Compartir
Publicidad
¿Cómo alcancé el éxito en mis citas de Tinder?
Sexo y Relaciones

¿Cómo alcancé el éxito en mis citas de Tinder?

Publicidad
Publicidad

Tinder ya se pasó de moda. Eso es lo que dirán los ilusos "odiadores" del amor que se rigen por las tendencias y no por el corazón. Pero sí, ya pasó. Tinder ya forma parte de ese espectro vintage de sitios-donde-conocer-gente como pudiera ser antes una biblioteca, un parque o en misa.

Una vez hemos superado los dos primeros pasos dramáticos (el primero: «¿yo en Tinder? Nunca» y el segundo: «¿cómo se encendía esto?»), podemos pasar al tercer paso, también conocido como «paso traumático» o simplemente cita.

Una primera cita rara vez será una cita de primera.

He desempolvado mi manual de primeras citas y sinceramente, ha sido horrible volver a comprobar que lo estoy haciendo todo mal todo el rato.

Lo primero es plantearse expectativas y planes de futuro a cortísimo plazo. Es decir, vas a quedar con alguien al que solo has visto de espaldas escalando un monte o de lejos haciendo surf o de cerca pero en una foto grupal de diez personas. Baja la intensidad porque sorpresa habrá seguro, pero al menos que sea para bien. ¿Qué quieres: conocer gente, enamorarte, echar un (respetable aunque efímero) kiki…?

1423789240 390062 1423793190 Noticia Normal

¿Ya has decidido cuáles serán tus intenciones? Adelante. De eso quería hablarte muy brevemente. No se cumplirán. Sean las que sean. Si quieres un polvo, te enamorarás y si quieres enamorarte, le invitarás a tu casa antes de que la gota de sudor que baja por tu canalillo llegue al ombligo.

Valora tu tiempo. Si te da pereza conocer a alguien desde tu sofá y en bragas, imagínate tener que calzarte, salir a la calle y dar conversación a un individuo que ni te va ni te viene. Tómate una caña, refréscate y dile que tienes que hacer deberes, que tienes la lasaña en el horno o que tienes a tu madre esperando para haceros juntas las cera tibia y tienes que volver a casa. Tu tiempo es oro y el del resto de personas, aunque no lo parezca, también.

Aburrida

Tinder me enseñó dos cosas: a descartarlo todo y a no descartar nada.

El éxito en las citas de Tinder puede abarcar muchas cosas: que no se te muera nadie en una cita por atragantamiento, que hayas acertado con más de la mitad, que no hayas perdido cinco euros de vuelta a casa, que hayas podido cazar muchos pokémons de camino a la cita, que no os hayáis encontrado con el chico que de verdad os gusta, que os una alguna fobia enfermiza, que no seáis hermanos separados por algún drama familiar… Un sinfín infinito, vaya. No descartes nada y prepárate para todo.

Si el éxito es enamorarse muy fuertecito y adoptar muchos cactus, yo no lo alcancé.

Así que (lo siento) no hay consejos,ni trucos, ni lista de veintisiente cosas, ni ranking de nada. No hay recordatorios inútiles sobre no mirar el móvil, porque para eso está la educación ni etiqueta sobre cómo vestir porque para eso ya está el buen gusto. Lo siento, pero no hay receta para tantas ganas de comer.

Punto número 25. En una cita está permitido ingerir alimentos.

Punto número 26. No hagas caso de las listas.

Punto número 27. No dejes el beso para el final.

En Trendencias | En el amor moderno, ¿se puede etiquetar todo?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio