Publicidad

Las 55 cosas que siempre puedes hacer aunque seas madre
Familia, maternidad y niños

Las 55 cosas que siempre puedes hacer aunque seas madre

Publicidad

Publicidad

Es verdad: ser madre es un trabajo a tiempo completo, pero no es incompatible con hacer otras cosas igual de importantes, interesantes, divertidas o agotadoras, por poner unos pocos ejemplos. O cincuenta y cinco.

1.- Ganar un cliente muy importante y convertirte en la heroína de la oficina.

2.- Mirar a ese chico tan mono que hay en el fondo del vagón.

3.- Ganar una competición poniendo cañas.

4.- Bailar como si no hubiera un mañana.

One 261195 960 720

5.- Ver una y otra vez este gif y suspirar… una y otra vez.

Large

6.- Olvidar que tienes que hacer la cena esta noche. Otra vez.

7.- Obsesionarte con esos zapatos de tacón imposibles que has visto en un escaparate.

8.- Cambiar de opinión una, dos, tres o quinientas veces.

9.- Llamar a tu pareja sólo para decirle “te quiero”.

10.- Caer en la tentación y comprarte esos zapatos, aunque sean incompatibles con tu día a día.

11.- No dejar escapar la oportunidad de quedar con tus colegas de siempre.

12.- Llorar porque no tienes nada que ponerte. Igual que cuando tenías veinte años.

13.- Echarte la siesta de los justos en el transporte público.

14.- Contar un par de mentirijillas inocentes.

15.- Tener chocolate escondido en sitios secretos.

16.- Soñar con atractivos extraños.

17.- O con Michael Fassbender.

18.- Tener esta imagen como fondo de pantalla, vamos.

1447767

19.- Pedir ayuda cuando no puedas más.

20.- Cantar a grito pelado éxitos de los 90 cuando estás sola en el coche.

21.- Mearte de la risa.

22.- Meterte mano en el sofá con tu pareja cuando nadie te ve.

Photo 1432105344056 6c8fc3286af3

23.- Ser muy competitiva: en el trabajo, en el gimnasio, en la reunión de padres...

24.- No tener miedo a hacer algo por si no te salen las cosas como esperabas.

Photo 1454210801264 78d1918a2ae2

25.- Hacer el ridículo con todas las de la ley.

26.- Enamorarte de Harry Styles, igual que tu hija mayor.

27.- Tener asumido que jamás podrás hacerlo todo. Y que no pasa nada.

28.- Leer la receta entera antes de meterte en faena.

Photo 1452251889946 8ff5ea7b27ab

29.- Estar. Ser. Ahora mismo. Tú y este segundo. Sin preocuparte por lo de ayer o por lo que vas a tener que hacer en cinco minutos.

30.- Asumir que te has comido las chuches que tus hijos trajeron de un cumpleaños. Borrón y cuenta nueva.

31.- Ser muy amable sin esperar nada a cambio.

32.- Estar como un cencerro y ser la mejor imitadora de Chiquito de tu departamento.

33.- Empezar a buscar campamentos de verano y acabar en tu tienda online favorita mirando tops.

34.- Tener las siguientes quince vacaciones planificadas… en tu cabeza.

35.- Sonrojarte por el piropo de un desconocido.

Photo 1459623837994 06d03aa27b9b

36.- Cotillear como la que más.

37.- Pillarte un berrinche porque llevas una carrera en las medias.

38.- Volver a estudiar.

39.- Irte a dar una vuelta cuando ya no puedas más.

Photo 1454909516657 78526f214d05

40.- Tener un secreto.

41.- Y algún vicio oculto.

42.- Sentir un flechazo.

43.- Experimentar un subidón cuando tus jefes te felicitan.

44.- Tener un día malo, malo, malísimo… de esos en los que la única solución es comer comida basura a porrillo, ver mucha tele y refugiarte en el sofá debajo de una manta.

Woman 506120 960 720

45.- Ser ambiciosa y querer llegar muy lejos.

46.- Levantarte con el guapo subido.

47.- Interesarte por las películas que estrenan y las exposiciones de tu ciudad, aunque las posibilidades de que puedas ir a verlas son tan remotas como de que vuelvas a entrar en esos vaqueros de hace diez años.

48.- Estar tan al día de lo último en tratamientos estéticos como de las nuevas teorías para educar a los críos.

49.- Ver la gracia a los chistes más escatológicos.

50.- En general, tener un sentido del humor un pelín inquietante

51.- Hacerte la interesante con ese nuevo cliente.

52.- Aburrirte.

Photo 1457178505535 Be57374cad03

53.- Ser estrafalaria.

54.- Preocuparte por esa curva que se está yendo de madre más que por tu nevera llena de telarañas y la familia que tienes que alimentar.

55.- Sentir que, a pesar de todo este tiempo y de todas las cosas que han cambiado, tú sigues siendo la misma de siempre.

Fotos: Unsplash.com, Pixabay.com

En Trendencias|Las 55 cosas que me hubiera gustado que me dijera mi madre y que yo le voy a decir a mis hijas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir