Compartir
Publicidad
37 razones para pasar un verano en Galicia, al menos una vez en la vida
Viajes

37 razones para pasar un verano en Galicia, al menos una vez en la vida

Publicidad
Publicidad

Cuando pensamos en verano, lo primero que nos viene a la cabeza a la mayoría es la palabra «vacaciones». Y todas las decisiones que hay que tomar sobre ellas: escapada de unos días o veraneo tradicional; playa o montaña; norte o sur... Y seguro que en medio de esas conversaciones familiares o con amigos, alguien dirá «¿Y si nos vamos a Galicia?». Cuidado con decir que no, porque podrías estar renunciando al verano de tu vida. Por algo la llamarán Galifornia, ¿no? Todas estas son nuestras razones para elegirla:

1. Porque, como con los pimientos de Padrón, te levantas cada mañana preguntándote si podrás ir a la playa... o no

Playa

2. Así que lo playero pasa a segundo plano y puedes dedicar mucho tiempo a recorrer maravillas como la Catedral de Santiago

Catedral Santiago

La Catedral de Santiago abre cada día entre las 7.00 y las 20.30 y la visita es gratuita. Se puede consultar más información en su web.

3. La muralla de Lugo

Muralla Lugo

La muralla de Lugo se construyó en el siglo III y rodea el casco antiguo de la ciudad. Es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde el año 2000.

4. O la torre de Hércules

Torre Hercules

La Torre de Hércules se encuentra en A Coruña y es el único faro romano en funcionamiento del mundo. Su altura es de 57 metros y se puede ascender pagando una entrada de 3 euros (más información en su web).

5. Y si quieres huir de las ciudades, puedes descubrir rincones únicos (y poco masificados) como el Fuciño do Porco

Fucino

El Fuciño do Porco (hocico del cerdo) se encuentra en el municipio de O Vicedo, en la Mariña de Lugo, y se puede acceder a él a través de una ruta de 1,3 kilómetros en la que sorprenden la maravilla de los acantilados, las vistas sobre el mar y las empinadas escaleras para recorrerlo.

6. Los cañones del Sil

Canones Sil

El río Sil marca la frontera entre las provincias de Ourense y Lugo. Es un espectáculo de naturaleza, viñedos y monasterios que merece la pena visitar (y no olvidar recorrer el cañón en catamarán).

7. O la cascada de Ézaro

Ezaro

El río Xallas desemboca en el mar en forma de cascada junto al pueblo de Ézaro (en Dumbría, A Coruña), aunque solo es posible verla en funcionamiento cuando se abren las compuertas del embalse. Los sábados de los meses de junio a septiembre, se puede contemplar un espectáculo nocturno (de 23.00 a 0.00) con la cascada iluminada.

8. Pero no todo va a ser disfrutar por la vista. El gusto (y el olfato) también lo gozan en el verano gallego

Pulpo Feira

9. Y podrás encontrar una fiesta gastronómica cada día del verano. Como la del percebe de Corme

Percebe Corme

Desde 1992, en el mes de julio, se celebra en Corme (Ponteceso, A Coruña) la festa do percebe. Probablemente no haya ningún lugar en el mundo mejor para probar este preciado manjar (con permiso de Cedeira y Rinlo).

10. La del bonito de Burela

Bonito

Treinta y cuatro años lleva ya Burela, uno de los principales puertos pesqueros del Cantábrico, celebrando la fiesta de exaltación del bonito, que puede degustarse en diferentes preparaciones. Suele tener lugar el primer fin de semana de agosto.

11. O la de la langosta en A Guarda

Langosta

Este año se ha celebrado la 28ª edición de la fiesta de la langosta en A Guarda (Pontevedra), uno de los pocos momentos en que este crustáceo puede degustarse a precios populares. Se celebra el primer fin de semana de julio.

12. Y si eres más de líquido que de sólido, no te decepcionará la del Albariño en Cambados

Desde 1953 se celebra en la localidad pontevedresa de Cambados la festa do Albariño, una de las citas ineludibles del verano festivo gallego, con un programa lleno de eventos, conciertos... y vino. Un must gallego para el primer fin de semana de agosto.

13. O la del agua en Vilagarcía de Arousa

Si quieres pasarte un fin de semana a remojo, nada mejor que la festa da Auga de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), que se celebra cada año el 16 de agosto. Comenzó de forma espontánea en 1984, como forma de refrescar a los romeros que sacaban en procesión a San Roque y se ha convertido en sinónimo de diversión para todas las edades.

14. Por tener... tendrás hasta la oportunidad de ver un desembarco vikingo

En la localidad de Catoira (Pontevedra) se encuentran las torres del Oeste, edificaciones del siglo XII que se construyeron para proteger la ría de las invasiones vikingas. De poco sirven hoy en día, pues cada primer domingo de agosto, desde 1961, el pueblo se vuelve vikingo y las toma al asalto.

15. Y tantas ferias medievales que empezarás a dudar si no has viajado en el tiempo

En Betanzos, en A Coruña, en Mondoñedo, en Pontedeume, en Maceda... y, por supuesto, a Festa da Istoria de Ribadavia (Ourense), que se celebra el último fin de semana de agosto. Ideales para buscar nuestro mejor traje, sumergirnos en la historia medieval y hacernos con unas cuantas compras de artesanía.

16. Y, por supuesto, no faltarán verbenas donde darlo todo

Verbena

17. Ni un maratón de orquestas que hacen palidecer a cualquier festival

Orquestas

La obsesión por las orquestas en Galicia llega a tal punto que hay webs como Verbena Gallega que hacen un seguimiento de las actuaciones, o apps como Orquestas de Galicia, que informan de los movimientos de cantantes entre orquestas como si de los fichajes del fútbol se tratara.

18. ¡Ah! ¿Prefieres los festivales? Pues los tienes para todos los gustos, como el Resurrection Fest

Resurrection Fest

El Resurrection Fest es uno de los festivales de metal más importantes del mundo. Se celebra a principios de julio en la localidad lucense de Viveiro.

19. El del Mundo Celta, en Ortigueira

Festival Ortigueira

El festival de Ortigueira tiene una tradición de cuatro décadas llevando a esta localidad del norte de A Coruña lo mejor de la música folk. Se celebra siempre en el mes de julio.

20. O el PortAmérica, en Caldas de Reis

Portamerica

El festival PortAmérica es el festival indie por excelencia de Galicia. Con actuaciones de las bandas más destacadas del panorama, se celebra en Caldas de Reis a principios de julio (y si estás preparando el próximo verano, ya están a la venta los abonos para la edición de 2019).

21. Y si quieres recuperar la calma después de tanta fiesta, puedes perderte en una isla paradisíaca, como la de Ons

Ons

Ons es la única isla habitada permanentemente de Galicia, con una población de unas setenta personas. Se encuentra en la ría de Pontevedra y forma parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas. Se puede visitar en cualquiera de los barcos que salen de Sanxenxo en horarios regulares en la temporada de verano.

22. O Sálvora

Salvora

Perteneciente al mismo Parque Nacional, la isla de Sálvora estuvo habitada hasta 1972, cuando quedó abandonada (a excepción del farero, que continúa en la isla). Se puede visitar en rutas guiadas que salen desde O Grove y muestran la antigua aldea, el faro y las (desiertas) playas.

23. Lo reconocemos: el sol no sale todos los días del verano, pero ¿y cuando lo hace?

Sale El Sol

24. Te podrás acostumbrar a decir «¡Dios, qué calor!» en cuanto el termómetro suba de 22 grados.

Calor

25. E irte a disfrutar de la canícula a la mejor playa del mundo

Rodas

La playa de Rodas, en las paradisíacas islas Cíes, fue nombrada en el año 2007 por el diario The Guardian como la mejor playa del mundo. Su arena blanca y sus (heladas) aguas de color turquesa nos hacen darle la razón a esa clasificación. Se puede llegar a las Cíes en diferentes barcos que parten de Vigo (Pontevedra).

26. O a la que probablemente sea la más bonita

Catedrais

La playa de Augasantas (conocida popularmente como «las catedrales») se encuentra en el municipio de Ribadeo (Lugo), y se caracteriza por las formaciones rocosas horadadas por el mar. Se puede visitar de forma gratuita, pero hay que pedir turno en la web de la Xunta.

27. Aunque en cualquiera de ellas te sientas exactamente así al meterte en el agua

Aguafria 1

28. Podrás asomarte a acantilados que quitan la respiración

Acantilados

29. Y sentarte a disfrutarlos en el banco más bonito del mundo

Banco Loiba

Los acantilados de Loiba (Ortigueira, A Coruña) están entre los más espectaculares de Galicia. Allí se encuentra un banco para contemplarlos, conocido desde hace algunos años como «el mejor banco del mundo». Las vistas desde él son increíbles (y la cola para llevarse la mejor foto para Instagram... también).

30. Cuando lleves unos días en Galicia, te acostumbrarás a que la app del tiempo sea la primera que consultes cada mañana

31. Y a que cualquier gallego la contradiga, diciéndote que «va a abrir», aunque haya amanecido como si fuera el mismísimo Mordor

Bruma Galicia

32. Además, ya te habrás acostumbrado también al innegable placer de dormir con manta en pleno agosto

Manta

33. Salvo que veranees en Ourense, en cuyo caso no habrá aire acondicionado suficiente para que sobrevivas

Ourense Calor

34. Y, cuando el verano acabe, volverás a casa con las pilas cargadas

Pilas Cargadas

35. Con cuatro kilos de más

Engordar

36. Con souvenirs para los que dejaste en casa

37. Y (probablemente) con la sensación de que has pasado el mejor verano de tu vida y que estás deseando repetir

Mejor Verano

Imágenes | José Antonio Gil Martínez, Manuel Bóo, José Luis Cernadas Iglesias, Gabriel González, Jesús Gorriti, Juan Ledo, Gáguel, Resurrection Fest, Charroworld, PortAmérica, Amaianos, Giphy

En Trendencias | Portugal ha sido elegido mejor país del mundo para irse a vivir: estas son las 47 razones por las que nosotros nos mudaríamos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio