Compartir
Publicidad
Parece un smartwatch fashion, pero en realidad puede ser un gran avance en la lucha contra el Parkinson
Salud

Parece un smartwatch fashion, pero en realidad puede ser un gran avance en la lucha contra el Parkinson

Publicidad
Publicidad

No es habitual que la presentación del prototipo de un producto tecnológico venga cargada de emotividad y, sobre todo, de esperanza. Pero hay excepciones. La última de ellas la encontramos ayer, durante el Microsoft Build 2017, celebrado en Seattle, en el que la compañía presentó un prototipo de reloj pensado para minimizar uno de los síntomas más evidentes de la enfermedad de Parkinson y que más limita la vida de quienes la sufren: los temblores. El reloj se llama Emma y esconde una emotiva historia detrás.

El temblor de las manos de los enfermos de Parkinson limita actividades tan cotidianas para ellos como escribir. Una de las causas es el bucle en que entra su cerebro, que percibe movimientos en la mano, intenta corregirlos y genera esos temblores involuntarios que encuentran una esperanza de solución con el prototipo de Emma.

Emma Reloj Parkinson1

Pero ¿por qué Emma? La historia comienza con Emma Lawton, una paciente de Parkinson de 32 años, cuya profesión de diseñadora gráfica –y, por ende, su vida– se ha visto radicalmente afectada desde el diagnóstico. Haiyan Zhang y Nicolas Villa son la otra parte de esta historia. Son dos investigadores británicos de Microsoft que trabajaron con Emma para aplicar la tecnología al control de esos temblores.

La idea parece simple: el reloj vibra con un patrón distintivo que rompe el bucle entre el cerebro y la mano. Combinando un sistema de sensores con el poder de la inteligencia artificial, el prototipo detecta los temblores y los contrarresta con otra vibración, la de pequeños motores que se enfrentan a los provocados por la enfermedad. Así, el paciente ve cómo su mano vibra, pero no lo nota, por lo que su cerebro no produce el movimiento que intenta corregirlos. En el vídeo de presentación del prototipo, vemos cómo Emma Lawton intenta dibujar un cuadrado con y sin el reloj. Y ahí es donde llega el momento emotivo, cuando se da cuenta de que, gracias al weareable que lleva su nombre, es capaz de realizar por primera vez en años una acción que para quienes no sufrimos la enfermedad es tan cotidiana.

Microsoft ha querido dejar claro que Emma no es una cura para el Parkinson (no existe cura conocida para la enfermedad), sino solo un prototipo tecnológico que pretende ayudar a quienes sufren la enfermedad a controlar los síntomas que les impiden realizar funciones cotidianas.

Imágenes | Microsoft.

En Trendencias | Si vas al trabajo en bici, tiene la mitad de posibilidades de tener problemas de corazón (según un estudio)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos