Compartir
Publicidad

Christian Dior Alta Costura Primavera-Verano 2010

Christian Dior Alta Costura Primavera-Verano 2010
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La supervivencia de la Semana de la Alta Costura de París es una necesidad para que no muera la moda de verdad, que es en realidad la de mentira. La moda que no se vende ni se compra, sino que se exhibe. Y punto. La moda que se presta para grandes ocasiones como los Oscar y la moda que es únicamente accesible para esos especímenes en vías de extinción como son las señoras esposas de jeques árabes o magnates del petróleo en Texas. Qué alegría para los sentidos admirar esa estética magnífica, eterna e imposible como lo que imagina y plasma John Galliano para Dior.

Me cabrea de todos modos, y bastante profundamente, el haber descubierto en el front row del desfile a ese personajillo; por pequeña, ella, que no por despectiva, yo; que se ha adueñado del estatus de blogger de moda a pesar de no haber cumplido todavía los 14 años. Y no por envidia, que oye, también. Sino por confundir churras con merinas y hacer de una pre-adolescente astuta por encima de la media, la portavoz de un fenómeno al que pertenece sin querer. Pero ni (todo) el mérito, ni la culpa de que sea ella la única cara visible de los blogs que no son (casi) exclusivamente de street style, es suya.

Como ya os adelantaba en facebook, Galliano se pone muy escuestre y sus modelos son amazonas de lo más glamurosas.

Nada que ver como las glam-amazonas que puso de moda en su día Balenciaga.

Me encantan estas señoritas que parecen un cruce entre mujeres de mala vida en la corte de Versailles y bailarinas del Folies Bergère.

¡Qué estupenda está Chanel Iman en cualquier papel!

Y las asiduas a Ascott deben estar que tiemblan por hacerse con una de estas pamelas-tocado.

Por cierto, ¿ha sido Daphne Guiness icono inspirador para John?

Los saltos en el tiempo de Galliano son ya una constante en su colecciones. Y pase por las épocas que pase, siempre desemboca en aquellos maravillosos cuarenta.

Su combinación de colores me tiene loca. Casi tanto como sus zapatos de tacones esculpidos.

¡Lo suyo sí son peep toes elegantes!

Aunque a mi los que me gustan son sus botines victorianos.

Y ahora llega el plato fuerte: esos vestidos de ensueño que están siempre los primeros en nuestras quinielas cuando se acerca todo gran acontecimiento.

Éste lo veo yo muy Pé, ¿sí o no?

Y esta maravilla color cereza es perfectamente Cotillard.

¿Os suena este diseño?

Aparte de recordaros seguramente a un gown clonado por Zuhair Murad que se puso Miley Cyrus en los Oscar, es la reversión de este mítico modelo de nombre "Junon", creado por el maestro en 1949.

Fotos | tfs vía Catwalking

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos