Publicidad

Fitness y sexualidad: la importancia de entrenar el suelo pélvico

Fitness y sexualidad: la importancia de entrenar el suelo pélvico
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hacer ejercicio y estar sanas es algo que tiene impacto en todas las facetas de nuestra vida: desde nuestro estado de ánimo hasta la relación que mantenemos con los que nos rodean, incluyendo, claro, nuestras relaciones con el sexo opuesto. El fitness y la sexualidad mantienen una estrecha relación.

Suelo insistir mucho en el tema del entrenamiento no sólo de los músculos que se ven, sino también de los que se encuentran a un nivel más interno, como los músculos del suelo pélvico, y que nos reportarán numerosos beneficios en nuestra vida sexual.

Seguro que todas habéis oído hablar de los famosos ejercicios de Kegel: se trata de una serie de ejercicios que se realizan contrayendo y relajando la zona del suelo pélvico, y que se suelen recomendar durante el embarazo, ya que facilitan el parto.

Los ejercicios de Kegel y la vida sexual

El hecho es que, desde mi punto de vista, todas las mujeres deberían realizar los ejercicios de Kegel, sea cual sea su condición. El fortalecimiento del suelo pélvico nos ofrece, entre otros beneficios, el de aumentar la intensidad del placer sexual, tanto para nosotras como para nuestros compañeros.

El entrenamiento con los ejercicios de Kegel y el fortalecimiento del suelo pélvico nos llevarán a poder ejercer control sobre la musculatura de la zona vaginal, pudiendo contraer y relajar a voluntad dichos músculos. Además, estos ejercicios favorecen el flujo del torrente sanguíneo hacia esa zona, haciéndola mucho más sensible.

¿Cómo encuentro mi musculatura pélvica?

Lo primero que debemos hacer es localizar nuestro musculatura pélvica: es el músculo que utilizamos cuando sentimos la necesidad de orinar y queremos aguantar. Una vez localizado, comenzamos a contraerlo y relajarlo cambiando los intervalos de tiempo, manteniéndolo contraído unos segundos para después relajarnos, etc.

Poco a poco podéis aumentar progresivamente el número de contracciones o disminuir el tiempo de descanso entre ejercicios para ganar intensidad.

¿Dónde practico los ejercicios de Kegel?

Lo bueno de estos ejercicios es que, con un poco de práctica puedes hacerlos en cualquier parte, ya que al exterior no trasluce nada. Sí es necesario que nos encontremos relajadas y sin ganas de orinar. Si estáis empezando será más fácil localizar los músculos estando tumbadas boca arriba.

También en el gimnasio podemos ejercitarlos. Algunas disciplinas como el Pilates o el Yoga nos pueden ayudar a entrenar estos músculos. En Pilates, por ejemplo, se trabajan los músculos de la región lumbo-pélvica y es un entrenamiento que requiere de una gran fuerza y control. Entrenar con el método Pilates, por tanto, también puede beneficiar nuestras relaciones sexuales.

Ya sabéis, chicas: a partir de ahora no podemos olvidar entrenar nuestro suelo pélvico. Seguro que con los beneficios que reporta estaréis deseando comenzar.

En Trendencias Belleza | Cómo fortalecer el suelo pélvico tras el embarazo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios