Compartir
Publicidad

El gusano de seda, de capullo a prenda de lujo

El gusano de seda, de capullo a prenda de lujo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Has visto alguna vez un Bombyx mori? Más conocido por el gusano de seda que nos da el hilo de seda para todo tipo de artículos de lujo en seda. En resumen, mucha seda.

Si no fuera por el descubrimiento de este pequeño capullo blanco no sabríamos de esta materia prima de alta calidad. Os he querido enseñar las fotos que hice durante la visita a una fábrica artesanal de alfombras en Turquía donde se ve este proceso en versión tradicional.

Esas pequeñas pelotitas de seda son las que forma la oruga cuando está lista para su metamorfosis (despues de comer un mogollón para resistir sin comer), segregando el hilo y envolviéndose ella misma formando el capullo de seda de la polilla.

seda 001

Ahí es donde los criadores detienen el proceso natural para, al cabo de unos 10 días máximo, obtener los cocos de seda matando al bicho hirviéndolo o con vapor (uis, eso ha sonado un poco bruto pero es la realidad). Se abre con cuidado el capullo y se lava para retirar el pegamento natural que lo mantenía unido.

Estos aparatejos de las fotos son casi una reliquia, confeccionados en madera y metal (no recuerdo qué era). El señor de la foto, un encanto de hombre, iba pasando las madejas de cocos blancos ya limpias a una máquina tipo rueca que los convertía en hilo bruto. Y ya en la foto abajo, los telares que forman la materia prima en grandes rodillos a pleno rendimiento.

Hilado artesanal

Ahí entran tradicionalmente las mujeres a formar parte de la confección, insertando y tejiendo la alfombra turca de seda hilo por hilo. ¡Hilo por hilo! No se si os hacéis a la idea, luego dirán del trabajo de chinos (con todos los respetos). A medida que el trabajo va teniendo nueva superficie, con unas tijeras la van nivelando. Huelga decir que las condiciones de trabajo son precarias pero están muy orgullosas de su trabajo.

Los diseños de las alfombras turcas narran una historia en cada pieza y, en un extremo inferior, siempre está la firma de la persona que la ha confeccionado. Las de seda 100% tienen unos precios astronómicos, son de una belleza espectacular y las tienen en una habitación especial bajo llave. Brillan con ese halo perlado de la seda y el tacto es realmente sedoso, una caricia extrema.

Tuve la suerte de verlas: el jefe me vió tan interesada, con unos ojos como platos, que no dudó en abrir la compuerta. Ya no me atreví a pedirle que me dejara fotografiarlo todo, todo. Lástima porque, si fuera ahora, le saco hasta una dedicatoria para Embelezzia. Si vais de viaje a Turquía por la Cappadocia, pedid esta excursión, os va a encantar.

En Embelezzia | ¿Sabías que la Angora es una cabra? La fibra de Mohair , Alfombras en piel de diseño italiano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio