Publicidad

Nueve pueblos bonitos para disfrutar de la belleza y el romanticismo del otoño

Nueve pueblos bonitos para disfrutar de la belleza y el romanticismo del otoño
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Otoño tiene su romanticismo y belleza que lo hacen único. Parece que las vacaciones de verano quedan ya muy lejos y nos hace falta recargar pilas de nuevo con una escapada a alguno de los pueblos más bonitos de España. Respirar el aire puro, pasear por sus calles empedradas, o practicar algo de senderismo es la excusa perfecta para conocer alguno de estos lugares.

Aínsa, en Huesca

Aínsa es una impresionante villa medieval que se encuentra en Huesca. Su casco antiguo se encuentra en una colina sobre la confluencia de los ríos Cinca y Ara, desde dónde se domina todo el entorno. 

Visita su castillo, recorre el monasterio de San Victorián y disfruta del ambiente de su Plaza Mayor.

Ainsa

Las calles su casco histórico, que declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1965, son sencillas a la vez que bellas. La escapada rural perfecta para el otoño para conocer lo mejor de los Pirineos.

Segura de la Sierra, en Jaén

La histórica localidad jienense de Segura de la Sierra resulta un punto de partida idóneo para conocer el impresionante Parque Natural Sierras de Cazorla.

Segura De La Sierra

Allí disfrutarás de un paisaje de escarpado relieve, con valles, frondosos bosques y picos de más de 2.000 metros de altitud. Como todos los pueblos históricos, también tiene su propio castillo. 

Tampoco puedes perderte la visita a su Pino Galapán, que cuenta con 550 años de antigüedad, y con su altura de 40 metros y su perímetro de 16,5 metros te dejará con la boca abierta.

Vilafamés, en Castellón

¿Te interesa el arte rupestre? Pues tu destino para este otoño puede ser Vilafamés, en Castellón, ya que esta localidad acoge el Yacimiento del Abric del Castell (Abrigo del Castillo), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en el que podemos ver pinturas rupestres.  

Villafames

Otro de los grandes atractivos de este pueblo son su gastronomía y la belleza de sus calles en cuesta. Puedes ir paseando hasta la Cueva de Bolimini, o aprovechar las cualidades mágicas de La Roca Grossa de Vilafamés, un gran pedrusco de 2.163 toneladas de peso.

Vilafames

Cuenta la leyenda, que tras tocar esta gigante roca se pueden solicitar tres deseos, de entre los cuales la gigantesca piedra solo concederá uno. Así que eligelos bien y ¡mucha suerte!

Caleruega, en Burgos

Burgos cuenta con muchos pueblos preciosos, que parecen parados en el tiempo, pero quizás aún no conozcas Caleruega, uno de los pueblos más bonitos de la provincia.

Caleruega

Situado en plena Ribera del Duero, un bien vino local no puede faltar para amenizar la escapada de otoño. Además, ofrece una gran riqueza natural y arquitectónica para disfrutar.

Entre las joyas que se esconden en sus callejuelas con encanto encontrarás la Plaza y el Monasterio de Santo Domingo, el Convento de los Padres Dominicos o el Torreón de los Guzmán. Si te gustan las rutas de senderismo, desde Caleruega puedes llegar hasta un observatorio de buitres, así como realizar varios recorridos arqueológicos de gran interés.

Viniegra de Abajo, en La Rioja

Tanto Viniegra de Abajo como Viniegra de Arriba merecen una visita. Estos pueblos pertenecen a las 7 Villas, situados en la subcomarca del Alto Najerilla de La Rioja. Por este pueblo pasa el Río Urbión, que nace en una laguna natural en la Sierra de Urbión.

Viniegra De Abajo

Este pueblo fue fundado por los romanos con el nombre de Lutia, además esconde un pasado visigótico, y la señal de su rico legado de los indianos, con sus casas palaciegas construidas en piedra de sillería, y sus caserones de piedra rojiza. Un bonito recorrido si te gusta el trekking es que va desde Valvanera a Viniegra de Abajo.

Ochagavia, en Navarra

Recorrer sus calles es sentirte transportado a otra época y llenarte de calma y paz. Apenas hay ruidos, aparte del sonido del río. Ochagavia es un pueblo de postal, un lugar de entrada a los Pirineos navarros.

Ochagavia

Esta época del año es un buen momento para visitarlo puesto que cerca tenemos la Selva de Irati, un lugar donde los hayedos adoptan mil tonalidades otoñales diferentes. Pasear por este bosque es mágico durante estos meses.

Te enamorarás de sus acogedores bares,  de sus calles empedradas, sus casas de tejados empinados y de su río con un viejo puente medieval. 

Sepúlveda, en Segovia

Nos encanta llegar a un pueblo, respirar el aire ¡y oler a limpio! Así conseguimos relajarnos, desestresarnos, y además, conseguimos dormir a pierna suelta por las noches. Estos son algunos de los alicientes de visitar pueblos como Sepúlveda. Pero hay más.

Selpulveda

En Sepúlveda puedes encontrar historia, arte, gastronomía, naturaleza, cultura inmaterial y cultura viva. sus rincones y miradores sirvieron de inspiración para artistas como Ignacio de Zuloaga o Lope Tablada y a nosotros también nos puede inspirar.

Hay muchos lugares a visitar, como la Iglesia del Salvador, la Plaza Mayor, la  puerta del Azogue, y si te gusta la naturaleza, te quedarás extasiado con las Hoces del Duratón.

Zuheros, en Córdoba

Zuheros es uno de esos pueblos que han sabido mantener el encanto de otra época a través del tiempo. Sus calles son estrechas y sinuosas, sus casas encaladas, con multitud de plazas y rincones llenos de sabor tradicional. 

Zuheros

Su paisaje junto a la sierra y bajo el Castillo de Zuheros crea una estampa única. También puedes ver la Cueva de los Murciélagos, un yacimiento arqueológico de gran importancia y belleza, el Museo de Costumbres y Artes Populares, la Iglesia de los Remedios. Por último, puedes ponerte calzado cómodo y recorrer los senderos del Río Bailón o caminar a través de la
 Vía Verde de la Subbética. 

Frigiliana, en Málaga

Una Pequena Onu Malaguena Frigiliana 4787 940x627

Si pasas por allí no dejes de probar su gastronomía: el choto frito en salsa de almendras, los variados potajes de verduras frescas,  el potaje de bacalao en Semana Santa o las migas. 

Una vez con el estómago lleno visita Barribarto, su casco antiguo de estrechas callejuelas que aún conserva la atmósfera moruna que reinaba hasta el siglo XVI, su Museo Arqueológico, subir a El Fuerte, un cerro a 963 metros de laturas desde el que contemplar las mejores vistas del pueblos, y  visitar el Parque Natural de las Sierras de Almijara, Tejeda y Alhama.

Información | Los pueblos más bonitos de España

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir