Publicidad

¿Cuántos productos habéis descubierto gracias a una muestra?

¿Cuántos productos habéis descubierto gracias a una muestra?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Parece una pregunta tonta pero no lo es, es una pregunta con doble intención, una reivindicación en toda regla para que las marcas se den cuenta de que muchas de nosotras hemos descubierto productos a los que ahora somos fieles gracias a una muestra.

Productos de los que luego nos hemos enamorado y hemos terminado comprando, y no solo eso sino que hemos hecho de él un imprescindible por lo que la rentabilidad para la marca podría estar más que clara.

Lo que quiero reivindicar con todo esto es que muchas veces para pedir una muestra o que te la den sin haber comprado (que son las menos veces), parece que previamente has tenido que dejarte una buena cantidad de euros, nada de un lápiz o una base low cost, sino un producto de alta gama. En algunos casos, esto se convierte en toda una odiséa.

Para ponernos en situación voy a exponer algunos casos habituales por los que quien más y quien menos ha pasado alguna vez.

Llegado a este punto de que ya hemos comprado algo caro y vemos que la dependienta o dependiente no nos da ninguna muestra es habitual que acabemos pidiendo alguna porque al hacer la compra parece que da menos corte pedir. El resultado casi siempre es el mismo, una respuesta al estilo:

"ay,no me queda ninguna muestra si eso pásate otro día... "

Otra posibilidad es decirse a una misma, bueno para eso están las muestras voy a ir a una perfumería y sin comprar nada voy a pedir alguna muestra de algún producto, ya sea de un contorno de ojos, maquillaje o algo que me apetezca probar para ver si merece la pena hacer la inversión.

Bien, ya estoy en la perfumería y busco a alguna dependienta cosa que no suele ser demasiado difícil, ella ya te ha divisado antes:

-hola,¿te puedo ayudar en algo? -bueno,quería pedir alguna muestra de maquillaje o de algún contorno de ojos -no, no tenemos

Aquí hay que añadir que al momento "corte" se le añade la típica mirada de la dependienta que te hace sentir como si estuvieras mendigando, en ese momento ya no te miran como a una compradora, simplemente eres "la de las muestras".

Como veis, algo tan simple como recibir una muestra para testar un producto o un lanzamiento en ocasiones es una odiséa. Quizás por este tema paguen justos por pecadores, y ante el abuso del reparto de muestras bien entre propias dependientas, por amiguismo, o incluso alguna consumidora que pretende crear su neceser diario solo de muestras el pato lo acabemos pagando las consumidoras que sólo buscamos una muestra para invertir nuestro dinero en cosmética.

Aunque para ser sinceros también hay que decir que no siempre el eslabón que falla es la dependienta (que las hay encantadoras ojo) ya que hay muchas marcas que no apuestan por las muestras, algo que me parece todo un error, ¿cuántos productos habrá que no conocemos simplemente por esta mala gestión de marketing?

¿Las marcas comienzan a reaccionar?

Como quiero ser justa, hay que reconocer que no todo el mundo ni todas las marcas actúan por igual, si bien aún queda mucho que conseguir en el campo de la fidelización al cliente. Por ejemplo Sephora es todo un ejemplo en este apartado, como bien sabréis facilitan unos tarritos que te los rellenan del producto que quieras probar sin necesidad de realizar ninguna compra y sin poner ninguna pega.

También las cajas mensuales como Glossybox, Glamourum y un largo etcétera han contribuido a que descubramos y probemos marcas que de otra manera no lo haríamos.

Otras firmas comienzan a pensar en este aspecto, eso sí, pasando siempre por caja aunque a precios muy reducidos. Essie comienza a regalar manicuras a todas aquellas que adquieran uno de sus productos, y por ejemplo la firma Clarins acaba de lanzar un novedoso sistema de prueba a precios reducidos, con kits de belleza con tamaños mini para una probar sus tratamientos durante 15 días por menos de 10 euros, algo que siempre es de agradecer sobre todo si estamos pensando en adquirir este producto ya que no es lo mismo gastarse 10 euros y que el producto no nos vaya bien, a quedarnos con cara de tonta después de haber desembolsado 60, 80 o 100 euros.

clarins

Como veis poco a poco las firmas comienzan a darse cuenta que la cosmética puede llegar a ser para muchas consumidoras toda una inversión demasiado elevada para hacerlo a ciegas y es que en los tiempos que corren, riesgos los mínimos.

Quizás el todo gratis no sea la mejor solución pero sí establecer una cuota simbólica sobre todo para minitallas que permita potenciar este sistema al mismo tiempo que la consumidora pueda dar más valor a su muestra. Evidentemente no es ninguna exigencia como consumidora, ni mucho menos, pero si una reivindicación como compradora habitual de cosmética que muchas veces no compra una crema o un maquillaje porque no puede probarlo antes en su casa. Un caso que supongo le ocurra a más gente en mi misma situación.

Imagen | Stylenanda En Trendencias Belleza | Las firmas más generosas en muestras, Las muestras de cosméticos y perfumes no son un juego de niñas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios