Compartir
Publicidad

Cinco razones para ver ‘Osmosis’, la nueva serie de Netflix sobre el amor verdadero a lo ‘Black Mirror’ y con el estilo de 'Sense 8'

Cinco razones para ver ‘Osmosis’, la nueva serie de Netflix sobre el amor verdadero a lo ‘Black Mirror’ y con el estilo de 'Sense 8'
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cuántas veces te has preguntado si existe una pareja perfecta para ti? O si el amor es para siempre. Si la persona con la que estás es realmente compatible contigo. Y ahora imagina: si pudieras encontrar a tu alma gemela gracias a la tecnología, ¿aceptarías? Esa es la premisa de Osmosis, la nueva serie francesa de Netflix que tiene el estilo de Sense 8, pero a lo Black Mirror.

Dos hermanos, Esther y Paul, han inventado un algoritmo que permite, mediante la implantación de nanorobots en el cerebro, estudiar la “base de datos” del usuario y encontrar así, gracias al big data con el que comparan los resultados, encontrar a su alma gemela. Un amor estudiado que aseguran, es el amor verdadero. Pero esta aplicación de citas, Osmosis, ¿funciona tan bien como promete?

Osmosis, creada por Audrey Fouché (Memories corner) y protagonizada por Hugo Becker y Agathe Bonitzer tiene un aire a Sense 8, también de Netflix, y vislumbra el futuro como Black Mirror. Tecnología puntera en un París de un futuro no tan lejano que nos hace reflexionar sobre el amor y la moralidad que implican ciertos avances tecnológicos. Nosotros ya hemos sucumbido a lo nuevo de Netflix y estas son las cinco razones que hemos encontrado para verla.

Osmosis Serie Netflix Con El Estilo De Sense 8 Y Black Mirror 4

Las historias de amor

Tienen miedo (mucho), una ilusión desbordante y unas ganas locas de encontrar no solo el amor, sino el amor de su vida. Las relaciones tradicionales no sirven para los que se ofrecen para la prueba beta de Osmosis. El amor al uso, tal y como lo conocemos, e incluso el de otras aplicaciones de citas como la de Perfect Match, que permite encuentros virtuales en la serie, no les sirve. Quieren algo más. Una conexión total. Una relación completa, con todo lo que supone.

12 personas son sometidas a la prueba: un tatuaje que permitirá la conexión con su pareja (a un nivel que va más allá del físico) y la implantación de nanorobots en el cerebro que analiza todo, secretos, gustos, fobias y cualquier dato consciente o inconsciente en el cerebro. Después de analizar todo, muestra a cada uno de los usuarios el rostro de su pareja ideal. Su alma gemela. La serie se centra en cuatro relaciones, la del CEO de Osmosis (la primera pareja completa con la app) y la de tres más.

Osmosis Serie Netflix Con El Estilo De Sense 8 Y Black Mirror 3
Osmosis Serie Netflix Con El Estilo De Sense 8 Y Black Mirror 5

Pero ¿cómo reaccionas si sabes, antes aún de conocerle, que estás frente a tu alma gemela? ¿Stalkearías? ¿Habrá química cuando os conozcáis? Y si tenías pareja antes, ¿será la misma? ¿Puede ser alguien que ya has conocido?

Todas estas preguntas se responden, de una u otra forma, en la serie que pone de manifiesto el amor romántico tal y como le conocemos, con sus luces y sus sombras, con un amor que se antoja perfecto pero que resulta no serlo tanto.

El amor como sentido único de la vida

Cuando el sentido de la vida se reduce al amor romántico las cosas no terminan bien. Es el caso de una de las parejas resultantes de Osmosis. ¿Qué pasa si todo tu mundo es tu pareja y tu conexión con ella (que en el caso de la app se magnifica como si de un Gran Hermano se tratase)? La serie aborda este hecho, esta dependencia absoluta del amor. Casi como si fuera una adicción.

Osmosis Serie Netflix Con El Estilo De Sense 8 Y Black Mirror

Pinceladas de Black Mirror

La inteligencia artificial a lo Jarvis de Toni Stark en Iron Man, es una de las pinceladas futuristas a lo Black Mirror que nos muestra la nueva serie de Netflix. Pero no es la única. Maquinaria de neurociencia avanzada, realidad virtual adaptada a las relaciones (sexo incluido) y hasta un servicio de transportes estilo Uber o Cabify solo con Porsches Panamera híbridos.

Como ocurre con Black Mirror, se vislumbra un futuro que no nos resulta tan extraño, porque se basa en tecnologías que ya existen, pero que en la serie dan un paso más.

El estilo de Sense 8

Amor absoluto y orgánico y con un contacto más allá. En muchos momentos la serie nos recuerda a Sense 8, con sus planos largos, su fotografía e incluso en los momentos de conexión con Osmosis, los de Paul con Josephine, podemos ver unos planos más abstractos. Piel con piel, como en Sense 8 cuando las relaciones entre ellos les conectaban a niveles más allá de los del amor conocido.

Osmosis Serie Netflix Con El Estilo De Sense 8 Y Black Mirror 6

La reflexión que la tecnología provoca con su avance

¿Hasta qué punto es moralmente aceptable que un tercero hurgue en tu cabeza para encontrar tu verdadero amor? ¿Necesitamos un sistema externo para encontrar un amor que dure toda la vida? ¿Y si tenemos la opción de conseguir la perfección en el amor? ¿Renunciaríamos a una relación no siempre perfecta pero real? ¿El ser humano soportaría un estado de felicidad permanente?

Todas estas cuestiones giran en torno a la trama desde el primer capítulo. La moralidad que siempre acompaña cualquier avance social, tecnológico o humano. La serie narra también el punto de vista de quién considera innecesaria este tipo de tecnología, por mucha conexión que terminen teniendo con otra persona.

También existe una interesante trama subyacente. El espionaje entre empresas, la competencia en el amor, el uso de una tecnología que se creó para “mejorar” la vida de otros y que termina usándose con fines egoístas. Toda la trama que subyace a la creación de una app de citas, es también un motivo para ver esta serie de ocho capítulos francesa, que Netflix acaba de estrenar en su plataforma.

Foto | Osmosis (Netflix)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio