Publicidad

Cómo elegir un buen sujetador deportivo

Cómo elegir un buen sujetador deportivo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El arte del bra-fitting o cómo elegir un buen sujetador deportivo es eso justamente: un arte. Actualmente la oferta en ropa deportiva dedicada a las mujeres es enorme, y la parte dedicada a ropa íntima no va a ser menos. Al igual que para elegir unas zapatillas deportivas debemos tener en cuenta distintos parámetros, lo mismo pasa a la hora de escoger un sujetador deportivo que se adapte a nuestras necesidades.

A veces pecamos por exceso, otras por defecto, otras veces porque nos dejamos llevar por un diseño bonito pero que no responde a lo que necesitamos... Sea cual sea tu talla y el deporte que practicas, te enseñamos cómo elegir el sujetador deportivo que mejor se adapta a ti.

Escoger el sujetador adecuado para hacer deporte no es sólo una cuestión de moda o de comodidad: un sujetador que no se adapte a lo que necesitamos puede acarrearnos problemas de espalda a largo plazo por malas posturas, de modo que debéis otorgarle la importancia que merece.

La talla es lo primero

Victorias-secret

¿Qué es lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir un sujetador deportivo? Lo primero de todo, obviamente, que sea de nuestra talla. Parece algo fácil, pero en realidad no lo es tanto, ¿o acaso no tenéis algún sujetador comprado "a ojímetro" y que no os vale? Por eso es importante probarnos el sujetador antes de comprarlo. Puede que sea un rollo, pero os garantizo que os ahorrará disgustos a posteriori.

Entrad en el probador, poneos el suje y comprobad que estáis cómodas con él. No se trata sólo de posar delante del espejo, sino de movernos un poco para comprobar que disponemos de libertad de movimiento mientras el busto no se mueve de su sitio. Que no os dé vergüenza, que no os va a ver nadie.

La cinta que queda debajo del busto debe quedar ajustada, pero no cortarnos la respiración: para que nos quede bien deberíamos poder meter dos dedos entre la cinta y nuestra espalda. Además, aseguraos de que no se retuerce dentro del forro, porque puede ser muy incómodo y acabar por hacernos heridas.

Las copas, a examen

Dependiendo del tamaño de las mamas necesitaremos un tamaño de copa u otro, como en los sujetadores del día a día. Si utilizamos una copa pequeña (una A o una B), el sujetador deportivo debe ser de compresión, es decir, tipo top: como si fuera una camiseta corta y ajustada. Sin embargo, si usamos una copa grande (una C o una D) nuestro sujetador debe recoger el pecho pero no comprimirlo: en este grupo entran los sujetadores que recogen cada mama por separado.

Dime qué deporte practicas y te diré qué sujetador necesitas

Dependiendo de qué deporte practiquemos necesitaremos un tipo de sujección u otra. Podríamos clasificar los deportes así:

  • Deportes de bajo impacto: yoga, Pilates...
  • Deportes de medio impacto: bicicleta, Power Walking...
  • Deportes de alto impacto: running, step...
  • Ahora bien, como es lógico, a mayor impacto, mejor sujección necesitaremos. Personalmente, prefiero llevar siempre sujetadores que me recojan bien el pecho a pesar de que vaya a practicar deportes más "suaves" como yoga o Pilates, simplemente por comodidad. Pero en ningún caso puedo salir a correr con un sujetador que "vaya flojo".

    La clave para que un sujetador tenga una buena sujección está en los tirantes: los que mayor sujección aportan son los que tienen la espalda como los bañadores de competición: el sujetador es de una sola pieza y se estrecha en la zona de la espalda para facilitar los movimientos. Tras este tipo estarían los sujetadores con tirantes cruzados y, finalmente, los sujetadores con tirantes finos regulables, que son los más "flojitos". A cada uno su función.

    Otros puntos a tener en cuenta

  • Las costuras deben ser planas para evitar rozaduras y heridas. Si no tiene costuras, mejor que mejor.
  • El tejido debe tener la mayor transpirabilidad posible: huid de los tejidos naturales como el algodón. Todas las marcas trabajan ya con tecnología textil capaz de evacuar el sudor y mantener nuestro cuerpo seco.
  • Las varillas, si las lleva, no deben ser metálicas.
  • Hay que saber cuándo jubilar un sujetador: si ves que ha dejado de cumplir su función, por muy mono que sea, hay que cambiar.
  • Un sujetador deportivo es una inversión en salud a largo plazo: no sólo estaréis más cómodas haciendo deporte, sino que ganaréis en salud.

    Imágenes | Victoria's Secret En Trendencias Belleza | Contrarrestar los efectos de la gravedad: cómo evitar el pecho caído

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir