Publicidad

Operación bikini: cinco opciones de desayunos saludables

Operación bikini: cinco opciones de desayunos saludables
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Todas nos estamos preparando ya para lucir el bikini este verano: si no has empezado ya, deberías, que luego vienen las prisas, y con prisas las cosas no se hacen bien. Uno de los puntos más importantes para llegar a tope a la playa y a la piscina es la alimentación: una dieta equilibrada junto con ejercicio físico y descanso nos dará los resultados que esperamos.

Quizás una de las comidas más conflictivas es el desayuno: ¿es importante? ¿es obligatorio desayunar? ¿voy a perder peso si no desayuno? Respondemos a vuestras preguntas y, además, os dejamos cinco propuestas de desayunos sabrosos y saludables para que comencéis el día a la grande.

¿Es obligatorio desayunar?

Desayuno

Hay muchas personas a las que les cuesta un mundo comer algo nada más levantarse, y yo me incluyo entre ellas. Sobre todo la gente que se despierta muy temprano es incapaz de hacer un desayuno completo. ¿Pasa algo si no desayuno según me levanto de la cama? No pasa absolutamente nada. Con esto no quiero decir que estemos en ayunas hasta la hora de comer, pero sí que no nos va a pasar nada por no desayunar hasta pasadas unas horas: desde luego, no es la mejor opción, pero si no te sienta bien es preferible esperar un poco.

Si lo único que eres capaz de tomarte al despertar es un café, tómatelo y punto. Pero a media mañana deberías comer algo más sustancioso y que incluya todos los grupos de macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas. Llegar con el estómago vacío a la hora de la comida sólo hará que arrases con todo lo que haya por medio.

¿Se pierde peso si no se desayuna?

El hecho de no desayunar no va a hacer que pierdas peso por arte de magia. Y desde luego que si no desayunas pero a media mañana o a la hora de comer te pones hasta arriba de todo lo que encuentres, por mucho que no desayunes nada más levantarte, no vas a perder peso.

Calcula las calorías que necesitas en total en el día (os enseñamos cómo hacerlo en este post) y divídelas en el número de tomas que tú consideres necesarias para ti. Más tomas no tiene que significar más calorías (ni menos comidas menos calorías ingeridas), sino que estás dividiendo las que debes ingerir en porciones más pequeñas, simplemente.

Según algunos estudios, las personas que desayunan tienen una mayor facilidad para controlar su peso y su IMC (índice de masa corporal), sobre todo a largo plazo. Desayunar nos ayuda a no llegar hambrientos a la comida o la media mañana y a controlar nuestra ansiedad.

Los beneficios del desayuno

Desayuno

Desayunar tiene sus beneficios, claro. Para empezar, te ayuda a comenzar la mañana con energía: los depósitos llenos te ayudarán a rendir más, tanto física como intelectualmente. La ingesta de nutrientes al despertarnos colabora a que todos los procesos internos que tienen lugar en nuestro organismo se desarrollen de una forma normal.

Por otro lado, desayunar de forma tranquila y dedicándole el tiempo que merece hará que empecemos la mañana desde otra perspectiva bastante más optimista, ya que influye en nuestro estado anímico. Lo ideal, además, es convertirlo en un "acto social" con la familia si tenemos oportunidad: compartir este tiempo con los niños o con nuestra pareja puede hacer que sea un momento especial y no una obligación.

¿Qué debe contener mi desayuno? Cinco desayunos diferentes

Como todas las comidas del día, en el desayuno deberían estar presentes los tres grandes grupos de macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas. Os recordamos que ninguno de estos grupos debería faltar en nuestra alimentación para mantener nuestro organismo en perfecto estado. Podemos combinarlos como más nos guste, pero nosotras os dejamos cinco opciones que podéis seguir o con las que podéis guiaros:

  • Tostada integral con aceite de oliva y tomate natural, café con leche desnatada y una pieza de fruta
  • Tortilla de claras, leche desnatada con avena o cereales integrales y un café solo
  • Yogur con müesli casero (avena o cereales integrales, frutas del bosque y frutos secos), unas lonchas de pechuga de pavo y un café
  • Pan Wasa con un chorrito de aceite de oliva y unas lonchas de jamón serrano, una pieza de fruta y un café con leche
  • Tostada de pan integral con queso fresco y salmón ahumado aderezado con albahaca, macedonia de frutas y un té
  • Como veis, ni rastro de bollería industrial o exceso de azúcar: no hay cereales industriales, cacao soluble, mermeladas, zumos comerciales... Todo lo más natural posible.

    ¡Que no os dé pereza daros un homenaje con un buen desayuno!

    Imágenes | Thinkstock 1, 2, 3 En Trendencias Belleza | Cómo montar tu propia dieta de definición: ¿cuántas calorías necesitas?

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir