Publicidad

Marc Jacobs Otoño-Invierno 2009/2010 en la Semana de la moda de Nueva York

Marc Jacobs Otoño-Invierno 2009/2010 en la Semana de la moda de Nueva York
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si el invierno pasado Marc Jacobs recuperaba el espíritu oversized de los noventa, para el próximo otoño-invierno 2009/2010, el chico de oro de la moda americana vuelve a la canalla, desscarada y atípica década de los ochenta. La colección que presentó ayer por la noche en la sede de la armería estatal, más que ser memorable por lo magistral, fue divertida, y el mejor bálsamo para olvidar la peliaguda situación financiera.

Jacobs ha optado por recuperar esos viejos tiempos en los que empezaba a hacerse un hueco en la escena neoyorquina y se insufla él mismo una bocanada de aire fresco a través de sus propios recuerdos en forma de nuevas y anárquicas propuestas.

El desfile es interminable, y cuesta cogerle el ritmo porque la primera parte está repleta de looks algo banales e insulsos en los que los únicos protagonistas casi en solitario son los estrafalarios peinados y los llamativos complementos.

Entre los que destacan los guantes extra largos de piel en colores chillones como el amarillo.

Y es que más que un desfile al uso, lo de Jacobs parece una reunión de amigas vestidas cada una para una cosa distinta: unas para una cita o para ir de compras, otras para una reunión de trabajo, y la mayoría para salir de fiesta con faldas de vuelo exagerado, lentejuelas, y vestidos desestructurados. Y aunque los tonos base predominantes siempre son oscuros, negro principalmente, y azul cobalto, siempre hay un toque de color que viene dado por los complementos (me encantan los botines).

Cuando cae la noche, los tonos metalizados y las siluetas picudas, las hombreras armadas, los volúmenes, y los tejidos tecnológicos, toman las riendas.

Y además, Jacobs, muestra sus verdaderos colores: el fúcsia y el rojo son su mejor combinación, aunque también hay amarillo, verde musgo, azulón, y malva.

Me encanta este abrigo trenca monocolor.

Y me encantan los bolsos de mano con estampado de flores.

A conjunto con los leggings-zapato, ¿os suena?

La colección ha sido entretenida y dispar, muy heterogénea al estilo Jacobs, es decir, haciendo lo que le da la gana, pero no quedará para la posteridad como su mejor obra: yo me sigo quedando con su colección de primavera-verano.

Fotos | WWD En Trendencias | Marc Jacobs campaña primavera-verano 2009 con Raquel Zimmerman, Marc Jacobs ¿genio o showman?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir