El cronógrafo, el tiempo en constante movimiento

El cronógrafo, el tiempo en constante movimiento
Sin comentarios

Los cronógrafos son más que un reloj. Y por supuesto, más que un reloj de lujo. No sólo miden la hora, sino que miden el tiempo. Hay que reconocer que su uso es casi exclusivamente masculino, pero no por ello las firmas dejan atrás los cronógrafos femeninos, sino que la demanda es menor.

Os presento, en la imagen, el primer modelo y más clásico de un cronógrafo. Por supuesto, de la casa Patek Philippe, realizado en platino y plata. Sencillo, elegante, con historia y un referente en su categoría. Aunque el nuevo modelo de este 2008 es una auténtica maravilla. Clásico, rotundo, terminado en oro, con contador de 30 segundos, y un sinfín de posibilidades para los que quieren contar más que las horas.

Pero si hay referentes dentro de los cronógrafos es en la casa Omega. Este modelo dorado que he personzalizado (podéis hacerlo vosotros también cuando vayáis a elegir vuestro modelo), es resistente, desprende elegancia, deportividad y, sobre todo, la posibilidad de medir todo lo que uno quiera.

Pero si hay un reloj que se identifique con el lujo, es Rolex. Y eso que soy de las que prefiere separar conceptos: lujo clásico, frente a funcionalidad en los cronógrafos, pero el mercado manda, y las firmas saben que el estilo deportivo, vende. Es el modelo Deep Sea 4,

Cuando hablamos de cronógrafos hay un modelo que surge inevitablemente. Los metálicos, relojes para hombres grandes, con tres esferas, o más, con un juego de colores casi deportivo, y con tecnología a la última. Realmente pesan mucho más que los demás, pero el efecto en la muñeca es el que buscan: todas la miradas se vuelven. El modelo Iconault de Tudor, cumple todos esos requisitos: agresivo, serio, pero funcional, moderno y con todo el estilo de la firma de Ginebra.

Y me ha costado, pero he encontrado un modelo femenino que seguro os encantarña. Es de la casa Tudor también, y dentro de sus especificaciones y su claro estilo cronógrafo, incluye una hilera de diamantes (73 en la esfera, más 28 en el bisel), que contrastan levemente con la esfera blanca y la correa en blanco roto. ¿Te has fijado en los rubíes? No, pues lleva 27...

Voy a cerrar con un modelo casi de coleccionista, los cronógrafos de Breitling. Por cierto, un consejo: lo dicen en su información oficial a diario, pero más del 90% de relojes de esta casa suiza que venden por internet son falsos, así que muuuucho cuidado con lo que compráis. Dicen los usuarios de estas joyas tecnológicas que un Breitling es más que un reloj, es un estilo de vida; no sé si tanto, pero las intenciones están claras: clase, clase y más clase. Eso sí, dentro de un marco de acción casi reducido a la aventura: fuerzas armadas, aeronaves, hombres con trabajos en los que el esfuerzo físico y mental es realmente duro. Aunque os digo una cosa, cualquiera puede llevar estos relojes aunque su trabajo sea procesar datos en la quinta planta de una multinacional, ¿su tiempo vale menos que el de un piloto? Pues no, el tiempo es diferente, y es tan valioso como el nuestro.

Desde 1884 los especialistas en relojes fueron confeccionando la que hoy es una de las firmas más seguras a nivel internacional. Y su posición en el mercado la han afianzado con una postura clara: apostar por un estilo de vida diferente al resto de las firmas. Una buena manera de diferenciarse y vender exclusividad. ¿O no os parece exclusivo este modelo que cierra el artículo?

PD. Supongo que los cronógrafos, al menos para mí, son como las características y especificaciones del móvil; muchos quieren lo último, otros solamente que dé la hora correctamente y sin fallar. Para los primeros, no os perdáis nuestros siguientes reportajes sobre modelos a la última, modelos clásicos, relojes de bolsillo (un estilo que parece resistirse a desaparecer), y lo más casual. Sí, todos dan la hora... pero... ¡qué hora!

En Embelezzia | Relojes de Lujo

Temas
Comentarios cerrados
Inicio