Publicidad

Tres relojes de hombre (I)

Tres relojes de hombre (I)
2 comentarios

No será la primera vez, ni la última, que escriba un especial sobre relojes. Estoy planteándome cambiar el mío y no paro de mirar y mirar propuestas de diferentes marcas. El reloj es un complemento indispensable, elegante, cuidado, que dice tanto de una persona como el mejor traje. Si se va impecable en el vestir, pero luego se lleva un reloj inadecuado, todo se desmorona.

Hay millones de posibilidades, desde las más caras, a las más asequibles. Desde un Rolex, hasta un Swatch más informal. Todo vale si se sabe combinar con el vestuario adecuado. Las camisas con un leve doblez, luciendo así el reloj, los polos con un bonito reloj para combinarlos, las cazadoras sin abrochar los puños para que entre medias aparezca el complemento, siempre hay opciones.

Hoy toca hablar sobre tres posibilidades sólo accesibles a determinados bolsillos. Tres grandes marcas que tienen el adjtivo prestigio unidas a ellas desde hace tiempo, y que denontan cierto poder en quien los lleva. Desde el blog compañero, Embelezzia, tres propuestas para añadir a la lista de los más afortunados.

La primera propuesta es el Rolex que ilustra el artículo. ¿Precio? Desorbitado, mejor no saberlo si no se está al alcance de hacerse con él, porque el diseño es impecable, la estética es una maravilla y el acabado es de lujo. Así que mejor soñar que algún día nos lo regalan que nunca se sabe... Mientras, disfrutemos de las características que en su día nos anticiparon nuestros compañeros de Embelezzia.

Es el modelo Oyster Perpetual Sea-Dweller Deepsea, un reloj que aguanta cualquier presión pensada, llega hasta los 3.900 metros bajo el agua, y sigue funcionando. Pero, ¿quién va a sumergirlo a esa profundidad? Tiene un movimiento 3135, el mismo que el de la anterior versión, sólo que ha sido modificado un poco, añadiendo un nuevo resorte antimagnético, al igual que el del Rolex Milgauss.

Si seguimos con cuestiones técnicas, vemos una caja de 41 mm de diámetro, fabricada de una aleación de titanio y acero inoxidable. El cristal de zafiro es más grueso, y la corona incorpora un sistema de tres juntas para evitar la entrada de agua. Mientras que la correa incorpora el sistema Glidelock, el cual permite ajustarla más fácil a cada muñeca.

breitling

Para la segunda propuesta, un reloj de la marca Breitling, una marca especial en cada nuevo lanzamiento. Breitling Superocean Héritage Chronograph es el nombre de una de sus últimas referencias que han lanzado, esta fue hace poco, en la prestigiosa feria Baselworld 2008.

Las especificaciones técnicas en este reloj casi son secundarias, con una maquinaria muy potente, un cronómetro que siempre me he preguntado si alguien que se compra estos relojes usa, y de nuevo, la resistencia al año a 200 metros. Datos que no nos aportan nada. Si bien, la esfera de zafiro si que nos interesa. Yo prefiero centrarme en su diseño, con la correa en plata, la esfera en negro (también la hay en azul y en bronce) y las tres miniesferas en su interior, consigue un acabado magnífico. Elegante, pero también sin rozar el clasicismo, más 'informal'.

cartier_blue_ballon

Y para finalizar, otro clásico, un Cartier, de la línea Blue Ballon, el último lanzamiento que ha hecho la compañía. El máximo impacto de este reloj se halla en sus formas, redondo por cualquier parte donde se mire, jugando con ellas.

Si somos exquisitos, esta es la mejor opción, ya que la corona está decorada con un zafiro azul dando nombre al reloj, y protegida arco de acero o oro. El precio sí que se conoce, y oscila en un amplio abanico: entre los 3.500 € y los 32.000 €, según el modelo.

Tres recomendaciones que a muchos encantarán y que desearán tener en sus muquecas para lucir. Sin lugar a dudas, son tres relojes clásicos, elegantes y con un poderío tremendo. No sabría cuál elegir de los tres, aunque el diseño de Cartier me atrae más que ninguno. Para la próxima entrega, tres propuestas más 'accesibles'.

En Embelezzia | Relojes En Trendencias | Relojes

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio