Compartir
Publicidad

Plumas, ¿te atreves a volar?

Plumas, ¿te atreves a volar?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al parecer un elemento que creíamos olvidado o más bien relegado a las boas de los 30's y 60's ha regresado y tal vez para quedarse. Sobretodo, porque una tendencia comienza a cobrar fuerza cuando las famosas la usan y marcan el camino que normalmente las mortales seguimos en cuanto a los dictados de la moda. Pero, a mi parecer, espero que sea sólo un lapso momentáneo y que las plumas vuelvan a donde pertenecen, a cubrir a las aves.

Los eventos se han visto invadidos por una parvada, perdón, por una multiplicidad de diseños que tienen como accesorio o como punto focal las plumas. Desde Erin Watson luciendo un Yves Saint Laurent con plumas negras en el escote a Paz Vega en su Hanibal Laguna con el ruedo lleno de plumas negras para la fiesta de Dom Perignon, el detalle se convierte en un punto focal con elegancia y discreción.

Sin embargo, no puedo decir lo mismo de los diseños vestidos por Daphne Guiness a pesar de que sea un Valentino de la colección Haute Couture o Megan Fox en un Colette Dinnigan. El de Daphne es excesivo, pues se cae en la moda bailarina francesa del Moulin Rouge que sólo le queda bien a Nicole Kidman en las películas y que con el encaje parece un tanto excesivo. Y el de Megan es un estilo años 30's que no supo completar con los accesorios.

Plumas

Sin embargo, las plumas pueden ser muchas cuando la discreción del resto del modelito equilibra la combinación. Sino que se lo digan al mítico diseño que uso Björk para los Oscar's y que está entre una de las cosas más horribles que recuerdo. Así que el estilo que manejó Yasmin Mills cuando hizo su entrada en la Serpentine Gallery de Londres en este modelo de Burberry Prosum realmente me dice que las plumas son un elemento que si se usa con cuidado puede dar en el blanco. Yasmin unió la falda de etéreas plumas blancas con suave caída a una sencilla blusa de cuello de barco y un discreto cinturón a juego.

Plumas

Así que ya lo ven, la clave está en el detalle y no en parecer la Gallina Caponata mientras se pasea por la calle.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos