Los británicos no toman el chocolate con churros como nosotros

Los británicos no toman el chocolate con churros como nosotros
Sin comentarios

Al menos no a la manera tradicional que tenemos nosotros de comerlos, buenísimos mojando un chocolate espeso un día de frío invernal. Y es una pena. ¿Cómo se puede degustar un buen chocolate con churros si tienes prohibido sumergirlo ni una pizca dentro de la taza?

Porque los británicos tienen reglas muy estrictas en casi todo lo que hacen, dicen, comen. Una de estas reglas es nunca mojar comida en una taza o plato. A menos que no te importe quedar como un maleducado del nivel de puerco irreverente.

Y lo más surrealista del asunto es que hablamos de la misma cultura que ha inmortalizado la costumbre cotidiana de la hora del té y sus pastas: ni se te ocurra mojarlas como lo hacemos aquí con las galletas y el café con leche. Nunca jamás.

Puede que, si realmente no puedes pasarte sin ese gesto, en la intimidad del hogar o en compañía de amigos muy cercanos con los que tengas mucha confianza podrás hacerlo sin recibir una mirada de desaprobación de las que matan.

Hace unos años hospedé a una amiga en casa junto con su amigo británico que estaba de vacaciones en España. Al reunirnos por la mañana a la hora del desayuno, la expresión de pavor controlado con la que el británico observaba mi magdalena y mis galletas nadando en el tazón no tenía desperdicio.

Entre los dos me explicaron esta diferencia de costumbre tan opuesta con nosotros y mi primer impulso fue, por respeto a mi invitado, dejar de hacerlo. Pero luego me dije que para eso viajamos, para descubrir nuevas culturas, nuevos enfoques sociales. Tampoco era que hiciera algo de juzgado de guardia y estábamos en casa. Así que, una vez se hubo calmado su alarma británica, volví a la carga con la última magdalena. Sí, lo sé, soy muy mala.

Es curioso cómo países tan cercanos geográficamente podemos seguir reglas de comportamiento tan dispares y a veces tan opuestas incluso. Pero creo que descubrirlo y aprenderlo es genial. Al fin y al cabo, es una muestra de respeto y cultura tenerlas en cuenta, ya no sólo por educación sino también por simple respeto a las personas con las que estamos interactuando, que de eso se ha perdido mucho.

En Embelezzia | En Francia, guarda espacio entre los platos y el postre En Embelezzia | El servicio en la mesa no puede fallar, y menos en una boda En Embelezzia | Qué NO hacer si te dan un obsequio en Japón

Temas
Comentarios cerrados
Inicio