Publicidad

Somatoline nos enseña a conocer los edemas de la mano de la Dra. Raquel Moreno

Somatoline nos enseña a conocer los edemas de la mano de la Dra. Raquel Moreno
Sin comentarios

Esta mañana acudí a la conferencia de prensa a la que nos había convocado Somatoline para presentarnos su nuevo tratamiento drenante de piernas. Según la Dra. Emmanuella Manucci este producto, a mitad de camino entre una crema y un gel, gracias a estar formulado con cafeína, extracto de escina, rusco y mentol era capaz de reducir la temperatura del cuerpo en 1,8 grados, quemando grasas, aliviando la sensación de pesadez de las piernas y mejorando la circulación sanguínea.

Para que pudiésemos entender mejor la efectividad de este producto drenante y adelgazante, capaz de combatir la adiposidad, la Dra. Manucci de Somatoline cedió la palabra a la Dra. Raquel Moreno - que pertenece al prestigioso equipo de dermatólogos del Dr. Pedro Jaén -, para que nos explicase qué es la retención de líquidos.

Emmanuella-Manucci

Antes de empezar a hablar de lo que es la retención de líquidos, la Dra. Moreno quiso que tuviésemos claros algunos conceptos. Alrededor del 60% de nuestro cuerpo es líquido. Este líquido está repartido en tres compartimentos: uno sería el compartimento intracelular, otro el intravascular, y el tercero el intersticial (entre las celúlas). Siempre debe haber un equilibrio hídrico entre los tres compartimentos. Es decir, la capacidad de líquido que hay en cada compartimento debe ser y mantenerse constante pese a que hay un continuo intercambio de fluidos entre los distintos compartimentos.

A nivel de los microcapilares es donde se produce el intercambio entre todos los fluidos. La sangre arterial deja sus nutrientes y su oxigeno que son captados por las células que, a su vez, se deshace de sus deshechos que son captados por el sistema linfático.

Cuando hay un exceso de líquido a nivel de los tejidos siempre va ser captado por ese sistema linfático que va a llevarlo por todos sus vasos linfáticos hasta desembocar en la vena subclavia desde donde luego retornaría al sistema venoso.

Raquel-Moreno

Una vez explicado lo cual, la Dra. Moreno creyó que ya podíamos entrar en materia para reconocer las causas de la retención de líquidos.

Todas hemos dicho alguna vez “¡No, es que yo retengo líquidos!” Realmente este es un término un poco impreciso. En medicina no hablamos de retención de líquidos sino de edema. El edema es el aumento anormal de líquidos a nivel intersticial (entre las células). Se produce por dos cosas: o bien por un exceso de salida de los vasos hacia ese espacio o bien porque el sistema linfático no es capaz de recolectar todo ese líquido.
El mecanismo de acción de los edemas se produce por varias causas fundamentales: - Porque hay un aumento de presión a nivel intravascular cuando hay un aumento del volumen plasmático. Nuestro cuerpo tiende a sacar líquido de nuestros vasos para compensarlo. - La segunda razón sería una disminución de la presión arcótica. Sería como hablar de la densidad de la sangre. Si tenemos la sangre muy fluida nuestro cuerpo va a tender a sacar líquido de los vasos y favorecer el edema. También estaría causado por una hipermeabilidad vascular. Como ha dicho antes la Dra. Manucci, hay algunos ingredientes (fenotócnicos) como el castaño de Indias que pueden actuar a ese nivel mejorando esa permeabilidad vascular. - Luego estaría la obstrucción linfática. Es decir, si los vasos linfáticos no tienen capacidad de recolectar ese líquido, éste se acumula.
Los edemas podemos clasificarlos en varios tipos dependiendo de su origen. Cuando tienen un origen sistémico, pueden estar causados por todas esas cosas que os he mencionado, y también por alergias, por insuficiencia cardíaca, por hipertensión, por alguna alteración hepática o renal, pero también por causas fisiológicas como el embarazo, la menstruación y también por el efecto de la gravedad. Este tipo de edema suele ser bilateral y de aspecto se parece mucho al del líquido intersticial normal.
Cuando hablamos de edema localizado, uno sería causado por insuficiencia venosa crónica, es decir, la incapacidad de las venas para llevar la sangre desde los pies hasta el corazón. Es el típico edema que caracteriza las piernas de las personas mayores que aparecen coloreadas, oscuras, como si estuviesen bronceadas. Es una piel seca, que se descama y en la que suelen aparecer úlceras.
Otra de las causas sería la trombosis venosa profunda. La aparición de un trombo en una vena. Puede estar en cualquier zona del cuerpo, pero las zonas que suelen estar más afectadas son en las venas iliacas y en las femorales. Desde donde está el trombo es donde se produce la obstrucción. La piel aparece hinchada, caliente, y dolorosa al tacto.
Otro tipo de edema sería el linfedema causado por una obstrucción linfática. Puede ser primario de causa congénita o secundario debido a un traumatismo, a una infección o a un tumor. Puede ser que el propio tumor esté produciendo esa obstrucción o que haya habido una cirugía con una recesión de los ganglios linfáticos. Es muy frecuente en los brazos después de un cáncer de mama. Generalmente es unilateral.
El lipedema es un tipo especial de edema porque hay una distribución anormal de la grasa que se dispone alrededor de los vasos linfáticos y esto provoca una obstrucción. En realidad la celulitis es un tipo de lipedema, en mucha menor medida, y que aparece en zonas muy concretas (cartucheras, cara interna de las rodillas, etc.). En el caso del hipedema la alteración va desde el muslo hasta el tobillo o desde la rodilla hasta el tobillo, y suele ser bilateral, pero siempre se respeta el pie. Ahí radica la diferencia.
¿Motivos para acudir al médico? Cuando tengamos un edema que persiste en el tiempo y que no obedezca a una causa hormonal como pueda ser el embarazo, la menstruación o debido al efecto propio de la gravedad - cuando llevamos todo el día de pie con un zapato estrecho, es normal que tengamos un edema -, o también cuando hace mucho calor.
Otra de las alarmas sería si se aumenta repentinamente de peso pero de una forma muy importante. Cambios bruscos de peso, por ejemplo dos o tres kilos en un mes, siempre y cuando no nos hayamos pasado comiendo en Navidad (Risas). También si al ejercer presión sobre la piel hinchada nos queda la huella marcada durante bastante tiempo. A eso se le llama fobia.
Siempre que aparezcan una de estas tres alarmas nos está indicando que hay un problema de base que puede ser debido a una hipertensión o a una insuficiencia cardíaca, etc.
¿Qué puede hacer el médico en estos casos? Lo primero es hacer un historial clínico. Nos preguntarán si tenemos antecedentes personales, si alguna persona de nuestra familia ha tenido alguna enfermedad que derivase en edema; también nos preguntarán cómo ha comenzado ese edema, y si ha tenido un comienzo brusco (trombosis), si es más lento puede ser una insuficiencia venosa. También si tenemos otros síntomas sistémicos y si estamos tomando medicamentos, porque hay muchos fármacos que provocan edemas como, por ejemplo, el ibuprofeno o muchos otros antinflamatorios y antidepresivos o quimioterápicos.
También nos hemos de fijar en qué síntomas tiene ese edema: cómo es la coloración de la piel, en qué estado está, si se nos descama, dónde está localizado el edema. Con todo esto se puede tener una sospecha diagnóstica que confirmaremos mediante las pruebas complementarias como una analítica de sangre y de orina, un ecodoppler, radiografía de torax, una flebología, etc.
¿Cuál es el tratamiento de los edemas? Hay algunas medidas sencillas que nos pueden ayudar a paliarlos o a prevenirlos. Lo mejor es hacer ejercicio para fortalecer la musculatura para favorecer el retorno venoso. No estar demasiado tiempo sentados sin mover las piernas. Descansar y elevar las piernas siempre que podamos. No usar ropa ajustada ni zapatos de tacón alto. Realizar una dieta baja en sal y utilizar venotónicos Uno sería el castaño de Indias y otro sería el rusco.
El castaño de indias que realmente hace su función sobre la permeabilidad vascular; y luego también hay multitud de remedios drenantes. Cada tratamiento varía en función del edema a tratar. Por ejemplo, si esta causado por una insuficiencia venosa crónica lo que debemos es elevar las piernas y utilizar medias de compresión, hidratación diaria de la piel y usar un buen venotónico como el castaño de indias.

Después de semejante máster class no se qué más puedo añadir. Si alguna de vosotras tiene alguna pregunta que le gustaría hacer a la Dra. Raquel Moreno, con mucho gusto se la remitiremos.

Desde Trendencias Belleza felicitamos a los de Somatoline por organizar presentaciones tan interesantes como didácticas. Probaré el tratamiento drenante de piernas y ya os contaré el resultado dentro de dos semanas.

Más información | Somatoline Más información | Grupo Pedro Jaén En Trendencias Belleza | Entrevista al doctor Luis María Ríos Buceta, dermatólogo y quien mejor sabe poner “Hilos” de todo Madrid

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios