Publicidad

La Abeja, el frasco-joya exclusivo de Guerlain (y II): la joya 'le Secret de la Reine'

La Abeja, el frasco-joya exclusivo de Guerlain (y II): la joya 'le Secret de la Reine'
Sin comentarios

Publicidad

¿Visteis el frasco-escultura de excepción en forma de abeja de Guerlain? No solo hay más que contar, el descubrimiento de los secretos de esta joya es fascinante.

Lo miro y veo una pieza de joyería compacta, de minucioso trabajo artesanal. Pero la visión de la forma de la abeja transmite la ligereza del insecto. Realizada en diamantes y cristal de roca montados sobre platino, tres artesanos entran en juego: el joyero, el relojero y el perfumista.

El joyero

La talla de los cristales de roca de las alas y el engarce de todos esos diminutos diamantes (peso total de más de 14 quilates) necesitan de 500 horas de trabajo artesanal.

La joya se puede llevar como broche o como colgante. Una cadena acompaña al colgante, con el primer secreto de la abeja. Unos diminutos diamantes llevan un mensaje en morse: “Amar para vivir, vivir para amar”. No puede decir mucho más sobre este detalle: me he quedado sin palabras.

Destaca el diamante talla pera por su belleza y por encerrar el segundo secreto de la joya.

El relojero

Un maestro relojero entra en juego para sublimar la abeja. Lleva un mecanismo interior que se acciona presionando el diamante talla pera colocado en el extremo superior de las alas. ¡Clic! Y se abren las alas. Sí, la alas pueden estar cerradas y solamente la propietaria decide abrirlas.

Os cuento finalmente porqué el relojero ha dejado una caja interior, la guinda del pastel.

El perfumista

No hay que olvidar que Guerlain son maestros perfumistas. Su creación de excepción es un perfume-joya. El interior de la caja contiene el perfume que se releva al accionar el diamante pera: se abren las alas y desprende el perfume.

La selección del jugo interior no puede ser más personalizada. Ya sabéis que la Maison es famosa por las fragancias que ha ido creando a lo largo de más de un siglo de historia. Para una joya exquisita como ésta, pedir un perfume a medida en París sería la forma de honorar el tercer secreto de la Abeja Reina.

En Embelezzia | La Abeja, el frasco-joya exclusivo de Guerlain (I): una fragancia de excepción

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir