publicado en enero de 1965, llamado The Blaze in Spain (aunque también es conocido como The Iberians) y que llevó a Naty a protagonizar una portada de esta mítica revista tan solo unos meses después y a un contrato con la poderosa agencia Ford.

Su íntima amistad con Valentino se forja en estos años (se conocen desde 1968) y su popularidad la hace participar con un pequeño papel en “Bananas”, película escrita y dirigida por Woody Allen  en 1971 y cuya trama está inspirada en “Don Quijote“.

Violeta Sánchez

violeta-sanchez.jpg

Una buena forma de saber qué modelos merecen el calificativo de tops es si han sido fotografiadas por Helmut Newton. Y Violeta lo fue al inicio de su carrera a finales de los años setenta, siendo una  foto en las que está completamente desnuda, fumando y sin depilar quizás la más icónica, aunque también la retrató en campañas para YSL (y podéis verla en la foto que encabeza este post tras el maestro), donde también era de las fijas en sus desfiles. Al igual que era habitual en los de Thierry Mugler durante los ochenta.

Su rostro, muy alejado de los cánones de bellaza habituales hacen que sea muy reconocible por eso es fue muy fácil identificarla en su vuelta en el 2002 para protagonizar una campaña de Moschino. Además cuenta en su curriculum con la peculiaridad de ser la única española que ha participado en una campaña de Jean Paul Gaultier.

Helena Barquilla


helena-barquilla-dior.jpg

Para una enamorada de la casa Dior como yo, el rostro de Helena es tremendamente familiar. Y es que la imagen de los primeros años 90 de la maison dirigida en ese momento por Gianfranco Ferré está profundamente ligado a ella: desfiles de Prêtàporter , de Alta Costura y varias campañas. Son años en los que desfila para los más grandes o consigue campañas que ninguna española ha vuelto a conseguir, como la de Prada de 1992 que compartió con Meghan Douglas y Shana Zadrick, fotografiada por Steven Meisel.

Otro dato que poca gente conoce es que aparece enPret-a-Porter“, la película que Robert Altman dedicó al mundo de la moda, y que a pesar de no ser una obra de arte nos permite ver el “quien es quien” de la moda del momento, Rossy de Palma incluida.

Y aunque a sus 40 años está retirada, sus apariciones estelares con Francis Montesinos en Cibeles consiguen que esa pasarela eleve su nivel mientras ella desfila.

Eugenia Silva


eugenia-silva.jpg

¿Cuantas modelos pueden presumir de dos portadas consecutivas en Vogue Italia? Eugenia puede: estos números son los de marzo y abril de 1998. Además el editorial inspirado en Blade Runner que ella protagoniza es uno de los más alabados de toda la carrera de Steven Meisel.

La hoy embajadora de Armani cuenta además con hitos tan importanes en la carrera de cualquier modelo como abrir un desfile de Alta Costura de Dior (al menos así lo reconoce en uno de los posts de su blog) con una gran ventaja: ha sabido encarrilar su carrera una vez retirada de las pasarelas como imagen de diferentes productos, incluyendo una campaña de cosméticos (en realidad el sueño de toda modelo porque es dónde realmente se gana dinero), sin abandonar su presencia en las revistas.

Un ejemplo para todas las de su generación.

Esther Cañadas

esther.jpg

Y es que el caso de Esther podría ser muy parecido al de  Eugenia. Ambas, junto con Nieves Álvarez se presentaron a un concurso de modelos que organizaba la revista Ragazza (podéis hacer la prueba de si las reconoceis en esta foto).

Sin embargo una mala elección de proyectos en estos últimos años y una sobreexposición de su vida privada en la prensa rosa ha truncado una carrera con grandes desfiles (Victoria’s Secret incluido) y en la que a pesar de no contar con grandes portadas, puede presumir de haber sido retratada por los mejores fotógrafos: Helmuth Newton , Ellen von Unwerth, Arthur Elgort,, Herb Ritts, Ruven Afanador,... y Peter Lindbergh, que a través de las campañas que fotografió para Donna Karan cuando ella y su marido Mark Vanderloo crearon una imagen perfecta de la perfecta pareja neoyorkina a pesar de no poder quitarse nunca de encima el rumor de que la boda había sido un amaño de sus agencias, y es que el matrimonio duró 18 meses.

Quizás nada ejemplifique mejor la grandeza de sus inicios a finales de los 90 hasta la mediocridad actual que su faceta de actriz. Debuta en el cine junto a Pierce Brosnan en el remake fallido de “El secreto de Tomas Crown“  (¿quién no recuerda esta escena?) pero su siguiente papel es en “Torrente 2”.

Toda una métafora de que no todo lo que bien empieza, bien acaba.

En Trendencias | Ranking: Las modelos más buscadas
En Trendencias | No es país para top models

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos