Madres arrepentidas: sale a la luz el ultimo tabú de la maternidad
Familia, maternidad y niños

Madres arrepentidas: sale a la luz el ultimo tabú de la maternidad

Hoy llega a las librerías de toda Europa el libro “Madres arrepentidas: Una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales” de la socióloga israelí Orna Donath. Un libro polémico que viene a abrir un debate sobre algo de lo que no nos gusta hablar, que no nos gusta reconocer, que nos da pánico confesar… de todas esas madres que se arrepienten de serlo.

¿Cuántas veces nos hemos sorprendido diciendo a nuestros pequeños (medio en serio,medio en broma) eso de “te vendería a los gitanos”? Sí, la maternidad es algo verdaderamente maravilloso, uno de los sentimientos más perturbadores que podemos experimentar en nuestra vida, pero también es demasiado grande, demasiado intenso y absorbente. Y no todo el mundo está preparado para afrontarlo.

Sin embargo no existe nada peor hoy en día que renegar de ser madre. Estamos en un momento social de vuelta a los orígenes, a lo natural, a lo de siempre. Y reconocer que todo ha sido un grave error es algo que no se puede decir en voz alta.

00106521150976 1 640x640

La socióloga israelí Orna Donath, consciente de la existencia de mujeres que reniegan de su maternidad, publica "Madres arrepentidas: Una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales”, un libro donde recopila y analiza los testimonios de más de veinte mujeres que confiesan lo mucho que se arrepienten de ser madres.

Aunque el verdadero sentimiento no es arrepentirse de sus hijos, sino de no haber vivido la vida como hubieran querido vivir.

¿La maternidad es sacrificio?

En España se ha hecho muy famoso el club de las Malasmadres, una red social y emocional que ha conseguido empatizar con miles de mujeres que intentan vivir su maternidad de una forma mucho más libre y menos sofocante.

Como hemos dicho muchas veces, nada te prepara la maternidad ni, por mucho que te cuenten, te hace darte cuenta de lo que realmente supone para tu vida.

¿El resultado? Muchas madres se frustran, se sienten desesperadas, no entienden qué está pasando realmente o se dan cuenta de que esa vida no es para ellas.

Wvlfnltbrtk8egvbnbzi Volkanolmez 005

Por un lado, vivimos en una sociedad que nos sigue vendiendo la maternidad como una forma de autorealización. Y también en una sociedad que nos impide quejarnos si no conseguimos autorealizarnos al final. Se nos acusa de ser inmaduras, egoístas, dementes, ambiciosas (las que quieren llegar lejos en su profesión), etc.

Sí, es cierto que el papel de la mujer ha evolucionado lo suficiente como para no tener que vivir la maternidad de una forma impuesta. Hoy podemos elegir si queremos ser o no madres, el momento, la edad, con quién… Sí, es una decisión meditada, pero en el fondo nadie sabe a lo que se está enfrentando realmente. ¿Y si no nos gusta? ¿Y si no se parece a lo que nos imaginábamos? ¿Y si no se nos da bien?

El derecho a quejarse, a reconocer que no es lo tuyo, a que te agobia la responsabilidad o te aburre la vida que llevas no existe. O está tremendamente mal visto.

Precisamente, cuando el libro de Orna Donath se publicó el año pasado en Alemania se generó un fuerte debate a nivel redes sociales con el hashtag #regrettingmotherhood, con fuertes manifestaciones de repulsa ante los testimonios de las madres que salían en el libro. Pero frente a las reacciones de rechazo también hubo comprensión. Y reconocimiento. Madres que suspiraron cuando por fin entendieron qué era lo que les estaba pasando a ellas mismas.

No son las únicas polémicas en torno a la maternidad, que parece ser un tema sobre el que todo el mundo tiene derecho a decidir qué debe hacer el otro y cómo debe vivirlo. Un buen ejemplo es el de la lactancia, donde muchas veces no se respeta la libre elección de las madres a hacer lo que desean con su cuerpo.

Al final, sólo nosotras podemos decidir hasta dónde sacrificamos en nuestra maternidad, pero es bastante difícil no chocar con la opinión del resto de la sociedad, con la presión para que lo hagas de una manera u otra o contar con la libertad para hacerlo como tú misma desees.

Ser madre no es una obligación

Muchas veces tener hijos es algo que haces mecánicamente. Parece el siguiente paso en la escalera de la vida. Lo lógico. Lo que hasta tú misma esperas de ti. Pero no tiene por qué ser así.

Si Murieran Mis Hijos Seria Un Alivio Madres Arrepentidas El Ultimo Tabu

Según el Centro de Estudios demográficos de la Universitat Autònoma de Barcelona una de cada cuatro mujeres nacidas hacia la mitad de 1970 no tendrá hijos. Nadie nos puede obligar a que lo seamos, aunque recibamos muchas indirectas o presiones.

Pero tampoco es una obligación que nos guste o que no nos decepcione y que no podamos pensarlo. Muchas de las mujeres entrevistas por Orna Donath reconocen que quieren mucho a sus hijos, pero eso no quita para que no dejen de soñar con haber tenido otra vida. ¿Hay algo de malo ello? ¿Es que acaso no lo pueden decir en voz alta?

Sin duda, para muchas mujeres el libro de Orna Donath puede suponer un notable cambio, no en su vida, sino en aceptar sus propios sentimientos y darse cuenta de que no son egoístas ni locas, simplemente mujeres que tomaron una decisión en su momento que no era la que más les convenía a ellas y ahora tienen que enfrentarse a esta situación sabiendo que no tienen otro remedio que seguir adelante, de la forma más positiva posible. Y sin enfrentarse ni a la sociedad ni a ellas mismas.

Fotos| Unsplash.com, Pexels.com

En Trendencias|Lo que nos contaron de la maternidad… y lo que es en realidad

Temas
Comentarios cerrados
Inicio