Publicidad

Grasa contra músculo, ¿hacemos caso a la báscula?

Grasa contra músculo, ¿hacemos caso a la báscula?
Sin comentarios

Publicidad

¿Hasta qué punto es importante lo que pesa una persona? ¿Se puede utilizar ese número como un indicativo de su buena o mala salud o de su porcentaje de grasa corporal? La respuesta es un enorme NO: os explico por qué la báscula no suele ser muy fiable en cuanto al estado de forma de una persona.

Conozco muchas chicas que se vuelven locas pesándose todos los días, y viendo cómo los numeritos mágicos no bajan por mucho deporte y dieta que hagan. El caso de los chicos suele ser al revés: les cuesta horrores subir de peso, que es lo que la mayoría buscan. ¿Queréis un consejo? Tirad la báscula y miraos al espejo.

Personalmente, no tengo báscula en mi casa. No estoy segura de cuánto peso, pero sí estoy 100% segura de lo que veo cuando me miro al espejo.

El problema de la báscula tradicional es que no distingue entre cantidad de músculo y cantidad de grasa. Apuntad esto en mayúsculas porque es importante: el músculo pesa más que la grasa. Es decir, que un kilo de músculo ocupa mucho menos espacio que un kilogramo de grasa.

Sí existen otros sistemas capaces de medir nuestro porcentaje de grasa corporal, con distintos niveles de fiabilidad, como las básculas de bioimpedancia o el cáliper, pero generalmente no disponemos de estos sistemas en casa.

Además, cuando comenzamos a hacer ejercicio lo que ocurre es que nuestra masa grasa disminuye, a la vez que aumenta nuestro tono muscular. Esto puede reflejarse en un aumento de peso en la báscula, pero si os miráis en el espejo os veréis más delgadas.

Por esta razón la báscula no es el método ideal para medir nuestros progresos con la dieta o el gimnasio. Mucha mejor opción es la de mirarnos en el espejo o probarnos unos pantalones: os puedo asegurar que veréis la diferencia.

Por otro lado, hay otros factores que pueden afectar en cuanto al aumento de peso: factores hormonales, retención de líquidos, masa ósea...

La báscula viene bien para llevar un control mensual, por ejemplo, pero tened en cuenta todas las variantes antes de llegar a conclusiones que pueden ser erróneas.

Imagen | Vannesa Jackman En Trendencias Belleza | Cuándo pesarse para no obsesionarse

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir