Caviar de berenjena: una receta rusa de verduras muy sana y deliciosa

Caviar de berenjena: una receta rusa de verduras muy sana y deliciosa
Sin comentarios

Las berenjenas es una de las verduras más versátiles para comer en todas sus versiones y en diferentes momentos: de primer plato, como principal y como acompañamiento.

Hoy os traemos una receta deliciosa y muy sana: caviar de berenjena, una receta rusa de verduras, muy típica en los países del este como guarnición, como es el caso de Rusia. Un falso caviar de berenjenas que es una auténtica delicia.

Podríamos compararlo con un pisto, pero con un ingrediente que le da un toque muy particular: las semillas de cilantro o coriandro en grano. Una combinación que te encantará para mojar pan sin parar.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Cebolla dulce 1
  • Pimiento rojo 1
  • Diente de ajo 3
  • Berenjena 3
  • Tomate triturado natural 125 ml
  • Tomate concentrado 15 ml
  • Caldo de verduras o agua
  • Cilantro en grano 1
  • Cilantro fresco
  • Eneldo fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Cómo hacer caviar de berenjena

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 40 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 1 h 30 m

Lo primero que tenemos que hacer es lavar y secar bien las berenjenas, el pimiento y las hierbas frescas. Después picamos la cebolla, los dientes de ajo muy finos y machacamos el cilantro en grano en un mortero, dejando trocitos más enteros. También troceamos el pimiento y las berenjenas en tacos.

Por otro lado, calentamos dos cucharadas de aceite en una sartén, pochamos la cebolla con una pizca de sal durante unos 5-8 minutos y añadimos el pimiento y el ajo, 10 minutos más. Después, incorporamos el cilantro y removemos durante un par de minutos.

Berenjenas

Posteriormente agregamos la berenjena y la removemos a fuego lento para que empiece a coger color. Añadir el tomate triturado, el tomate concentrado y un poco de agua o caldo. Remover y dejar cocinar lentamente durante unos 60-70 minutos.

A medida que se va cocinando, hay que remover de vez en cuando y añadir caldo según lo vaya pidiendo. El resultado es una consistencia melosa a la que añadir un puñadito de perejil o cilantro picado y listo para disfrutar. Si se desea, se puede servir con eneldo fresco.

Fotos | Directo al paladar

Temas
Inicio
Inicio