Cómo comemos nos afecta más que lo que comemos

Cómo comemos nos afecta más que lo que comemos
Sin comentarios

No es un trabalenguas, lo prometo. Es una afirmación que me ha gustado. Pasando del somos lo que comemos, al soy cómo como lo que como... Comer rápido, delante del ordenador, de pie, sin tiempo para hacer la digestión, incluso en el metro (recuerdo mi época de becaria que comía en el trayecto a la facultad en la línea 6...)

Pues bien, he descubierto en la web Sabores, algunos consejos que igual sabemos, pero que no viene mal recordar. Sobre todo, para mi amiga Patricia, deja de comer delante del ordenador que no es sano.

Dicen los expertos, y cualquier madre que se precie, que hay que sacar tiempo para comer, sentados y reposando. Lo contrario, hace que nuestro cerebro procese esa rapidez con elegir algo que no es realmente saludable. Comer delante de la TV nos hace comer más... como estamos entretenidos, no medimos. Incluso según el British Medical Journal tiene el mismo efecto psicológico que comer rápido.

Sé que te lo habrán dicho mil veces, así que allá va la mil una. Masticar mucho. No me gusta eso de "cuanto más mastiques, tu estómago piensa que estás saciado". Me encanta comer, y lo de masticar más es beneficioso para hacer la digestión.

La digestión. Entre 20 y 30 minutos después de la ingesta comienza la digestión. Por eso, ni te tumbes nada más levantarte de las mesa, ni te pongas a hacer un trabajo pesado directamente. ¡Y no firmes nada!

Pequeños consejos, pero el fundamental, respetar los tiempos de comer. Nada de comidas de trabajo: se come, se ríe y punto. Por mucho trabajo que tengas, hay que comer, así que desconecta 20 minutos aunque sea, que para los fumadores pueden ser como... 3/4 cigarros, ¿no?

Vía | Sabores Imagen | Getty Images

Temas
Comentarios cerrados
Inicio