Publicidad

Perder peso con pequeños cambios diarios: nueve gestos que te ayudan a adelgazar sin peligro
Dietas y Nutrición

Perder peso con pequeños cambios diarios: nueve gestos que te ayudan a adelgazar sin peligro

Publicidad

Publicidad

Que levante la mano quien no hay querido alguna vez intentar perder peso y se haya acabado sintiendo completamente perdida a la hora de empezar. Y es que, cada sitio que leemos, cada persona con la que hablamos, etc., nos ofrecen información y consejos diferentes y una no sabe a lo que atenerse. 

Además, muchas veces sentimos que todos los cambios que podemos hacer son extremadamente difíciles de llevar a cabo y de mantener en el tiempo. La realidad es que perder peso no tiene por qué ser una tarea complicadísima, pero sí requiere compromiso a largo plazo. Si estamos comprometidas, con estos nueve sencillos gestos podemos perder peso de manera segura y saludable. 

Intentemos movernos algo más

Uno de los peores enemigos para nuestro peso es nuestra vida cada vez más sedentaria. El simple hecho de empezar a movernos un poquito más influirá directamente en nuestro peso muchísimo antes de que si quiera nos demos cuenta. 

Hay cosas muy pequeñitas que impactarán directamente en el hecho de que perdamos peso. Basta con empezar a dejar el coche aparcado más a menudo e ir caminando siempre que podamos, o que cojamos las escaleras en vez del ascensor, si trabajamos sentados, levantarnos y dar un paseo cada cierto tiempo, etc., son primeros grandes pasos. 

Care Family Flower 1030870

La fruta y la verdura son nuestro mejor snack

Cualquier dieta que busque ayudarnos a bajar de peso se basará en verduras y frutas. Lo importante no es solo que aumentemos el consumo de estos alimentos, sino que los utilicemos para sustituir a otros alimentos menos saludables que consumamos. Por ello, es buena idea dejar los snacks comerciales y los dulces  atrás y comer fruta y verdura en su lugar.

Dejar los refrescos y bebidas azucaradas y pasarnos al agua

Lo mismo ocurre con las bebidas que consumimos. Muchas de nosotras estamos acostumbradas a consumir refrescos y bebidas azucaradas o edulcoradas. Si queremos bajar de peso, una acción pequeña que tendrá un gran impacto será cambiar estas bebidas por agua. También podemos tomar infusiones, aguas saborizadas, etc. 

Si queremos añadir sabor a los platos mejor usar especias

Las salsas nos acompañan casi a todas partes, especialmente las salsas comerciales. Sin embargo, contienen una gran cantidad de calorías y no son saludables. Es entendible que si estamos acostumbradas al sabor que nos aportan nos cueste deshacernos de ellas. Sin embargo, podemos probar a usar especias en su sustitución. Mucho más sanas e igual de sabrosas

Adult Cutting Daylight 1153369

Comer y masticar más despacio

Vamos con muchas prisas todo el tiempo, y la hora de comer no es diferente. A veces, en vez de comer, engullimos. Esto tiene un problema y es que hace que tardemos más tiempo en sentirnos saciados. Por ello, el simple hecho de comer más despacio ayudará a que nos sintamos más saciados, comamos menos y, por tanto, veamos nuestro peso reducido. 

Los cereales preferiblemente integrales

Una de las costumbres más habituales en nuestro país a la hora de desayunar es consumir cereales comerciales (incluso, a veces, creyendo que son saludables). El problema de estos cereales es que están elaborados con harinas y azúcares refinados

Por ello es buena idea que cambiemos el consumo de estos cereales por cereales integrales y de grano entero. Podemos elegir el salvado, la avena o el germen de trigo que nos aporten hidratos complejos

Balance Clothes Colors 1882003

En casa tener solo los alimentos que queremos comer

Comemos lo que vemos y lo que nos entra por los ojos. Por ello, si estamos intentando tener una alimentación más saludable es recomendable que no compremos productos que sabemos insanos y que no los tengamos en casa. Porque si los tenemos en casa - sobre todo a la vista - es más que probable que nos los comamos. 

Vigilar las raciones

La realidad es que tendemos a llenarnos el plato y a comer todo lo que tenemos en el plato. El problema es que la ración de un plato grande suele ser mucha más comida de la que en realidad necesitamos. Por ello, es preferible que sirvamos la comida en platos más pequeños.

Cocinar más en el horno

Otro cambio sencillísimo y muy fácil y rápido de poner en práctica es cambiar siempre que podamos los fritos por alimentos hechos al horno. Esto no sirve incluso en alimentos como las patatas que en gajos y al horno están deliciosas. De esta manera nos ahorramos muchas grasas y calorías, cosa que se acabará notando en nuestro cuerpo.

Imágenes  |  Pexels

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir