Publicidad

Cuando el sexo se convierte en una adicción: lo que opinan los expertos sobre la hipersexualidad

Cuando el sexo se convierte en una adicción: lo que opinan los expertos sobre la hipersexualidad
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Cuánto sexo puede ser demasiado? ¿Cuándo la adicción sexual puede convertirse en un problema? La conducta sexual compulsiva, a veces, recibe el nombre de "hipersexualidad", "trastorno de hipersexualidad" o "adicción sexual". Charlamos con dos expertos en sexología clínica para comprender a qué nos referimos cuando hablamos de hipersexualidad.

"El término 'hipersexualidad' es poco conocido y en nuestra sociedad suele verse como algo positivo. Se relaciona con personas que disfrutan con pasión sobre el sexo porque normalmente suelen ser experiencias sexuales agradables, pero no es así", advierte Marisol Gómez, especializada en psicología clínica y sexología.

Hipersexualidad o conducta sexual compulsiva

"Cuando hablamos de hipersexualidad nos referimos a un impulso incontrolable de fantasías o conductas sexuales que provoca angustia en quien lo sufre y genera un malestar significativo en todos los ámbitos de la vida", añade la experta.

"Se trata como un trastorno aunque esta palabra a los pacientes no les gusta en absoluto. Sin embargo, es primordial hacer entender al enfermo que lo es para poder empezar a poner fin a su adicción", nos explica.

Una persona hipersexual puede no tener sexo con su pareja, pero llevar una rutina sexual frenética en paralelo, asegura Marisol Gómez. En definitiva, existe una disociación entre lo emocional y lo físico.

Kill

Cómo identificar esta conducta

¿Cómo detectar donde está el límite entre el simple apetito sexual y la obsesión? "Cuando estas conductas se convierten en algo imprescindible, compulsivo, y sólo importa saciar el deseo del sexo por encima de todo. En ese momento, el individuo no ve más allá y empieza a destruir sus hábitos de vida, sus relaciones, etc. La otra persona se convierte en un mero objeto", sentencia Joaquín González, especialista en sexualidad y salud mental.

Además, estos impulsos irracionales tampoco permiten disfrutar del sexo en plenitud ya que la liberación, según explica González, es momentánea.

Para diagnosticar esta enfermedad, los expertos coinciden en que es imprescindible que el profesional investigue si la persona tiene algún problema de salud mental, si es alcohólica o se droga, si vive en un ámbito de violencia... Todo con el fin de descartar que sea un efecto secundario de alguna de estas enfermedades.

Y nos recomiendan contestar a estas preguntas:

  • ¿Puedo controlar mis impulsos sexuales?
  • ¿Mi conducta sexual daña mis relaciones o afecta a mi trabajo?
  • ¿Me esfuerzo en controlar constantemente mi conducta sexual?
  • ¿Mis conductas sexuales me provocan ansiedad?

Una conducta que se da más en hombres

¿Es cierto que hay más hombres que mujeres hipersexuales? La respuesta es sí, aseguran los expertos. "En general, cuando la mujer tiene un trauma tiende a dejar el sexo apartado de su vida, mientras que en el hombre ocurre justo al revés", nos cuenta Marisol Gómez.

Cómo pedir ayuda

El tratamiento de la conducta sexual compulsiva generalmente comprende psicoterapia (también llamada "terapia del habla"), medicamentos y grupos de autoayuda.

Buscar ayuda puede ser un paso muy complicado al tratarse de un tema tan personal. Sin embargo, ten en cuenta que lo que hablas con un profesional de la salud sexual es completamente confidencial.

Fotos|GTRES

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios