Compartir
Publicidad

Pinza Mini Slant Tweezerman, lista para llevar de viaje. Edición limitada

Pinza Mini Slant Tweezerman, lista para llevar de viaje. Edición limitada
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La llegada de los colores de la primavera inspira para ediciones limitadas de perfumes, cosmética, maquillaje, incluso a la marca Tweezerman quien ha lanzado una Mini Slant en violeta. Es un modelo icónico de la marca alemana de pinzas de depilar de precisión y es mi primera prueba con ellas.

La versión mini no es tan mini, mide 7 centímetros de largo y es muy manejable. Para llevar en el bolso, de viaje, incluirla en un cofre de maquillaje. Muchas personas añaden este accesorio de belleza en el botiquín, una buena idea.

Viene en un tubo de plástico semi-rígido transparente con un pequeño tapón negro, guardarla en éste hace más difícil que se pierda (ocurre más veces de las deseadas) y que se estropee al caerse. Cuesta 13,50 euros, os explico las razones por las que creo que vale la pena tener un par de mini Slant en casa:

  • Fabricada en acero inoxidable de primera calidad de la marca alemana Zwilling para evitar su corrosión. Las personas que viven cerca del mar o en países de ambiente húmedo no pueden utilizar otro material que no sea éste.

  • Un borde biselado muy bien alineado, es decir, cuando cierras las pinzas ambos bordes coindicen a la perfección. De no ser así, la pinza no funciona bien y se corta el pelo, dejando la raíz dentro del bulbo piloso. ¡Odio cuando pasa esto!

  • ¿Sabíais que el grado de separación entre cada hoja de la pinza debe ser de 25º? El ángulo perfecto para que la mano trabaje cómoda y eficazmente. La depilación de las cejas con pinzas es todo un arte. Las de esta marca cumplen este diseño.

Los instrumentos de este tipo, al igual que las tijeras o los alicates de manicura, sorprenden por su precio cuando son de calidad. Estas piezas se terminan a mano, manos expertas que las pulen y las comprueban antes de salir a la venta. Es un trabajo artesanal que se paga y es muy fácil comprobar si la calidad es la esperada: o funcionan muy bien o no funcionan.

Mi experiencia

Lo que pido a una pinza de depilar es que sea eficaz. Para mí, debe ser fácil de manejar siendo a la vez de tacto suave aunque firme. Que la pinza sea flexible pero implacable: debe coger el pelo a la primera y salir sin rechistar al primer estirón. Incluso los pelos más pequeños. Así he notado esta mini Slant y por todas estas razones os la recomiendo. Existen en multitud de colores y decoraciones en edición limitada. Las mías no pienso dejarlas a nadie, no quiero que se estropee su precisión. Es perfecta.

El producto nos ha sido cedido para la prueba por Tweezerman. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas para más información.

Más información | Tweezerman En Trendencias Belleza | Cómo cortar el pelo de las cejas: dos pasos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio