Publicidad

Los diamantes ya no son el mejor amigo de la mujer

Los diamantes ya no son el mejor amigo de la mujer
1 comentario

Publicidad

Publicidad

En Trendencias solemos escribir reseñas: Desfile de Tal Diseñador, Nuevo Complemento de Tal Marca, etcétera. Son notas impersonales que resultan informativas y, por lo tanto, útiles a los lectores que llegáis al blog en busca de moda y de tendencias. Sin embargo, la experiencia me ha enseñado que no todos esperáis esta frialdad en los posts, sino que agradecéis los relatos más personales, como en el caso de las zapatillas Munich. Pues bien, he aquí una historia más, que irá (básicamente) sobre joyas.

El post sobre las zapatillas Munich quizás os dio la pista para saber que vivo en Barcelona. Esto era cierto hasta hace unas semanas. Antes de instalarme definitivamente en Madrid, estuve yendo y viniendo a base de puentes aéreos. Volar tan a menudo me enseñó que el tópico de la mujer vividora, o cómo queráis llamarla, y su homólogo, el hombre de mediana edad (divorciado) y rico, existe de facto. El caso es que, a cada vuelo, me encontraba con chicas jóvenes y guapas (algunas hasta iban para modelo) con un hombre maduro que las perseguía, de tienda en tienda en los dutty free, visa en mano. Me fijé especialmente en una. No sé por qué, esa chica, de treinta años (más o menos: soy muy mala para las edades), me llamó fuertemente la atención. Quizás porque no era especialmente guapa, aunque sí muy atractiva: piel bronceada, algo pecosa, con una larga y cuidada melena castaña, con mechas cobrizas, pechos aumentados, aunque de forma muy elegante y discreta, y quizás hasta con los labios retocados (no estoy segura: también soy muy mala para detectar el bisturí).

A lo mejor sí que estuve pendiente de ella, durante todo el vuelo, por su imagen aunque, pensándolo mejor, creo que lo que provocó ese magnetismo fue el enorme anillo Bvlgari que llevaba en el dedo. ¡Menuda joya!

¿Os acordáis de El Diablo viste de Prada? Si no la habéis visto, aprovecho para recomendárosla, ahora que acaba de salir en DVD. En la película, la protagonista trabaja en una prestigiosa revista de moda y se beneficia pequeños “caramelos” que pasan por la redacción: un teléfono Bang&Olufsen, un bolso de Marc Jacobs, productos cosméticos, etcétera. ¡Por no hablar de la ropa! Pero, al menos, la protagonista de la película consigue esas chucherías por el trabajo. Me refiero a que no gana esas chucherías por sus encantos femeninos, cosa que, dicho sea de paso, me parece completamente lícito (y, a veces, hasta envidiable). Aunque, cuando digo que lo conseguía por el trabajo, quiero decir literalmente. ¿Creéis que ese mito es cierto?

En fin, qué suerte tienen algunas, ¿verdad? Aunque lo cierto es que, de un modo u otro, se lo curran. En fin, daos una vuelta por la web de Bvlgari y alucinad con sus piezas. Quién sabe, quizás algún día, podéis llevar encima alguna de ellas. Yo así lo espero.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir