Publicidad

¿Sabemos de qué marcas de lujo hablamos?

¿Sabemos de qué marcas de lujo hablamos?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Estás en una reunión de amigas o en el club de tenis con tus colegas de trabajo. Disfrutáis de la conversación que va dando vueltas sobre temas de lo más diverso y, como la mayoría de los seres humanos sociables, queréis impresionar al grupo hablando de lo mejor, de lo que os gusta y transmite estilo o lo que poseéis considerado lujo.

Y salta esa persona de la que no te lo esperabas y suelta: “Me lo compré en Adolfo Dominguín” (caso real vivido por una servidora). Ñeeec, ha sonado peor que el tocadiscos de Ally McBeal. Todo el glamour que intentabas transmitir, por los suelos.

Si tenemos ese tipo de dudas sobre las marcas, mejor chitón. Es una buena lectura repasar las biografías o entrevistas publicadas en las revistas de moda de calidad, no las compréis sólo por las imágenes. Se aprende mucho de su letra pequeña y grande.

Personalización de etiqueta Louis Vuitton

Una vez me llamó por teléfono una clienta y me encargó un frasco grande de esa colonia tan fresca de Legrain, Cuando le dije el precio, se extrañó: “No puede ser, es mucho más cara. ¿Estás segura que es de Legrain, la de las abejas?”. Con todos mis respetos para la señora, confundir la marca Legrain con Guerlain, la colonia de las abejas, no es algo de lo que sentirse orgullosa.

Ese es un caso excepcional pero hay detalles insignificantes que podemos evitar y nos darán ese punto extra de savoir-faire que tan bien sienta. Hablemos de idiomas.

La globalización nos tiene un poco locos a todos pero hay que luchar por no perder identidad ni personalidad. Si leemos: Payot Paris, sabemos que es una marca francesa y no americana, por ejemplo. Entonces no será un cosmético de páyot sino de payó. Hoy día todos tenemos nociones de francés e inglés como para solventar ese detalle con estilo.

Anillo de compromiso Tiffany

Una amiga estaba convencidísima que Prada era una marca americana y que Loewe era el rien-ne-va-plus de la marroquinería made in Paris. Si llevas un bolso Loewe, aunque te lo hayan regalado por tu cumpleaños, ten un poco de curiosidad por saber de dónde proviene esa belleza con asas.

En fin, que tampoco es para agobiarse pero, si nos gusta el mundo de la elegancia, glamour y estilo, que no sea sólo por aparentar. Cuando sabes la historia del fabricante de tu reloj de lujo, estarás orgulloso de llevarlo. Si sabes que tu traje chaqueta Chanel marcó historia, será doble placer ponértelo.

Manolo Blahnik

Muchos artículos de lujo están hechos artesanalmente y, si te interesas un poco más en su elaboración o fabricación, seguro que te sorprende tanto como la historia de los inicios de la firma a principios de siglo o incluso del siglo pasado. El lujo es para disfrutarlo con doble visión: exterior e interior.

En Embelezzia | Shalimar, la fragancia Guerlain inspirada en el mismo amor del Taj Mahal , Los nombres del lujo: Louis Vuitton

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir