Mi gato no para de maullar en casa: así puedes acabar con este problema, según los expertos

Mi gato no para de maullar en casa: así puedes acabar con este problema, según los expertos
Sin comentarios

En el antiguo Egipto "miu" quería decir "gato". Dependiendo del idioma, la transcripción en la actualidad del sonido felino por excelencia puede ir desde el "meow" de los ingleses al "miau" de los países hispanohablantes. Sin embargo, en todos la intención del felino es la misma: llamar la atención sobre algún aspecto.

El maullido es un sonido que puede durar desde una fracción de segundo hasta varios segundos y que un gato emite abriendo la boca y cerrándola gradualmente. En algunos casos el maullido puede iniciar o acabar con otro sonido como un gruñido. Sin embargo, los expertos coinciden en que no tiene un sentido estricto.

Un maullido sirve para llamar la atención sobre algún aspecto del ambiente y que la persona ha de interpretar para adivinar el mensaje del gato. De hecho, se cree que la mayoría de maullidos son sonidos arbitrarios que cada gato aprende a utilizar para comunicarse con las personas que le rodean. De este modo, cada gato tiene su propia forma de conseguir comida, mimos, juego o atención maullando. No obstante, si los maullidos empiezan y no cesan y no cesan sin descifrar el problema, sigue leyendo.

Manja Vitolic Gkxkby C Dk Unsplash

Cómo hacer que mi gato deje de maullar

En primer lugar tendrás que observar el tipo de maullido y las condiciones bajo las que se da. A pesar de que no hay una solución para cómo hacer que un gato no maúlle más allá si descubrir si expresa aburrimiento, dolor, estrés... sí existen algunos consejos que podemos aplicar.

Puedes empezar por asegurarte de que tiene agua limpia, la comida necesaria y el arenero también limpio. Si todo está en orden y no es esta la causa de los maullidos, fíjate en su comportamiento durante el día porque tal vez necesite más actividad. Prueba a jugar más con él.

Los maullidos por ansiedad y estrés son fáciles de distinguir ya que, si esta es la causa, es bastante probable que emita una serie de maullidos largos y fuertes. Otra posibilidad es que se trate de un problema territorial. Si se encuentran con algo dentro de sus dominios, como por ejemplo en la zona en la que se tumba a descansar, no dejará de maullar hasta que te des cuenta y lo quites de allí.

Eso sí, si detectas que solo busca llamar tu atención porque has descartado todas las opciones e incluso dolor físico llevándolo al veterinario, intenta ignorarlo para que entienda que no siempre puede salirse con la suya.

Fotos | Unsplash

En Trendencias | Fue la raza de perro favorita de los romanos, parte de la realeza egipcia y hoy es una de las razas más caras y demandadas

Temas
Inicio