Publicidad

Definitivo: en cuestión de belleza, el orden de factores, sí altera el producto

Definitivo: en cuestión de belleza, el orden de factores, sí altera el producto
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Todavía recuerdo mi primera rutina de belleza, tan sencilla como una limpiadora, tónico y una hidratante. Puede que las más jóvenes todavía estéis ahí, pero no sabéis lo que la cosa se llegará a complicar. La edad y la ciencia han hecho que la rutina diaria se pueda convertir en una dinámica tan elaborada que a veces pueda dar lugar a la confusión

Incluso a mi, tan familiarizada con este mundo, me ha llegado a pasar, así que no me extraña que en más de una ocasión me preguntéis por el orden de aplicación de productos… 

Todavía recuerdo aquel día en que oí hablar del suero. Resultaba que a partir de una edad, la crema ya no era suficiente. Pensaba que no era cierto, pero mi piel lo reclamó rápidamente. Ahí comenzó un auténtico master en belleza…

El orden es importante 

Aceites, esencias, sueros… ¿Por dónde empezar? ¿Qué necesito? Muy sencillo, como tantas veces os digo, en ocasiones simplemente hay recurrir al sentido común. Primero, lo que necesitamos, después darnos cuenta de que las texturas más ligeras se deben aplicar antes por una cuestión de lógica. Sin embargo,  hay que saber un poquito más. Después de limpiar en la textura más adecuada a nuestra piel, toca el suero y la crema, si es de día, el protector solar. Esos son los 3 indispensables a la hora de cuidar y proteger la piel. A partir de ahí… 

Todo comienza...

Si bien es cierto que muchas obviamos el tónico, deberíamos saber que es importante a la hora de reequilibrar el pH de la piel tras la limpieza. Ahora bien, también es cierto que las esencias han tomado un papel muy relevante en los últimos tiempos, y en algunos casos comienzan a sustituir al tónico. ¿La razón? Además de reequilibrar el pH, preparan la piel para ser más receptiva y aprovechar en mayor medida el tratamiento posterior.  A propósito de tónicos, si todavía no habéis probado el mítico Glow de Pixi, os recomiendo probarlo, si leéis mis post, sabéis que  es uno de  mis favoritos por resultado visible en la piel.

Pixi

Constituyen así un extra al cuidado, y se debe aplicar, por norma general y siempre que la firma lo aconseje,  antes del sérum. Dependiendo de la composición de algunos y la edad,  pueden incluso como os digo, sustituir a éste, pero si queréis disfrutar de los dos, la norma general es aplicarla antes del suero por su textura más acuosa.  La elección, la tienes tú. Probar en tu próxima adquisición,  para ver la sensación y resultado es la mejor opción. ¿Una que me resulta muy agradable? Suprême Jeunesse Essence de Payot por su textura exquisita y agradable.

Payot

Todavía hay más

¿Se me olvidan la brumas hidratantes? No, en absoluto, un producto también de nueva generación, optativo, para aplicar después de tonificar   antes o sobre el tratamiento. La función: un plus muy ligero para aportar hidratación, flexibilidad y bienestar. Yo también lo aplico en esas ocasiones en que necesito refrescar a lo largo del día, cuando  siento sequedad y quiero renovar el aspecto de mi base de maquillaje.  Aunque hay muchos, uno ejemplo, sobre la que escribí hace tiempo, que me gusta es    Eight Hour  Miracle Hydrating Mist de Elizabeth Arden.

Elizabeth Arden

En cuanto al contorno de ojos, algo muy importante que no todas sabéis: siempre debería aplicarse antes del sérum y crema hidratante.

Llega el turno de los aceites faciales secos. Si os gustan, podéis optar por dos usos, uno aplicarlo en lugar de suero, antes de la crema. Otro, hacer curas de nutrición con independencia de la rutina facial, es decir, en épocas en que sentís que lo necesitáis. Hay temporadas en que siento muy seca mi piel y me encanta aplicar este producto en lugar del suero, un aceite seco que me da nutrición flexibilidad y bienestar. Después aplico la crema, algo que además me permite utilizar menos cantidad. 

Lo que necesitas

En cuanto a sueros, recuerda utilizar el suero que más se adecue a tu necesidad y supla tus carencias, el que potencie y refuerce lo que sientes te falla. No olvidemos que, además de la función específica que tenga el sérum que vayas usar, potenciará la efectividad de la crema que vayas a aplicar después. Un ejemplo, si necesitaras corregir y equilibrar tu piel, el nuevo Sérum Infusión Anti-Imperfecciones de Caudalíe sería una opción estupenda para alcanzar un equilibro en este sentido.

Caudalie Vinopure

Si crees que la cosa se ha complicado, piensa que llega lo fundamental,  la crema tratante, hidratante o antiedad. Ten en cuenta que la tendencia es que incluya  cada vez menos o nula protección solar, para utilizar después un protector especifico. Los dermatólogos recomiendan usar todos los días un protector solar y últimamente antipolución. 

¿El turno? Después de la hidratante y antes de la prebase o base de maquillaje. Si la olvidas, recurre a esos sprays protectores que se puede utilizar después de la base de maquillaje. En invierno puede ser suficiente un SFP de 25, pero en periodos de mayor exposición solar es necesario un SPF 50. Una que me encanta y siempre recomiendo por fácil e invisible es la bruma anti-brillos de Anthelios de La Roche Posay.

Bruma Roche Posay

Esperando…

Otra cuestión es la espera para la asimilación de cada producto. Lo mejor, aludir de nuevo al sentido común. Hay que dar unos segundos para que todo alcance un mínimo sentido, sin embargo os confieso que me gusta mucho aplicar la crema cuando el aceite o suero no ha llegado a penetrar completamente. Me da la opción de hacer un masaje ligero y respetuoso con la piel.  Hace poco escribí sobre la nueva línea Nuxuriance Gold de Nuxe y  de su crema fortificante, una propuesta que me gusta por fórmula antiedad muy completa.

Nuxuriance Gold Crema De Nuxe

Por último, no olvidéis que no todos estos productos son necesarios. Salvo los tres elementales que os cité, suero, crema y protección, los demás son opciones que siempre mejorarán vuestro cuidado, sin olvidar que es la edad la que va dictando cada exigencia.  No olvidéis elegir cada producto en función de la necesidades específicas del tipo de piel.  

Espero que esto os haya ayudado un poquito a tener más claro que el orden de factores si es importante en belleza. ¿El objetivo? Sacar el mayor partido a nuestras inversiones cosméticas. 


Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir