Publicidad

Las grandes firmas de lujo...en brazos de la mujer madura

Las grandes firmas de lujo...en brazos de la mujer madura
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace poco la firma española Loewe nos sorprendía con un anuncio, cuanto menos atípico en el estilo de la tradicional marroquinería, con la excusa de buscar público más joven para sus productos, mientras argüían que sus clientas "de toda la vida" se hacían demasiado mayores.

Como contrapunto de esta teoría, las campañas de las grandes firmas de moda, cosméticos o perfumes del otro lado del charco buscan entre un público maduro posibles clientas para sus diseños y productos.Los nombres de Iris Apfel o Daphne Selfe comparten portada y pasarela con Bar Refaeli o Natalia Vodianova.

Iris-Apfel

Uno de los placeres ocultos de las fashionistas es, junto con la del famosisimo Scott Schuman, The Sartolialist, la web Advanced Style con fotos de moda callejera de señoras. Pero la reina del glamour entre las más ancianas es Iris Apfel, todo un icono de estilo que fue fichada por la firma de cosmética Mac que ha creado una edición limitada de maquillaje en su honor.

Rare Bird of Fashion, como es mundialmente conocida, lleva a gala ser la precursora del Street Style. En los últimos 50 años, Iris Apfel ha impresionado con su personal extravagancia en moda, decoración o lifestyle. Sus frecuentes viajes, objetos diferentes que coleccionar o tejidos y prendas adquiridos en lugares recónditos. Además es una gran empresaria de tejido y fundó El Viejo Mundo Weavers, una empresa internacional de manufactura de textiles.

dephne-selfe

O la espectacular Daphne Selfe (82 años) que cobra más de mil euros al día por un reportaje fotográfico y ha sido fichada por agencias de modelos tan importantes como Covent Garden, en la que es compañera de Bar Refaeli, y ha aparecido en publicaciones como «Vogue» e incluso ha sido imagen de las marcas Moschino, Olay y desfile enfundada en encaje transparente para Dolce&Gabbana, lo que no significa que las demás octogenarias del mundo vayan a seguir su estela.

Pero si, que la vida no termina a los 50, sino que en muchos casos empieza, ya que las firmas de lujo han comprendido que a partir de los 50 ya no hay colegios ni hipotecas y si muchas ganas de pasarlo bien y vestir con elegancia y darte caprichos.

Efectivamente las cosas están cambiando, y tiene más sentido pensar que las personas mayores tienen más poder adquisitivo y menos tradición de usar y tirar, que de comprar lujo atemporal...

En Embelezzia | Love, perfume único de Ralph Lauren En Trendencias | Iris Apfel para Yoox: la extravagancia hecha mujer y hecha joya

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios