Compartir
Publicidad
Publicidad

Naranja: el color del verano 2008 y el resort 2009

Naranja: el color del verano 2008 y el resort 2009
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nunca hay que desechar del armario formas, volúmenes, texturas, y colores: las tendencias nunca mueren, se reencarnan en otras, se transforman, mutan, se convierten, son un poco como un alien, no hay que temerlas, hay que combatirlas seleccionado y adaptando lo que a uno más le conviene. Recordad: la moda pasa, pero el estilo permanece.

Los colores tampoco perecen, van y vienen, unas veces más vivos, otras más neutros, otras directamente fúnebres, pero al igual que la ropa, siempre vuelven.

El naranja es un tono veraniego por excelencia, es ácido y chillón, un color muy fuerte, pero es de esos alegres, que da mucha energía, queda fenomenal a las morenas de piel y pelo y aunque no es de los fáciles de llevar ni de los que combine facilmente, aunque cada vez lo vemos más mezclado con rojo o fúcsia, dos colores muy potentes.

Para este verano ha inundado pasarelas y tiendas, está por todas partes, en todas sus versiones, de mano de todas las marcas y de casi todos los diseñadores, la mayoría de ellos, han apostdo siempre por él y son amantes incondicionales de las tonalidades fuertes.

Al inicio del post vemos uno de los diseños de la colección resort 2009 de Stella McCartney, que suele utilizar siempre mucho color ya sea de forma monocromática que en estampados, sobre todo de flores, y al lado, uno de mis diseños y diseñadores favoritos, Jil Sander, y un minivestido en color naranja pálido para este verano. Precioso. Jil Sander, así como el actual director creativo de la firma, Raf Simons, no es fan de los estampados, ni nada amante de los ornamentos, Sander se centraba en los tejidos y en los cortes, y lo mismo hace hoy en día Simons.

Aquí arriba tenemos dos estilos algo más recargados, por una parte un precioso vestido de cóctel de Oscar de la Renta y por otro, un look de lo más mínimo creado por Blumarine. Atención a la cazadora de piel.

De Catherine Malandrino, diseñadora francesa afincada en estados unidos y muy amiga de las estilistas de las estrellas, no solemos hablar mucho, pero se nota en sus diseños su experiencia en la Alta Costura parisina, de la mano, entre otros, de Emanuel Ungaro, lo que hace su trabajo bastante interesante. A su vera, el señor de Carrefour, es decir Max Azria, para BCBG: el perfecto fabricante de looks nocturnos.

Donatella Versace no podía dejar de lado el color, prácticamente la totalidad de la colección de verano son colores ácios como el naranja o el amarillo limón, a la prima donna del exceso la he emparejado con alguien totalmente opuesto, Narciso Rodríguez, la delicadeza y la sutileza en persona, al que todo el mundo recuerda por ser el creador del vestido de novia de Carolyn Besset el día de su boda con Jonh Jonh Kennedy. Y es que hasta dos creadores que están en las antípodas el uno del otro pueden encontrarse en algún punto.

Por último, otro de mis diseños preferidos, un mini vestido con hombro al aire de Doo Ri, a la que hice mención hace poco en otro artículo a propósito de su "compadre", Philip Lim, y el omnipresente y todopoderoso: Alber Elbaz, y su copiadísimo vestido túnica para Lanvin.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos