Publicidad

'The Plymouth Expedition', mi experiencia en el evento del Port Olímpic de Barcelona

'The Plymouth Expedition', mi experiencia en el evento del Port Olímpic de Barcelona
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Goleta en el Port Olímpic de Barcelona

El primer viernes del pasado mes de julio asistí, junto a un nutrido grupo de bloguers y periodistas, a un evento a bordo de la goleta que veis en la foto superior. "The Plymouth Expedition" fue mucho más que una acción comercial, la firma inglesa sabe transmitir la experiencia adquirida a lo largo de sus 200 años de historia con una clase irreprochable.

Organizado por la agencia Butragueño y Bottlander, el objetivo de Plymouth Gin fue acercar a los participantes a la travesía en goleta en el Port Olímpic de Barcelona y a los talleres a bordo de la cultura de la ginebra ligada al mar.

Plymoth-Expedition-5

La etiqueta de la marca luce orgullosa una goleta con las velas arriadas en sus tres botellas. Muchos os preguntaréis qué tiene que ver el gin con la vida en altamar. Fue muy importante para la supervivencia pero os lo cuento después de presentaros a Sean Harrison, Master Distiller de Plymouth Gin.

Sean Harrison, Master Distiller de Plymouth, en Barcelona
Sean Harrison, Master Distiller de Plymouth, en Barcelona

Cuando recibí la invitación no imaginé que el Sr. Harrison navegaría con nosotros. Fue una grata sorpresa, tuve el honor de conocerlo durante la visita a la destilería en noviembre 2011 y es todo un señor.

Por supuesto fue el experto a cargo del taller de elaboración del gin. Frente a un pequeño alambique, explicó los principios de la destilación y qué botánicos utilizan en Plymouth. Hora de los combinados, por suerte ese mediodía estuvo nublado en Barcelona y, tras la experiencia del día anterior, la goleta no se movió de los alrededores del puerto durante los talleres.

Plymoth-Expedition-8
Iker Erauzkin, director del Aula Gastronómica de la Boquería

La ginebra adquiría la etiqueta de conservante en alta mar a finales del siglo XVIII. Las travesías solían durar 2-3 meses y tenía un importante papel en la supervivencia de la tripulación. Así nos los contó Iker Erauzkin, a cargo del Taller de Gastronomía.

Nació en Bilbao pero ha recorrido las cocinas y restaurantes de medio mundo. La cocina vanguardista es la pasión de Iker Erauzkin, ha publicado numerosos libros y es actualmente director del Aula Gastronómica de la Boquería en Barcelona.

La ginebra se mezclaba con el agua potable, muy susceptible de pudrirse en los bidones de madera. Las últimas semanas el porcentaje de ginebra iba en aumento, incluso a ser la única bebida en la última etapa. Calorías muy bien recibidas y un método infalible para que tomasen zumo de limón. Echaban los limones en el líquido y controlaban así el escorbuto.

Muy curioso dos alimentos básicos de la época: el hardtack y la carne seca. El hardtack es un pan cocido sin levadura y tan compacto que para comerlo hay que desmenuzarlo (¡una piedra!). No se pudría y podían haber estado cocidos incluso de 2 a 5 años antes de su consumo en el barco.

Iker nos presentó una serie de pescados secos (probé el pulpo) y la carne. El pulpo, de gusto salado y ahumado, no estaba mal. La carne seca, a caballo entre embutido curado y mojama, solían secarla al sol. La tripulación tenía derecho a estos alimentos una vez por semana. ¿Qué hubiera sido de ellos sin el aporte de calorías diarias de la ginebra?

Cali Sanmarti en Barcelona
El regatista Cali Sanmartí nos enseñó los principios de la cabuyería

Navegando frente a los edificios del Hotel Arts o del Hotel Vela, el regatista Cali Sanmartí nos deleitó con el Taller de Cabuyería. Muy interesante fue conocer los distintos cabos para realizar los nudos (de cordones, sintéticos, de espectra), más todavía oirle contar sus aventuras y desventuras durante la última edición de la Barcelona World Race.

Una historia de regata moderna sobre una embarcación IMOCA-60 contada con pasión por el narrador sobre una goleta como las del siglo XVIII. Una hora que mi mente quedó en suspensión imaginándome la experiencia de Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí, abogado y arquitecto respectivamente, dando la vuelta al mundo sobre fibra de carbono, sin comodidades y turnos de pocas horas para dormir (mal momento para olvidar los sacos de dormir). Una experiencia de 132 días que espero poder contaros tras el verano en una entrevista que Cali me prometió.

El sextante, instrumento de precision
Luis Mederos nos contó cómo se maneja el sextante

Luis Mederos es Doctor en Física (1985), se especializó en Canadá, fue Profesor en la Universidad Autónoma de Madrid, formó parte más tarde del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y es actualmente Investigador Científico en el Instituto de Ciencias de Materiales.

En la foto superior nos mostraba para qué servía el sextante y cómo se utilizaba. La navegación astronómica es una de sus pasiones. El instrumento cuesta unos 2.000 euros y es muy delicado, iba preciosamente guardado en una caja de madera. No me extraña que, al querer quitar la caja de la silla donde estaba colocado para sentarme en cubierta, un marinero de la goleta parase mi gesto.

Bodegon-Plytmouh-Gin

En fin, debo terminar el post, me he alargado mucho y siento que queden anécdotas en el tintero. Fué una jornada fantástica, interesante y muy bien organizada. Lástima no haber podido probar la goleta a toda máquina, me hubiera encantado sentir la velocidad. Por supuesto, los biodramineros no estaban entusiasmados con la idea. En otra ocasión.

Este evento nos ha sido ofrecido por Plymouth Gin. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas para más información.

Más información | Plymouth Gin En Embelezzia | "The Refectory", un bar con historia y encanto en Plymouth, Inglaterra (I)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios