Compartir
Publicidad
Ligar en los tiempos del feminismo: cinco hombres nos hablan de cómo lo viven hoy
Sexo y Relaciones

Ligar en los tiempos del feminismo: cinco hombres nos hablan de cómo lo viven hoy

Publicidad
Publicidad

Leemos en medios y en redes que la masculinidad está en crisis. Que las mujeres hemos evolucionado muchísimo en nuestros roles en los últimos años, mientras los hombres no logran encontrar su espacio en una nueva masculinidad que, sin embargo, no sea machista. Y quizá la forma de relacionarse en un terreno sentimental o sexual sea donde más se nota ese sentimiento de muchos hombres de no entender que el mundo está cambiando. O de entenderlo, pero no saber asimilarlo. O de querer hacerlo todo bien, pero no tener ni idea de cómo.

Hemos hablado con cinco hombres. De edades y entornos diferentes; solteros o divorciados. Y ellos nos han explicado qué dificultades se encuentran hoy para ligar... No las de toda la vida, sino las asociadas al feminismo. Para que tengamos claro lo que se les pasa por la cabeza:

«Me di cuenta de que lo estaba haciendo todo mal el día que asusté a una chica»

Fernando, 37 años, educador social. Ha tenido varias relaciones largas, pero desde hace un par de años es soltero. Y reconoce que algo que le ocurrió hace unos meses hizo que cambiara su percepción sobre las diferentes maneras en que hombres y mujeres ven el acto de ligar. «Tengo la sensación, que quizá sea subjetiva o quizá no, de que en el último año se ha hablado más de feminismo y machismo que en los treinta anteriores. Y supongo que casos como el de la violación de Pamplona o el de Diana Quer, por ejemplo, que antes veíamos como actos de psicópatas y ya, ahora los relacionamos con el machismo».

«El verano pasado estaba tonteando con una chica en un bar. Como siempre lo he hecho, como lo hacemos casi todos, supongo. Una copa, un poco de conversación, 'jijiji', 'jajaja' y, al final, ella me dice que se va. Le dije si se venía a mi casa y me dijo que no. E insistí, mientras caminaba a su lado; le dije que nos podíamos tomar la última juntos. Entonces, ella echo a andar bastante rápido, cogió el móvil y no dejó de mirar hacia atrás por si la estaba siguiendo. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que la había asustado y me sentí como una auténtica mierda».

Parejas1

¿La solución? «Creo que pasa por un cambio social tan profundo que quizá ni siquiera lleguemos a sentirlo en esta generación. Habría que revisar las bases de cómo educamos a nuestros hijos para que las relaciones entre hombres y mujeres se fundamenten en un respeto igualitario».

«Hemos llegado a un punto en que hay que medir tanto las palabras que es imposible ligar»

Antonio, 29 años. Reconoce que le gusta salir y el sexo esporádico, que nunca ha buscado una relación. Y se une a ese comentario que se escucha de vez en cuando en los grupos de chicos, eso de «es que ya ni se va a poder ligar».

«Creo que al feminismo se le ha ido de las manos la corrección política. Es algo que comentamos todos mis amigos con frecuencia, que ya no es posible ligar sin que a algunas mujeres les parezcamos acosadores. Si la invitas a una copa, puede parecer que quieres emborracharla. Si insistes un poco para intentar algo, eres un acosador. Si lo consigues, más te vale asegurarte de que tienes el consentimiento expreso o puedes acabar teniendo un problema. No sé... Todo se ha vuelto demasiado difícil».

Parejas2

¿La solución? «Relajarnos todos un poco. Que no todo se identifique como acoso, machismo o incluso feminismo. Preocuparnos de los problemas reales de las mujeres y no complicar algo que no ha funcionado tan mal hasta ahora».

«Pienso en las cosas que hacíamos hace veinte años y...»

David, 42 años, divorciado. Nos explica que estuvo bastantes años casado y que, cuando volvió al mundo de las citas y de ligar con mujeres, se encontró un panorama completamente diferente al que conocía. Pero no lo critica. «Tengo una hija de 7 años y hacia lo que evoluciona el mundo es lo que quiero para ella».

«Cuando volví a intentar ligar, después de muchos años alejado de la noche, me di cuenta de que todo había cambiado. Ya no tenía veintipico ni las mujeres que me interesaban tampoco. Y pienso que, cuando éramos más jóvenes, buscábamos a las chicas que se habían pasado de copas, porque sabíamos que sería más 'fácil' y... me avergüenzo. O incluso cuando éramos adolescentes y nos dábamos unos besos con una chica, intentábamos tocar teta aunque supiéramos que ella no quería. Era lo normal y hoy en día no me puedo ni plantear que normalicemos comportamientos así».

Parejas3

¿La solución? «Creo que las cosas van por buen camino y que, dentro de diez o quince años, mi hija no se sentirá presionada por nadie para 'ser ligada', sino que hombres y mujeres estarán en igualdad de condiciones, también en el sexo, como ya se está avanzando en todo lo demás».

«No sé cuál es la barrera entre ligar y acosar»

Miguel, 34 años, soltero. Reconoce que se siente un poco perdido con los nuevos retos que presentan las relaciones entre hombres y mujeres. «Creo que los hombres nos enfrentamos en estos momentos a una situación difícil, y es que dependemos totalmente de con qué mujeres intentemos entablar una relación, cómo de comprometida y condicionada esté por el feminismo».

«No sé cuál es la barrera entre ligar y acosar. No he conocido nunca a una mujer que, en cuanto me presento, me diga 'hola, puedes hacer avances, porque estoy dispuesta'. Y en el tanteo, puede parecer ya que estamos acosando. Hace poco me decía mi prima que le encantaría poder salir una noche con sus amigas y que no se les acercara ningún tío 'a molestar'. Y digo yo ¿es que el simple hecho de acercarse ya molesta? Entonces, ¿cómo vamos a conocernos?».

Parejas4

¿La solución? «Que las mujeres hablen más claro de lo que lo hacen, que si no quieren nada digan desde el primer momento que no, que las dejemos en paz. Y que los hombres no se propasen si llega ese momento, claro».

«Quiero igualdad, pero a veces creo que se ha perdido todo el encanto de los comienzos»

Luis, 27 años. Se declara feminista y sí, él también cree que hay una crisis de masculinidad y que muchos hombres están un poco perdidos en sus formas de comportarse en la actualidad. «Al menos los no machistas», añade. «Esos no dudan y tienen muy claro que todo es culpa 'de las feminazis', pero los que queremos una igualdad real, de hechos y de palabras, no sabemos muy bien cómo hacer algunas cosas».

«En cuanto al tema de ligar, yo creo que se ha perdido todo el encanto de los comienzos. De cuando conoces a una chica y te acercas a ella, tonteas, la llamas, e incluso haces alguna cosa que hasta hace poco tiempo se consideraba romántica. Ahora es difícil saber si la chica se va a sentir molesta, así que lo más fácil es evitar esos gestos. Y me avergüenza reconocer que la culpa la tenemos nosotros, los hombres, por cómo hemos sido durante siglos».

Parejas5

¿La solución? «Convencernos todos de que no somos enemigos, no estamos en bandos opuestos. Y que los hombres que no somos machistas les afeemos la conducta a nuestros amigos que sí acosan, que sí molestan por las noches a las mujeres».

En Trendencias | ¿Por qué deberías plantearte tener una cita romántica con tu mejor amigo?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio