Compartir
Publicidad

Anna Wintour responde por primera vez a la gran pregunta: ¿a quién no volvería a invitar nunca a la gala del MET?

Anna Wintour responde por primera vez a la gran pregunta: ¿a quién no volvería a invitar nunca a la gala del MET?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuanto más vemos The Late Late Show de James Corden, más convencidos estamos de que no hay nada que el showman británico no pueda conseguir. Su última hazaña ha sido traernos a la Anna Wintour más cercana, como nunca la habíamos visto en un programa de televisión. Comienzo pizza con bacon, hablando sin pelos en la lengua y revelando la pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿a quién no quiere volver a ver jamás en una gala del MET?

Todo formó parte del juego Spill Your Guts or Fill Your Guts (algo así como «Escúpelo o trágatelo»), en el que Corden presenta a sus invitados una serie de comidas bastante poco apetecibles con la premisa de que deberán comerse la que él elija si no responden a sus preguntas. Y viceversa, claro, porque él también acepta someterse al mismo reto. En el caso del duelo Corden-Wintour, nos han dejado diez minutos de televisión para enmarcar:

La primera pregunta a la que se tuvo que enfrentar la todopoderosa editora jefe de Vogue fue todo un reto para una de las personas más influyentes del mundo de la moda: ordenar de mejor a peor a tres grandes diseñadores. Nada más y nada menos que Tom Ford, Marc Jacobs y Ralph Lauren. Wintour eligió a Tom Ford como su favorito, pero fue incapaz de seguir con la selección, así que degustó una pizza envuelta en bacon, de la que dijo, literalmente, que estaba cubierta de grasa.

A continuación se tomó su venganza con James, a quien le preguntó con cuál de los compañeros de cenas a las que ella lo había invitado le había resultado menos agradable charlar. James no dudó: se comió un delicioso pene de toro para esquivar la respuesta.

Anna Wintour Gala Met1

Y, entonces, llegó el gran momento. Ante la amenaza de tener que comer un encurtido de pezuñas de cerdo, Anna escuchó atentamente la pregunta de Corden: «¿A quién no volverías a invitar nunca a la Gala del MET?». Pero, en contra de lo que pueda parecer, Anna no dudó. Y no fue diplomática en su respuesta, tampoco (como si eso le importara...). Respondió «Donald Trump», y con ello se ganó la ovación cerrada del público presente en el estudio.

Fue después el turno de Corden para responder, con una (espantosa) elección de mantequilla frita si no criticaba algo del outfit que Anna lució para el programa, que, como ella misma aclaró, era de Prada. James echó balones fuera y se limitó a bromear con que debería usar Crocs más a menudo.

Anna Wintour Gala Met2

Por último, a Anna le fue presentada una hipercalórica hamburguesa con queso y bacon con pan de donuts... y una pregunta sobre un viejo rumor que de vez en cuando renace: su (supuesta) relación con Bob Marley. Y, como James no se corta, añadió la pregunta de qué tal era el mítico cantante en la cama. Para decepción de nuestras almas cotillas, Anna desmintió al fin el rumor: «¡Noticia falsa! Ni siquiera conocí nunca a Bob Marley». James insistió, preguntándole si se hubiera acostado con él si lo hubiera conocido, a lo que ella contestó, con mucha espontaneidad: «¡Sin ninguna duda!».

Cerró el juego Anna, preguntándole a James con cuál de sus parejas del célebre Carpool Karaoke había tenido que fingir más entusiasmo, a lo que él respondió entre risas que era muy obvio si se revisaban los programas, pero, como se negó a dar nombres... tuvo que comerse un escarabajo gigante. Sin duda, un precio bajo a pagar a cambio de tener a una de las mujeres más temidas del mundo de la moda rendida a sus preguntas en horario de máxima audiencia.

Imágenes | The Late Late Show.

En Trendencias | All that glitters, la serie que muestra la eterna rivalidad entre Anna Wintour y Tina Brown

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio