Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Y si Instagram pudiera ayudar a superar la anorexia?

¿Y si Instagram pudiera ayudar a superar la anorexia?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Usamos las redes sociales muchas veces de la misma manera: mostramos en un foto de lo que vamos a comer ese día o publicamos el momento en el que entrenamos en el gimnasio. Puede ser postureo en algunos casos. Pero hay en otros casos en los que mostrar los entrenamientos o los platos que comen puede significar mucho más . Sara Ramadan, Aroosha Nekonam o Hayley Harris son algunos ejemplos de que sí, se puede salir de la anorexia. Cuidar tu cuerpo con alimentación sana y deporte, y mostrar los avances en tu cuenta de Instagram puede ser una ayuda en la lucha contra la enfermedad.

Sarah Ramadan encontró su refugio en el fitness y en las competiciones de Bodybuilding. Su cuerpo ha cambiado completamente gracias al entrenamiento y ahora es más fuerte. Las fotos actuales contrastan con la extrema delgadez que sufrió.

#TransformationTuesday Then —January 2014: 68 lbs, suffering with anorexia nervous, depression, at risk of heart failure, osteoporosis, death. Now — November 2016: 110 lbs, healthy, grateful, alive 💜 There is a lot of pain in looking back, remembering the horrors I breathed and the illness that consumed. However, there are blessings found in reflection. Looking back, I reaffirm the greater force that magnifies my direction. There are reasons behind my advocacy - there is purpose beyond my pain. I could mention to you all the details of living within hospital walls, spending more time institutionalized than eating my own birthday cake. Or I could tell you about how I had more conversations with doctors and psychiatrists than I did my own family. How I spent more time pushing myself away than to cure a hate that fed deep into my sanity I could tell you what it's like to be your own worst enemy, starving a monster you thought you were/ Except you were not/ When I saw the demons a part of myself, I realized I spent too many years apologizing for the calories I consumed and the skin I wore. / I spent too many years conforming boundaries when I should have been breaking them./ Anorexia's fate was far too small to contain my youth, my beauty, my ambition, and I promised myself through this epiphany that every breath I took would be for one person only. / When there is life and death to choose from, I chose life, and I chose it intensely. I continue to make this decision every single day #LiveWithIntensity #BestSelf #FightForGrowth

Una foto publicada por Sarah Ramadan (@fightforgrowth) el

Después de tocar fondo a cuenta de la anorexia y terminar ingresada en un hospital, Hailey decidió apoyarse en su cuenta de Instagram para luchar día a día contra la enfermedad. A ella le habían ayudado las historias de superación que leyó cuando estaba en el hospital, así que decidió ser una más en mostrar la esperanza y la fuerza que se necesitan para salir del pozo. Su día a día están llenas de frases de motivación y caprichos gastronómicos.

Thank you all from the bottom of my heart for everyones INCREDIBLE support from my old and new followers, the incredible messages and everyone who has read the articles/radio/watched the TV spots. I am overwhelmed by the amount of love and well wishes I have received, as well as courage those who have shared their fellow stories with me possess. I hope to help encourage an awareness to fight the pro anorexia propaganda out there and help anyone struggling like I did (and still do sometimes) to even just consider confronting this illness. Sure I have my bad days, but my good days far out weigh the bad now. Recovery IS possible and it is more then I could ever have dreamt of. We can do this 💪🏼 You have given me unimaginable amounts of strength and I look forward to continuing on sharing my recovery with you all. You all have my heart. Thank you ❤️

Una foto publicada por Anorexia RECOVERY•HayleyHarris (@bitingback) el

"Querido cuerpo, siento haberte maltratado". Así hablaba Aroosha Nekoman al castigo que supuso para su cuerpo haberse matado de hambre. Ahora es entrenadora personal de fitness y su vida ha cambiado completamente.

Success is not linear... For all those days you struggled to get out of bed, to wipe away the tears and pretend that the hollow feeling was not there. To end the day telling yourself "I'll do it tomorrow" and having to fight the same feelings again and again. Facing your fears 4/5 times a day. Every moment is a battle against yourself. But you pick yourself off that bathroom floor and you push and push. Recovery has ups and downs. One step forward two steps back. But don't let anyone discredit your effort , you keep trying , be proud of the little accomplishments soon they will add up to the biggest one that can save your life. ❤️ #dontgiveup #progressnotperfection #recovery #recoveryispossible #anorexiasurvivor #ibeated #smallbutstrong #girlswholift #girlswhosquat #girlswithmuscle #transformationtuesday #strongnotskinny #skinnytostrong #fitfam #fitspo #fitlife #fitfamuk #instafit #fitnesschick #fitnessjourney #fitnessmotivation #fitsporation #youtube #youtuber #bikiniathlete #bikinicompetitor #bodybuilding #bodybuilder #neda #nedawareness

Una foto publicada por Aroosha Nekonam (@arooshanekonam) el

Mostrarse en las redes sociales puede ser una manera de aceptarse a sí mismas, de verse de nuevo atractivas, de recibir el apoyo y el aliento de otras personas que estén en la misma situación. A estas chicas, Instagram les ha ayudado.

Pero ojo, como nos comenta Marta, la trabajadora social de la Asociación contra la anorexia y la bulimia de Bizkaia (AcabeBizkaia), "la anorexia no es una enfermedad que se cure sola, detrás de esas fotos de Instagram de chicas que vemos que se están recuperando seguramente haya un trabajo muy grande detrás. La ayuda de un terapeuta y la recuperación médica son imprescindibles, así como conseguir crear una relación normal con la comida y evitar tener una imagen distorsionada de su silueta".

LA ANOREXIA NO ES UNA ENFERMEDAD QUE SE CURE SOLA, DETRÁS DE ESAS FOTOS DE INSTAGRAM SEGURAMENTE HAYA UN TRABAJO MUY GRANDE DETRÁS.

Todo lo que pueda ayudar a avanzar es positivo: las sesiones en grupo, las sesiones individuales con el terapeuta, los talleres, y en este caso, también Instagram, pero solo si su terapeuta considera que están preparadas para ello. "El sentimiento de pertenencia a un grupo es muy fuerte en chicas tan jóvenes, y las redes sociales crean ese círculo en el que se sienten identificadas", nos comenta Marta.

Comentamos con la terapeuta la posibilidad de que una persona con anorexia pueda trasladar esa obsesión por la comida hacia otros trastornos: la bulimia, la vigorexia o la obsesión por la comida sana. Y sí es posible que suceda, pero entonces significaría que la persona no está recuperada del todo. "Las personas que sufren trastornos alimenticios tienen un excesivo control sobre la comida, ya sea privándose de ella o vigilando las cantidades de lo que comen, así que hasta que no estarán curadas hasta que no tengan una relación normal con la comida".

El ejemplo de estas chicas es muy positivo para todas las personas que se pueden sentir identificadas y que han pasado por algo similar.

Foto | Instagram @Bitingback

En Trendencias | Sólo 27 kilos y más de 860.000 seguidores: ¿tenemos derecho a pedir el cierre de su canal de Youtube?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos