Compartir
Publicidad

Aprende a regular bien tu bici de spinning para evitar dolores y lesiones

Aprende a regular bien tu bici de spinning para evitar dolores y lesiones
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces he oído en el gimnasio el famoso estribillo de "después de hacer una sesión de spinning me duele la espalda", y seguramente se deba a que la bicicleta no está bien regulada. Vamos a ver cuáles son las medidas correctas para colocar la bici y así evitar dolores y lesiones.

El hecho de tener la bici bien regulada es más importante de lo que puede parecer en un principio: pensad que vamos a pasar 45 minutos pedaleando en esa posición, haciendo un movimiento muy repetitivo (aunque a distinta velocidad y con cargas diferentes), y una bici mal regulada puede hacer más mal que bien.

Cómo colocar el sillín

Lo primero que debemos hacer es colocarnos de pie al lado del sillín de la bicicleta. Como norma general, la altura del sillín debería ser la misma que la de nuestra cadera: es decir, que el sillín debe coincidir con la parte superior de los huesos de la cadera.

Una vez hemos colocado el sillín a la altura correcta, nos subimos en la bici para comprobarlo: cuando estamos sentadas sobre el sillín, y con uno de los pies en el punto más bajo del recorrido del pedal, nuestra rodilla debe quedar ligeramente flexionada, nunca estirada totalmente.

Para centrarlo a la distancia correcta hay que tener en cuenta que cuando nos encontramos subidas en la bici y con los pies paralelos entre sí, nuestras rodillas deben coincidir aproximadamente con el eje del pedal.

La altura del manillar

Aquí es donde suele haber más fallos de colocación en una clase de spinning. La altura del manillar debe ser más o menos la misma que la del sillín.

El fallo típico es colocar el manillar a mucha más altura que el sillín. ¿Por qué los alumnos hacen esto, sobre todo los principiantes? Cuanto más alto se encuentra el manillar, menos trabajo abdominal y lumbar realizamos durante la sesión, y más fácil nos resultará la misma.

El problema es que cuando llevamos el manillar muy alto tendemos a encoger los hombros, llevándolos hacia las orejas, y escondemos el cuello entre ellos: esto se traducirá en dolor de cervicales al terminar la sesión.

Si tenemos problemas de espalda sí es recomendable colocar el manillar un poco más alto que el sillín; pero lo mejor es que consultéis siempre al instructor.

La distancia entre el manillar y el sillín

La distancia entre sillín y manillar debe ser, aproximadamente, la misma que la de nuestro antebrazo. Si colocamos nuestro codo justo delante del sillín, la punta de nuestros dedos debería llegar a tocar el manillar.

Esta distancia nos permite llevar la espalda estirada (respetando siempre la curvatura natural de la columna) cuando vamos atrás y en posición de velocidad.

Si colocamos el manillar más cerca, encorvaremos la espalda, con el consiguiente dolor de espalda baja; y si lo colocamos más lejos no llegaremos a los agarres.

Estas son las indicaciones básicas para reglar la bicicleta de spinning. Recordad que cuanto mejor sea vuestra posición sobre la bici, más trabajaréis y maximizaréis vuestro esfuerzo, y evitaréis lesiones y dolores innecesarios.

Y vosotras, ¿os colocáis correctamente sobre la bici de spinning?

Imagen | Vanessa Jackman En Trendencias Belleza | La elíptica, una buena aliada para quemar grasas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio