Publicidad

El Jayavarma, un santuario flotante con estilo

El Jayavarma, un santuario flotante con estilo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Para disfrutar de una experiencia sudasiática a todo hogar, dedicada por completo a la recuperación del bienestar del cuerpo y del alma, mientras nos alejamos de la tensiones cotidianas, no hay nada como surcar las aguas a bordo del Jayavarma, un santuario flotante con estilo.

Aunque fue construido en el 2009, el Jayavarma es un barco que respeta las reglas de la tradición colonial francesa y del Art Nouveau. Una réplica, muy lograda, de aquel otro barco de crucero llamado Normandie que tan en boga estuvo allá por los años treinta.

Camarote

Esta pequeña maravilla flotante tiene mucho de los hoteles boutiques de diseño colonial francés, pero con una arquitectura propia de la zona de Indochina. Se trata del primer barco de crucero que ofrece un verdadero lujo asiático en sus 800 metros cuadrados repartidos en 4 puentes.

Esta joya de la navegación tiene capacidad para 65 pasajeros, y cuenta con 27 camarotes de lujo, todos diferentes en lo relacionado con la decoración, con amplias ventanas correderas - del suelo al techo -, que se abren sobre una terraza privada desde donde poder disfrutar de unas vistas espectaculares sobre el río.

Puerta indochina

Podemos comenzar el día asistiendo a una lección de Tai Chi sobre el puente o dejarnos bañar por los rayos del sol que se cuelen a través de las persianas de nuestra habitación mientrás nos desperezamos sin prisas. Luego, admirar desde la terracita los colores y los sonidos del río que se desarrollan delante de nuestros ojos, mientras disfrutamos de una reconfortante taza de té.

Terraza Jayavarma

Después de un día lleno de emociones, podemos pedir que nos sirvan la cena y asistir a una espectacular puesta de sol mientras nos tomamos un cóctel o acudir al puente para que nos den un maravilloso masaje vietnamita (de esos que duran como mínimo dos horas) mientras, por un lado observamos las estrellas y, por el otro, disfrutamos de las caricias que nos proporcionan unos rayos de Sol que nos llegan por el sud este.

Un momento mágico de relajación y de reflexión que sólo el Jayavarma, ese santuario flotante con estilo, puede proporcionarnos.

Más informacion | Heritage Line En Embelezzia | Vacaciones de lujo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir