Compartir
Publicidad

Perder kilos y no volver a recuperarlos: cinco consejos a tener en cuenta en tu dieta

Perder kilos y no volver a recuperarlos: cinco consejos a tener en cuenta en tu dieta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando hacemos dieta, una de las cosas que más nos preocupan - además de conseguir perder el peso que necesitamos - es no volver a recuperarlo después. Muchas de nosotras habremos probado numerosas dietas milagro, que prometen ayudarnos a perder peso de manera rápida y sencilla y sí, lo habremos conseguido. Sin embargo, en pocas semanas o meses recuperamos el peso perdido e incluso más.

Si uno de tus propósito para 2019 es intentar bajar de peso y estar más saludable, es importante que lo hagas de manera que protejas tu salud, cmabies tus hábitos y puedas mantenerte en el peso conseguido para siempre. Para ello, hay una serie de cosas que debes tener en cuenta al ponerte a dieta. Gracias a estos consejos conseguirás perder peso y no volver a recuperarlo al tiempo que te mantienes saludable.

Hacer ejercicio físico

Es verdad que el ejercicio físico, por sí mismo, sin una dieta que ayude no consigue que perdamos peso. Sin embargo, acompañar la dieta con deporte es básico para adelgazar de manera más efectiva, además de para conseguir trabajar nuestro metabolismo. Un estudio realizado en 2017 encontró que las personas que hacían ejercicio después de una perdida de peso significativa conseguían mantenerse en el peso durante más tiempo.

Hacer deporte

El motivo, efectivamente, parecía ser el metabolismo. Al hacer deporte, su metabolismo conseguía no ralentizarse, lo que les ayudaba a quemar de manera más efectiva las calorías, además de mejorar la quema de calorías en reposo. En definitiva, hacer deporte de manera continuada es clave para no recuperar el peso que hemos perdido.

Reducir nuestra ingesta de hidratos de carbono simples

Pizza 4

La reducción de hidratos - tanto en nuestras dietas, como después de haber terminado las dietas - puede ser beneficioso para ayudarnos a mantenernos en nuestro peso ideal. El motivo es simple, una alimentación baja en hidratos de carbono simples ayuda a que hagamos más gasto energético, además de facilitar que nos sintamos saciados y tengamos menos apetito.

Además, provoca una menor liberación de insulina, que también ayuda a que mejore nuestro metabolismo. Es importante, eso sí, que a la hora de elegir reducir o moderar el consumo de hidratos de carbono, lo hagamos en el caso concreto de los hidratos simples. Estos los podemos encontrar en las harinas refinadas, en los azúcares, en la bollería, en las harinas blancas, etc. Podemos cambiarlos por hidratos de carbono complejos - aunque sin excedernos tampoco - que podemos encontrar en harinas integrales.

Reeducación alimentaria

Un punto básico para que la dieta te ayude a perder peso y no volvera ganarlo es que no hagas dieta. Sé que suena contradictorio, pero es importante que lo tengamos claro. La mejor manera de conseguir perder peso y no recuperarlo después es que no nos tomemos nuestra nueva alimentación como una dieta, sino como un cambio de hábitos.

comida sana

Para ello, el primer y más esencial paso es que no nos decantemos por una dieta milagro. Estas siempre son muy restrictivas e imposibles de seguir a largo plazo y, por tanto, no vamos a poder utilizarla para el resto de nuestra vida. La recomendación más habitual es que nos decantemos por una dieta como la mediterránea (pero bien hecha), paleodieta o una alimentación basada en comida real.

Esto, en todos los casos, supone reducir o eliminar el consumode azúcar añadido, reducir el consumo de harinas blancas, eliminar por completo el consumo de alimentos ultraprocesados y basar nuestra alimentación en frutas, hortalizas y verduras. Además de reducir el consumo de carne, elegir las que sean magras, consumir legumbres, semillas y cereales integrales. Además, es importante también que volvamos a cocinar más en casa.

Reducir nuestros niveles de estrés

Hacer relajación

Y vosotras pensaréis, ¿qué tiene que ver el estrés con ganar peso? Pues, aunque pueda sorprender, tiene mucho que ver y parte de la culpa es de las hormonas. Para empezar, el estrés hace que aumente la presencia de gluticocorticoides que, a su vez, favorecen que las células precursoras de grasa se conviertan en células grasas.

A esto se le une que, en el caso de algunas personas, padecer niveles altosde estrés suponga un aumento de la sensación hambre (lo que se conoce como hambre emocional) y nos lleve a comer más y de forma más descontrolada. Por ello, si queremos mantenernos con seguridad en nuestro peso ideal es muy importante que aprendamos a manejar nuestros niveles de estrés.

Ir poco a poco

Los cambios de hábitos no se dan nunca de un día para otro e intentarlo puede provocarnos ansiedad y estrés - y ya sabemos lo que ocurre con el estrés -. Por ello, si queremos perder peso para siempre y no recuperarlo, es importante que seamos pacientes y vayamos poco a poco.

Seguramente al principio nos cueste mucho cambiar nuestros hábitos y nuestra forma de comer. Una cosa es hacerlo durante una semana y otra muy distinta hacerlo para siempre. Por eso, tenemos que ser pacientes con nosotras mismas, ir incorporando los cambios poco a poco, y de uno en uno, y no castigarnos a nosotras mismas cuando nos salimos del camino. Solo de esa manera conseguiremos llegar a la meta de la alimentación saludable para toda la vida.

Imágenes | Sex and The City, @cristipedroche_xo, Eat, pray, love, @mirimchef5, @veroblume

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio