Publicidad

Origins A Perfect World, hidratante al té blanco con SPF 25

Origins A Perfect World, hidratante al té blanco con SPF 25
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Una de las líneas más exitosas y reconocidas de Origins en los últimos años es la de A Perfect World, una línea que contiene desde serum, limpiadora, pasando por contornos de ojos y crema hidratante, que será precisamente el producto que vamos a analizar hoy.

Todos esos productos comentados anteriormente tienen un denominador común entre sus componentes, el té blanco, que como ya sabéis se trata de un potente antioxidante enfocado en un principio para actuar contra los radicales libres y proteger nuestra piel de posibles agresiones.

Características y propiedades

Uno de los puntos fuertes de esta crema hidratante, además de sus propiedades antioxidantes es su nivel de protección solar (SPF), algo que en un principio se debería antojar básico para cualquier crema hidratante pero que no muchas lo poseen.

Su nivel SPF 25 a priori es más que suficiente para protegernos de los estragos del sol en cualquier época del año, y desde luego que ese cometido lo lleva a cabo a la perfección, para ello cuenta entre sus ingredientes con protectores solares específicos como son el Octisalate para proteger de los UVA y Avobenzona y Octocrylene para proteger de los UVB. Destacar que en ningún momento he apreciado el famoso efecto “cara blanca” que ocurre con algunos protectores solares.

Otra de sus componentes que destacan a simple vista es, además del té blanco, el pino marino, conocido también por sus potentes propiedades antioxidantes y regenerativas de la piel. Como veis a priori estamos ante una crema hidratante de lo más completa.

Por último, otra de sus características a destacar es que se trata de una crema oil free, con lo que en un principio puede verse adecuada para las pieles más grasas, aunque este punto lo comentaremos con más detenimiento más abajo.

Experiencia y resultados

Pero como siempre una cosa es la teoría y otra la práctica, así que ha llegado el momento de ver si de verdad los resultados y el uso de esta crema son tan interesantes como a priori parece.

La crema es de color blanquecino, con una tonalidad ligeramente verdosa. No es muy densa y se expande con cierta facilidad, aunque tampoco entra dentro de lo que denominamos crema “ligera” al uso. Su olor es un tanto característico gracias a la bergamota, a mi me evoca al verde fresco, en mi opinión no es un olor desagradable ni mucho menos, más bien todo lo contrario.

El envase afirma que puede utilizarse por la mañana y por la noche, pero creo que depende del tipo de piel. Si eres de piel normal o seca es válida para utilizar tanto por el día como por la noche pero si no, con aplicarla sólo por el día puede ser suficiente.

Su absorción no es inmediata, de hecho la primera impresión al aplicarla es que me dejó la piel con un ligero brillo, un tanto jugosa, algo que al principio puede sorprender tratándose de una crema oil free, pero éste efecto va desaparenciendo a medida que pasan los minutos dejando finalmente una piel perfectamente hidratada. A decir verdad nunca sentí sensación de grasa en el rostro después de aplicado.

De todas formas no es una crema que recomendaría a las pieles más grasas, a pesar de ser una crema oil free creo que se puede acabar convirtiendo en una crema excesivamente “pesada”.

Evidentemente hablar de efectos a largo plazo siempre es un poco subjetivo, pero sí que es cierto que tras su aplicación he podido apreciar que la piel queda bastante luminosa y lisa, lo cual no es poco para tratarse simplemente de una crema hidratante, además de notar la piel hidratada durante el resto del dia.

Su precio es de 45 euros, pero como siempre antes de lanzaros os recomiendo que si tenéis oportunidad la probéis puesto que como ya os comenté con anterioridad quizás a las pieles más grasas no les pueda ir del todo bien.

En Arrebatadora | Todo sobre Origins

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir