Publicidad

Año nuevo, vida sana (II)

Año nuevo, vida sana (II)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Antes todo gracias a todas aquellas personas que les encantó la primera parte de Año nuevo, vida sana (I), espero que esta segunda parte esté a la misma altura y que entre todas tengamos unos propósitos que cumplir en estos meses y que hagamos de ellos algo cotidiano en nuestra vida diaria.

Seguir siempre unas pautas conllevará a que algun día te olvides de que estás a dieta o simplemente cuidándote, lo harás como parte de tí y de tu comportamiento ya sea en casa, en el trabajo o en la calle.

Si antes hablábamos de una alimentación equilibrada hoy hablaremos en que consiste una alimentación variada. En ella hay que incluir alimentos de los distintos grupos y en las debidas proporciones para conseguir suficiente cantidad de todos los nutrientes.

deporte.jpg

Pero hay que tener en cuenta los hábitos, como ya dijimos, teniendo en cuenta nuestro trabajo y dependiendo también de la edad, del sexo y de la actividad física que hagamos de manera habitual. Igual de importante es saber cuántas comidas podemos hacer al día para que nuestro organismo se acostumbre a ese horario y no nos demande picotear a deshoras.

Lo ideal es hacer entre tres y cinco comidas, nunca hacer comidas más copiosas que otras y tampoco dejar que la mayoría de las calorias se vayan a una sola. El organismo se volvería un poco loco y se pone a fabricar grasas cuando no les das las necesarias o por el contrario almacena si le das muchas en una sola ingesta. El ayuno nunca es bueno para nuestro cuerpo.

En nuestro tiempo de ocio es muy importante proporcionar a nuestro cuerpo un gasto de energía extra. Si te gusta mucho la tele prueba a hacer tareas cotidianas de la casa viéndola y si eres de las que les gusta las consolas prueba en las que tu dirigas los movimientos con tu cuerpo.

bici.jpg

El ejercicio si es al aire libre mejor pero recuerda que es mejor menos y más días que concentrarlo todo en un fin de semana. De esta manera se acostumbra el cuerpo, eliminamos agujetas y nos encontraremos mejor sin estar dos días sin poder movernos.

Una falsa teoría es pensar que hacer ejercicio habitual da más hambre que si nos quedamos en reposo, no es cierto, ya que aumentar la actividad física lleva a consumir menos grasa y menos ingesta de calorías y a la larga se consigue una alimentación adecuada a nuestra vida diaria.

Si añadimos a estas pautas cuidados extras para nuestro cuerpo, cuidamos nuestra piel, aprendemos a sacarnos más partido en belleza y peluquería, conseguiremos un todo en uno que nos hará sentirnos totalmente distintas a partir de este año. ¿quién se apunta?.

Imágenes floodkoff, sergeant killjoy En Arrebatadora | ¿Te apetece un cóctel que te ilumine?, El pepino, un gran aliado en nuestra dieta

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios