La historia de Marina Ovsyannikova, la periodista rusa que se arriesgó a pasar 15 años en la cárcel por protestar contra la guerra

La historia de Marina Ovsyannikova, la periodista rusa que se arriesgó a pasar 15 años en la cárcel por protestar contra la guerra
Sin comentarios

El lunes por la noche, durante la emisión de Vremya (uno de los programas pro Kremlin de mayor audiencia en Rusia), una periodista irrumpió en el plató alzando ante la cámara una pancarta en la que podían leerse en inglés y en ruso proclamas de protesta contra la guerra y el gobierno de Putin. Tras cortarse la emisión, la periodista fue detenida, y durante horas no se supo cuál era su paradero. Esta es la historia de Marina Ovsyannikova.

"No a la guerra", "Parad la guerra" y "No te creas la propaganda, te están mintiendo" es lo que podía leerse en el cartel escrito a mano con el que una de las editoras del Canal 1 de la televisión estatal rusa decidió protestar contra la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Su acto de protesta se viralizó y, posteriormente, circuló un vídeo en el que Marina Ovsyannikova desarollaba más su postura al respecto del conclifto y responsabilizaba de todo al presidente ruso, Vladímir Putin:

"Es un crimen y Rusia es el agresor", afirmaba y explicaba cómo su padre es ucraniano y su madre es rusa "y nunca han sido enemigos". Además, aseguró sentir vergüenza "por haber hecho propaganda del Kremlin" en la cadena en la que trabaja.

Fn1atimx0aybp11

La periodista se podía enfrentar a ser condenada a 15 años de cárcel por el simple hecho de haber escrito la palabra "guerra", a la que el Gobierno ruso se refiere eufemísticamente como "operación especial". Durante la noche del lunes, la policía no proporcionó información sobre su paradero, ni siquiera sobre si estaba detenida o no.

El martes, medios rusos informaron que había sido acusada de "organización de un evento público no autorizado" y, aunque se estaba considerando abrir una investigación criminal en su contra, de momento todo se ha saldado con una multa de 30.000 rublos (unos 250 euros al cambio).

A su salida del tribunal de Justicia, en Moscú, la periodista contó, según recoge la BBC, que había sido interrogada durante más de 14 horas y acusó a las autoridades de no permitirle ponerse en contacto con allegados y familiares ni pedir asistencia legal. Además, quiso dejar que lo que había hecho había sido una decisión personal.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, le ha ofrecido asilo y medidas de protección y el presidente de Ucrania agradeció a la manifestante en uno de sus discursos: “estoy agradecido con aquellos rusos que no dejan de intentar transmitir la verdad. A los que luchan contra la desinformación y dicen la verdad, los hechos reales, a sus amigos y seres queridos”, manifestó Zelenski. “Y personalmente a la mujer que entró al estudio de Channel One con un cartel contra la guerra”.

Por su lado, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, la ha calificado de "hooligan": "En cuanto a esta mujer, es un acto de vandalismo". No obstante, los elogios y aplausos a su valentía ante un gobierno que criminaliza todas las formas de disidencia y protesta contra la guerra se han replicado por todo el mundo y la red.

Fotos | @_marina_ovsyannikova__

Temas
Inicio